Detectan presuntas irregularidades en el 76 % de controles agroalimentarios

La Inspección de Lucha contra el Fraude Agroalimentario llevó a cabo 25 controles oficiales de abonos en 2016, y se detectaron presuntas irregularidades en el 76 % de ellos. Las actuaciones de la inspección han permitido detectar 127 presuntas infracciones, 82 relacionadas con la composición, 42 con el etiquetado y 3 de documentación.

Del total de controles, 9 se realizaron en Mallorca, 8 en Menorca, 6 en Ibiza y 2 en Formentera, informa en una nota de prensa la Dirección General de Agricultura y Ganadería.

Además, en el análisis de las muestras en el Laboratorio Arbitral Agroalimentario, realizadas en Madrid, se detectaron 19 presuntas infracciones.

Las infracciones de composición están relacionadas con discrepancias entre la riqueza declarada y la real o con el hecho de que la solubilidad de los compuestos químicos es inferior a la que se declara en la etiqueta.

Así, por ejemplo, abonos que declaraban un 36 % de materia orgánica tenían efectivamente un 22,3 %; otros que ponían un porcentaje de azufre del 5 % tenían un 3,1 %; o abonos que declaraban un porcentaje de calcio de un 8 % tenían sólo un 0,6 %.

Las infracciones de etiquetado están relacionadas con la falta de información obligatoria y con la presencia de declaraciones no permitidas en relación a las características de los abonos que pueden inducir a confusión al agricultor.

Las actuaciones de la Inspección han derivado en varios expedientes sancionadores que tramita el Servicio Jurídico de la Dirección General de Agricultura y Ganadería.

El valor de las sanciones de los expedientes que se resolvieron durante 2016 fue de 12.887,64 euros.

Debido a que los payeses no tienen la consideración de consumidor en la actividad profesional, la Dirección General de Agricultura y Ganadería (autoridad competente para defender sus intereses económicos) lleva a cabo estos controles.

Los controles tiene como objetivo comprobar la riqueza, la composición, el etiquetado y la trazabilidad de los abonos para asegurar que la información que se proporciona al agricultor es correcta.EFE

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.