El beneficio semestral de Engie cayó un 25 % a 900 millones

El grupo energético francés Engie anunció hoy que su beneficio semestral fue de 900 millones de euros, un 25 % menos que en el mismo periodo de 2017, a causa de la salida de las cuentas de sus actividades de gas licuado, al tiempo que confirmó sus objetivos para el conjunto del año.

El resultado recurrente, por su parte, fue de 1.500 millones de euros, un 11,4 % más, mientras que el Ebitda creció un 1,3 % hasta los 5.100 millones de euros, señaló Engie en un comunicado.

La facturación, por su parte, creció una décima porcentual hasta los 30.200 millones de euros.

Engie precisó que el beneficio no integra 200 millones de euros de los resultados ligados a las actividades de gas natural licuado que acaba de vender a Total.

El grupo, del que el Estado francés tiene casi un cuarto, señaló que puede lograr sus objetivos anuales pese al impacto negativo que en sus cuentas tendrá la parada por mantenimiento de algunas centrales nucleares de su filial belga Electrabel.

Esas previsiones pasan por que su resultado recurrente se sitúe entre los 2.450 millones y los 2.650 millones y su Ebitda entre 9.300 millones y 9.700 millones.

En este sentido, señaló que los buenos resultados del primer semestre, gracias a la aportación de las renovables, de las infraestructuras y de la compraventa de gas, le permitirán compensar el freno de la producción nuclear en Bélgica.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.