El PSOE ve prioritario solucionar la situación de las camareras de piso

El secretario general del grupo socialista en el Congreso, Miguel Ángel Heredia, ha afirmado hoy que "es una prioridad" para su grupo solucionar la situación de las camareras de piso, que sufren condiciones de trabajo precarias -según ha indicado-, por lo que el compromiso del PSOE con ellas "es firme".

El también secretario general del PSOE en Málaga ha manifestado que "la mala situación de estas trabajadoras es fruto de reforma laboral del PP, que afecta sobre todo al empleo femenino", tras una reunión con representantes de UGT, CCOO y de las camareras de piso, según ha informado el partido en un comunicado.

De los 280.000 ocupados en la actividad turística en Andalucía en el pasado verano, el 75 por ciento trabajaban de camareros, "que se desarrolla en muchos casos en condiciones de profunda precariedad"; y de los que 15.000 empleos de esa cifra son camareras de piso, una profesión desempeñada por mujeres en un 98 por ciento.

Heredia ha insistido en que la reforma laboral del PP está permitiendo que "algunos empresarios con poca sensibilidad" fomenten el empobrecimiento y la explotación laboral en el sector.

"Las mismas empresas que están aumentando y mucho sus beneficios dejan de aplicar los convenios colectivos vigentes recurriendo a las empresas multiservicios para subcontratar trabajadores. Como consecuencia, los salarios están bajando hasta en un 40 por ciento para las camareras de piso", ha incidido.

El dirigente ha apuntado que "nadie puede llamar creación de empleo a contratar a una mujer para que cobre 2 euros por limpiar una habitación de hotel. Eso se llama explotación laboral" y que la externalización de servicios ha aumentado un 30 por ciento en los últimos años, para lo que ha reclamado una "solución inmediata".

El PSOE "no va a permitir esta situación, que además ocasiona en estas trabajadoras enfermedades relacionadas con la enorme carga laboral que soportan, de los incumplimientos de convenios en el sector y de la explotación".

Según ha informado Heredia, la jornada de estas empleadas comienza "a las 7 u 8 de la mañana limpiando las áreas comunes para continuar por las habitaciones; 20 ó 24 por día con un tiempo de entre 8 y 10 minutos por cada una, sin tiempo para desayunar o comer en muchos casos".

Además, ha señalado, en la mayoría de los casos las camareras de piso tienen contratos a tiempo parcial de 4 horas que se convierten en 5 ó 6 horas de trabajo sin percibir retribución por las horas extra, "a lo que hay que añadir el miedo que padecen al desempleo, a no ser renovadas, a perder el trabajo o no las vuelvan a llamar".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.