Citrosol lanza un nuevo producto de lavado de tomate que controla el podrido

La empresa valenciana Citrosol ha lanzado hoy el nuevo producto de lavado de tomate 'Citrocide Plus T', que llega después de un sistema de lavado de pimiento y que pretende cambiar el concepto del control del podrido en la postcosecha de tomate.

Así lo ha anunciado la empresa en un comunicado, en el que se asegura que el nuevo sistema logra un porcentaje de eficacia de control de hasta el 100 %.

Se trata de un sistema integral para el lavado higiénico del tomate con el que también se convierte la lavadora en un punto de control crítico que garantiza la seguridad alimentaria.

En 2013, Citrosol presentó su nuevo sistema de lavado de pimiento, 'Citrocide PC P', y ahora, la compañía valenciana de tecnologías postcosecha ha desarrollado su producto orientado al tomate con el fin de ser "un aliado estratégico de las empresas de comercialización de hortalizas, sobre todo de los exportadores españoles que cada día tienen que responder a una creciente demanda de sus clientes finales en materia de calidad y seguridad alimentaria".

"Con nuestro sistema integral de lavado higiénico de tomates garantizamos la seguridad alimentaria de esta verdura", ha subrayado el director general de Citrosol, Benito Orihuel, que ha explicado que además, el sistema permite "controlar el podrido en su postcosecha y disminuir el consumo de agua en la lavadora".

Antes de lanzar este producto al mercado, Citrosol ha llevado a cabo ensayos para evaluar su efectividad, y ha concluido que no lavar el tomate no es una opción, como tampoco lo es hacerlo con agua.

Según el estudio, a 10 grados de temperatura, con una humedad relativa del 85 % y transcurridos 6 días de almacenamiento, el 8,3 % de las tarrinas de cherry que habían sido lavadas con agua tenían uno o más frutos podridos, mientras que a esa temperatura, las tarrinas lavadas con el sistema 'Citrocide Plus T' no presentaban ningún podrido.

Esta eficacia del sistema de Citrosol se repetía en períodos de 9 y 13 días, "y con Citrocide Plus T el porcentaje era del 0 %, resultados que establecen la diferencia", ha añadido Orihuel.

El producto de Citrosol tiene el objetivo de convertir la lavadora "en una barrera, un 'cortafuegos', que impide contaminaciones cruzadas, a la vez que minimiza la contaminación superficial del tomate, garantizando la inocuidad y seguridad alimentaria".

Así, actúa inactivando todo tipo de microorganismos, tanto aquellos que causan podrido en tomate como los patógenos potencialmente peligrosos para la salud, reduciendo e incluso eliminando la contaminación microbiológica en la superficie del tomate, en el agua del lavado y en la lavadora.

El sistema 'Citrocide Plus T' también permite ahorrar agua en el proceso de lavado, pues se mantiene en todo momento libre de cualquier microorganismo, permitiendo así un reciclado seguro de la misma.

Asimismo, el sistema está dotado con un programa informático que le permite "registrar y transferir la información relevante del proceso de dosificación y control, asegurando una trazabilidad detallada del mismo".

Junto con el producto en sí, Citrosol ofrece a las centrales hortícolas un servicio de verificación, calibrado y mantenimiento continuo de este revolucionario sistema que asegura su funcionamiento.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.