Bonig propone externalizar los servicios de inspección turística

La presidenta del PP valenciano, Isabel Bonig, ha propuesto hoy, ante la imposibilidad de contratar personal en el sector público, la externalización del servicio de inspecciones turísticas con el objetivo de combatir el intrusismo en el sector de la vivienda turística.

Bonig, que ha visitado hoy la Feria Fitur de Madrid, ha reclamado además la puesta en marcha de un plan de formación dual en materia turística o un plan de renovación de infraestructuras turísticas también en el ámbito de la colaboración público privada.

"Los datos del turismo son espectaculares, a nivel español y valenciano, ninguna crítica, pero no podemos matar la gallina de los huevos de oro con discusiones estériles como la tasa turística. España se beneficia por la inestabilidad en otros países competidores, pero no siempre va a ser así", ha advertido.

Ha adelantado que presentará un plan de formación dual dirigido específicamente al sector turístico y consensuado con empresarios del sector.

En referencia a los apartamentos ilegales, Bonig ha indicado que, según datos del sector, en la Comunitat puede haber tantos legales como ilegales, alrededor de 50.000, y "eso causa un perjuicio brutal a la economía valenciana y genera un debate permanente sobre la tasa turística".

"El PP propone más inspectores, unos 200 quizá, y como no podemos aumentar el capítulo de personal, se podría optar por la gestión indirecta, como puede ser el servicio municipal de grúa o de recaudación de impuestos o el de la inspección técnica de edificios, siempre bajo la supervisión de la administración", ha agregado.

Esta opción es "perfectamente legal y el PP lo tiene avalado con informes jurídicos".

Bonig ha alertado sobre "la cantidad de multas que prescriben cuando las tramitan los funcionarios", frente a "la recaudación que se consigue si este proceso está externalizado" y cree que con esta medida se lograría recaudar "el doble que con la tasa turística: 60, 70 e incluso 100 millones de euros".

"El debate sobre la tasa turística desaparecería y el sector trabajaría perfectamente sin esta espada de Damocles, que no se ha aprobado por la responsabilidad del PP, porque si llega el PP a abstenerse habría salido adelante", ha agregado.

Por último, ha propuesto la activación de un plan de renovación de infraestructuras turísticas dirigido a la renovación de la planta hotelera, plazas, edificios públicos o paseos marítimos en el que dar cabida también a la iniciativa privada, lo que redundaría, a su juicio, en "hacer más atractivo el sector".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.