Brasil ofrecerá a países vecinos su moderno sistema de vigilancia fronteriza

El Gobierno brasileño pretende ofrecer a los países vecinos acceso al moderno sistema de vigilancia limítrofe que desarrolla, el cual utiliza una compleja red de radares, sensores, aviones no tripulados y sistemas de comunicación para controlar las fronteras, anunciaron hoy fuentes oficiales.

"Como es un proyecto fronterizo y tenemos muy buenas relaciones con nuestros vecinos, queremos proponerles el desarrollo conjunto del sistema", dijo el ministro brasileño de Defensa, Raúl Jungmann, en un desayuno con corresponsales extranjeros.

Según Jungmann, Brasil puede compartir no sólo las informaciones recogidas por el sistema y los datos de inteligencia, sino también las inversiones necesarias para su montaje, los costes, la producción y la tecnología.

Indicó que, pese a que la idea de compartir el sistema con sus vecinos aún está en estudio, Argentina será el primer país al que se ofrecerá el acuerdo de cooperación.

El llamado Sistema Integrado de Vigilancia de Fronteras (Sisfron) de Brasil fue concebido por el Ejército en 2010 como un sistema de defensa integrado por radares fijos, radares móviles en aviones, sistemas de comunicaciones, imágenes de satélite, cámaras, sensores y vehículos aéreos no tripulados, todos conectados y comunicados con los centros de decisión de las Fuerzas Armadas.

Esta red, una vez implementada, permitirá el control remoto de los 16.886 kilómetros de frontera terrestre de Brasil con diez países.

Hasta el momento el sistema cubre 600 kilómetros de frontera terrestre en el estado de Mato Grosso do Sul, que limita con Bolivia y Paraguay, y está en fase de pruebas y evaluación.

El mecanismo debe conseguir una importante ampliación este año gracias a que el presupuesto para su montaje se ha duplicado, al pasar de 228 millones de reales (unos 73,5 millones de dólares) en 2016 a 470 millones de reales (151,6 millones de dólares) este año.

El Sisfron será extendido este año a los estados de Mato Grosso, Paraná, Santa Catarina y Rondonia y se pretende que toda la frontera terrestre de Brasil, la tercera mayor del mundo, esté cubierta por el sistema en los próximos años.

"Actualmente compartimos información de inteligencia con los vecinos para combatir los delitos transfronterizos, pero también queremos compartir la arquitectura para fiscalizar las fronteras", aseguró Jungmann.

Explicó que ningún país puede combatir de forma aislada delitos transfronterizos como el narcotráfico, el contrabando y el tráfico de personas.

"En asuntos de seguridad la mayor prioridad de Brasil es el control de sus fronteras. No tenemos problemas de disputas fronterizas con ningún vecino, pero sí problemas con los crímenes transfronterizos", afirmó.

Jungmann detalló que, en asuntos fronterizos, una de las preocupaciones de Brasil es la crisis en Venezuela, que ha provocado el éxodo de miles de venezolanos hacia Brasil en busca de alimentos y atención sanitaria.

"Hay una fuerte presión en la frontera hasta el punto de que los casos de malaria en la región saltaron de 40 a unos 1.100 en sólo tres meses", afirmó.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.