Araba sin Garoña se disuelve al cumplir su objetivo tras 15 años de trabajo

El colectivo Araba sin Garoña ha anunciado hoy que se disolverá después de quince años de trabajo al haber "cumplido su único objetivo: cerrar la central" nuclear burgalesa, ubicada a escasos kilómetros del límite con Euskadi.

"Pocas plataformas pueden decir que se disuelven porque han cumplido con su objetivo", se ha felicitado hoy el portavoz de la plataforma, Alberto Frías, quien no obstante ha alertado de que aún hay que "fiscalizar" el desmantelamiento de Garoña, donde quedan "más de 220 toneladas de uranio".

En declaraciones Efe, Frías ha explicado que la decisión de poner fin a Araba sin Garoña fue tomada la semana pasada por la asamblea general del colectivo, integrado por sindicatos y movimientos sociales y vecinales.

La plataforma ha agradecido a la ciudadanía alavesa su "apoyo e implicación" en las movilizaciones contra de la central nuclear durante estos quince años, unas protestas que tuvieron su apogeo con la multitudinaria manifestación que recorrió las calles de Vitoria el pasado 18 de marzo.

"Esa y no el 1 de agosto es la verdadera fecha de defunción" de Garoña, ha proclamado Frías, al tiempo que ha criticado la "disfunción" que partidos e instituciones han mantenido durante este tiempo sobre la central, con declaraciones favorables a su cierre que "no iban acompañadas" de acciones para impulsarlo.

Araba sin Garoña se despedirá el próximo sábado 30 de septiembre con un "acto festivo" por todo el casco viejo de Vitoria que culminará con una "gran comida popular".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.