Egipto prepara un plan para cultivar en el desierto con ayuda de la FAO

El Gobierno egipcio presentó hoy los detalles de un proyecto para cultivar en grandes extensiones del desierto, en el que colabora con la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El proyecto, que pretende establecer cultivos en 6.300 kilómetros cuadrados de tierras hoy desérticas, fue presentado en un acto con la presencia del director general de la FAO, José Graziano da Silva.

En un discurso en El Cairo, Graziano da Silva dijo que la FAO apoya "la visión" del presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, de que su país "recupere el rol del pasado de gran productor agrícola".

El nuevo plan, llamado "Mega Proyecto 1,5 Millones de Fedans" (unidad de medida que equivale a 0,42 hectáreas), pretende precisamente moderar la alta dependencia de Egipto de las importaciones agrícolas y, por tanto, mejorar la seguridad alimentaria y reducir la vulnerabilidad a las subidas de precios.

Los técnicos de la FAO apoyan el proyecto desde hace un año, en la etapa inicial del proyecto en la que fueron identificadas las tierras con potencial de uso agrícola, la mayoría de ellas al oeste del río Nilo y lejos de cualquier fuente renovable de agua potable.

En una primera fase, concluida en octubre pasado, se ha ofertado un tercio de los terrenos disponibles a grandes inversores, aunque el Gobierno pretende también abrir oportunidades a pequeños agricultores.

Los inversores tendrán que presentar planes de viabilidad y estudios sobre los productos agrícolas que van a cultivar, lo que dependerá de la calidad de la tierra y del agua.

La mayor parte de las tierras se abastecerá de depósitos de "agua fósil", que no son renovables, por lo que el coordinador de proyectos regional de la FAO, Pasquale Steduto, subrayó que será clave "hacer más con menos" agua para alargar la vida de las plantaciones.

Las plantaciones también necesitarán buscar soluciones para autoabastecerse de energía, de forma preferible a través de fuentes renovables, ya que las zonas desérticas no están conectadas a la red eléctrica nacional.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.