El Grupo Renault es galardonado por la reducción de su huella de carbono

El Grupo Renault ha sido galardonado por la organización internacional CDP (Carbon Disclosure Project) por haber reducido su huella de carbono en más de un 17 % de 2010 a 2016, ha informado hoy la compañía gala.

El programa de premios de CDP analiza datos de miles de compañías en todo el mundo para evaluar su compromiso en la reducción de la huella de carbono.

El Grupo Renault ha sido premiado con el "Climate Leadership Award".

Cada año, por cuenta de 827 inversores que representan cerca de cien mil millones de euros en activos, se elabora una lista anual (denominada "A-List") que se basa en un detallado análisis sobre los esfuerzos realizados en la reducción de la huella de carbono de más de 2.000 compañías de todo el mundo y de todos los sectores.

Para Renault la reducción de la huella de carbono es un objetivo prioritario y está integrado en su plan estratégico, ha recordado en un comunicado.

No sólo representa un indicador de rendimiento del Grupo, sino que es también una herramienta de gestión de todas las ramas de la empresa que favorece un mayor respeto del medio ambiente y la reducción de los consumos energéticos, asegura en la nota.

En 2011, Renault fue el primer fabricante de automóviles que se fijó un objetivo cuantificable de reducción de su huella de carbono (del 10 % por cada vehículo vendido en el mundo a finales de 2013).

Alcanzó dicho objetivo y se comprometió de nuevo a consolidar y prolongar sus esfuerzos con una reducción del 3 % anual durante todo el periodo del plan 2016: Drive the Change.

Esto supone una meta de reducción global de su huella de carbono del 17 % entre 2010 y 2016.

Tal y como destaca el Grupo en el comunicado, a finales de 2015 ya logró reducir su huella de carbono un 17,2 % con respecto a 2010.

Solo en el año 2015, la disminución de emisiones de CO2 conseguida fue equivalente a las anuales de una ciudad del tamaño de Barcelona, explica.

La huella de carbono del Grupo Renault corresponde a las emisiones de gases de efecto invernadero (CO2 principalmente) generadas durante el ciclo de vida del vehículo (su uso, incluida la producción de energía para que circule, más los materiales para su fabricación) y las emisiones producidas por todas las actividades (diseño, fabricación, transporte, venta de los vehículos y funciones de soporte).

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.