Calor de septiembre preocupa en Montilla-Moriles por efectos en producción

Las altas temperaturas registradas en los últimos días, que están marcando récords históricos en la provincia, comienzan a preocupar en la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, que está en plena vendimia, y que teme que el calor extremo pueda secar las uvas.

El gerente del Consejo Regulador de la DOP Montilla-Moriles, Enrique Garrido, se ha mostrado prudente y, aunque ha confesado a Efe que existe cierta preocupación, descarta que sea una situación "alarmante", siempre y cuando la ola de calor remita en las próximas horas, tal y como se ha pronosticado.

Lo cierto es que la ola de calor vivida en los últimos días ha pillado por sorpresa a muchos y en plena vendimia a la DOP de Montilla-Moriles, una de las primeras de Europa en comenzar su producción, concretamente a principios de agosto.

Garrido ha especificado que la vendimia empezó el 3 de agosto, aunque este año ha ido muy ralentizada, y ahora mismo se está generalizando la entrada de uva en los lagares, con muy pocos que no hayan abierto todavía, principalmente en la zona de Moriles, que es en la que más tarde se entra en producción.

En este sentido, ha señalado que hasta mediados de agosto la situación era excepcional, con alternancias de periodos con mucho calor, mientras que por las noches refrescaba, lo cual era muy beneficioso para la maduración de la uva.

"La entrada del mes de septiembre lo que ha traído consigo es que el incremento de esa temperatura no se mitiga por la noche, cuando sigue haciendo mucho calor", explica Garrido, que añade que, si bien eso es bueno para la maduración del vino dulce Pedro Ximenez, si se mantiene en el tiempo podría ser negativo para el resto de producción de vino con destino a crianza, ya que la uva se seca, sin haber conseguido el grado suficiente.

De este modo, en Montilla-Moriles esperan que las temperaturas sean más suaves a partir de hoy, ya que, si vuelve a haber más olas de calor como la de esta semana tendrá efectos negativos en la producción.

Las perspectivas para este año, según ha informado Garrido, son de acabar la vendimia entrado el mes de octubre, y con una producción que, si al inicio de la campaña, parecía muy abundante, hoy ya no lo es tanto.

"Estamos esperando a valorar este golpe de calor para poder dar una cifra más cercana, aunque posiblemente tengamos la misma producción del año pasado e incluso un poquito menos", ha concluido Garrido.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.