El IVIA hará los primeros exámenes técnicos de cítricos y frutales

El Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA) realizará exámenes técnicos de cítricos y frutales dentro del proceso de registro de variedades para el Ministerio de Agricultura, tras el acuerdo firmado por la Conselleria de Agricultura con el Ministerio.

En virtud de este acuerdo, el IVIA recibe el encargo del Ministerio para realizar los exámenes técnicos de identificación varietal de cítricos, melocotonero (variedades tempranas y extratempranas), ciruelo japonés, albaricoquero, caqui, granado y níspero.

El Ministerio abonará al IVIA la cantidad de 419.882 euros hasta el año 2018, y en este primer año se destinarán 136.167 euros, según un comunicado de la Generalitat.

Estos exámenes son preceptivos y forman parte del procedimiento para el registro de Variedades que gestiona la Oficina Española de Variedades Vegetales.

El motivo de la selección del IVIA por parte del Ministerio es la elevada capacitación y experiencia de los técnicos de la Unidad de Examen Técnico de Identificación Varietal (UETIV) del Instituto, la existencia de una de las mejores colecciones de referencia de cítricos del mundo y las mejores colecciones europeas de frutales.

La citricultura y fruticultura son sectores productivos con un gran dinamismo, que buscan aumentar su competitividad a través de la utilización de nuevas variedades con características mejor adaptadas a las demandas del mercado.

Más tempranas o tardías, con determinados tamaños, colores, aromas, o sabores, con buen comportamiento durante la postcosecha (mejor conservación durante la comercialización) o con resistencia a ciertas plagas o enfermedades, son algunas de estas características.

En la actualidad, el IVIA trabaja en la adaptación de las nuevas variedades a nuestras condiciones agroclimáticas y a las consecuencias del cambio climático, es decir, se buscan materiales vegetales con mayor resistencia al estrés hídrico y a la salinidad, sin merma de la productividad.

El reconocimiento de una nueva obtención vegetal requiere que se aplique un estricto protocolo de exámenes técnicos con el fin de garantizar la diferenciación del nuevo material vegetal, su homogeneidad y su estabilidad genética. Además, la Oficina española, realiza el dictamen de la novedad que representa.

Todo el sistema de registro asegura al viverista, al productor, al comerciante y al consumidor la transparencia en cuanto a la identidad y las características de cada nueva variedad.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.