Diputados brasileños permiten a extranjeros controlar las aerolíneas del país

El pleno de la Cámara de Diputados de Brasil aprobó hoy un decreto ejecutivo que permite a los inversores extranjeros poseer hasta el 100 % del capital de las aerolíneas brasileñas, frente al 20 % actual, y que aún depende del visto bueno del Senado para entrar en vigor.

El decreto ejecutivo, presentado en marzo pasado por la presidenta Dilma Roussef antes de que el Senado la apartara del cargo mientras la somete a un proceso de destitución y la sustituyera por su vicepresidente, Michel Temer, fue modificado por los diputados por uno más liberal que el inicialmente propuesto.

La entonces mandataria brasileña propuso elevar del 20 % al 49 % el porcentaje que las empresas extranjeras pueden tener en el capital de las aerolíneas nacionales, pero el ponente de la iniciativa elevó el límite hasta el 100 % y fue secundado por 199 de sus colegas frente a los 71 que votaron en contra.

La norma aprobada establece que los extranjeros pueden tener hasta el 100 % del capital votante de una aerolínea brasileña desde que existe acuerdo de reciprocidad, es decir desde que el país del que procede el inversor también permita a brasileños controlar aerolíneas extranjeras.

Igualmente condiciona la operación a que la empresa extranjera controladora mantenga la sede de la aerolínea brasileña en el país.

La decisión de la Cámara baja fue festejada por el Gobierno del presidente interino.

Para el portavoz del Gobierno en la Cámara baja, diputado André Moura, la decisión ayudará al sector a afrontar su actual crisis y permitirá una reducción en los precios de los pasajes.

"Para el Gobierno es importante liberar la participación de los extranjeros en el sector, incluso porque la crisis económica del país nos obliga a eso", afirmó Moura, para quien la flexibilización elevará las inversiones en el sector y permitirá que las aerolíneas brasileñas cuenten con más tecnología, más aeronaves y más seguridad.

"Quienes se benefician son los pasajeros, que podrán pagar menos por los pasajes", aseguró.

Para los aliados de Rousseff, en cambio, la flexibilización amenaza la soberanía nacional.

"Los extranjeros tendrán poder para crear monopolios por su capacidad competitiva. Ellos vienen a Brasil para tener más ganancias y no para aumentar los vuelos y rebajar los pasajes", afirmó el diputado Iván Valente, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL).

En caso de que la norma sea aprobada también por la mayoría del Senado, Brasil se convertirá, junto a países como Chile y Singapur, en una de las pocas naciones que dan total libertad a los extranjeros para controlar las aerolíneas.

La aprobación de la reforma en la Cámara de Diputados coincidió con la divulgación de un informe según el cual, como consecuencia de la crisis económica, el número de pasajeros en la aviación comercial brasileña cayó un 8,2 % entre enero y mayo pasados.

De acuerdo con un informe presentado por la Asociación Brasileña de Empresas Aéreas (Abear), en ese período fueron transportados 36,4 millones de pasajeros, lo que supuso 3,2 millones menos que en el mismo ciclo del año anterior.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.