Especialistas alaban el control en el uso de pesticidas en Baleares

Expertos internacionales han alabado la labor de la Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca en el control del uso de pesticidas y el esfuerzo de los agricultores de las islas, durante un curso acerca del impacto de estos productos sobre la salud organizado por la UIB y el Govern.

En la jornada sobre seguridad alimentaria y ambiental, expertos en diferentes disciplinas han explicado los efectos de determinados productos utilizados en agricultura y a nivel doméstico para control de insectos, vegetación, hongos y como fertilizantes y han alabado el trabajo de formación y de difusión de las medidas preventivas por parte de la Conselleria y el esfuerzo de los agricultores en este sentido, ha informado el departamento autonómico en una nota.

El epidemiólogo ambiental y ocupacional, Michael Alavanja, reconocido por más 30 años de investigación en el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos sobre la relación de cierto tipo de cáncer altamente frecuente en agricultores y el uso de estos productos, ha insistido en la necesidad de aplicar el principio de precaución en el uso de todos estos productos.

Ha abogado por controlar las dosis que se liberan al medio y de que quien lo hace tome todas las medidas de prevención para evitar intoxicarse, en su intervención en el curso celebrado esta semana.

Desde mediados del siglo XX, la humanidad ha introducido una serie de compuestos químicos, sintetizados artificialmente, que no existían antes en la naturaleza y, como ha explicado este experto, "hasta que no ha transcurrido un periodo largo de tiempo no se pueden conocer todos sus mecanismos de acción y efectos sobre los seres vivos, ni tampoco los detalles de su degradación".

En las Islas Baleares, los agricultores, para la compra y aplicación de estos productos, deben contar con un carné que acredita que cuentan con una formación específica y además, se lleva un registro de los productos adquiridos por cada titular del carné.

Son algunas de las medidas de seguimiento de los productos aplicados en Baleares que han explicado la directora general de Salud Pública, María Ramos, y el jefe de servicio de Agricultura, Andreu Joan, que también han expuesto la labor que se hace el Govern para fomentar un uso racional de estos productos, así como los sistemas de producción de alimentos que prescinden de ellos.

Un próximo paso sería informatizar esta información, para poder ver las tendencias de utilización y mejorar su seguimiento, dado que la Asociación Española de Fabricantes de Fitosanitarios (AEPLA) ha dejado de detallar los datos de comercialización y uso de estos plaguicidas y fertilizantes por comunidades autónomas.

Según los expertos, aunque queda mucho trabajo por hacer, se están haciendo grandes avances en el uso agrícola, pero la situación es más complicada en el consumo doméstico, donde se utilizan cantidades importantes de estos productos; para la eliminación y prevención de insectos y hongos en las casas, sobre los animales domésticos, para cuidado del cabello y el jardín, donde además también se usan productos fertilizantes y herbicidas.

La relación entre la exposición a determinados grupos de estos productos y el desarrollo de ciertos tipos de cáncer ha sido demostrada y varios se han retirado del mercado. Sobre el resto de productos, las investigaciones continúan.

Aparte de sus efectos en la salud, también se han analizado sobre el medio ambiente. Parte de los productos aplicados terminan en el aire, los acuíferos y los torrentes y ríos y de allí al mar, con efectos sobre la posidonia y sobre el marisco, entre otros, y provocando pérdidas económicas importantes.

Este es el análisis que ha hecho el catedrático de la Universidad de Lisboa y experto de la Comisión Europea en monitoreo de contaminaciones por hidrocarburos, PCB y plaguicidas, Fernando Carvalho, que ha expuesto las consecuencias que estos productos tienen sobre el medio y también sobre otras actividades económicas.

Destacó que, si bien a nivel local se están haciendo esfuerzos para reducir su uso en el sector agrario, la deslocalización de la producción de alimentos en países donde estas medidas no son de obligado cumplimiento deja a sus poblaciones altamente expuestas y ajenas a los estudios epidemiológicos.

Considera que tienen un gran peso sobre la contaminación global, del mismo modo que en la contaminación urbana cada habitante realiza una pequeña contribución.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.