ACS gana 725 millones en 2015, el 1,1 % más, tras vender activos renovables

ACS ganó el pasado año 725 millones de euros, lo que supone un incremento del 1,1 % respecto a 2014, a pesar de la desinversión de los activos de energía renovable realizada en el primer trimestre del ejercicio.

El beneficio neto recurrente de las actividades, sin considerar la contribución de los activos vendidos, creció un 13,1 %, hasta los 691 millones de euros, apoyado en la "excelente evolución" operativa de su filial alemana Hochtief, una vez completado su proceso de transformación, y "en la solidez y estabilidad" del resto de actividades en un entorno macroeconómico difícil.

Según ha informado hoy la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el beneficio bruto de explotación (ebitda) alcanzó 2.409 millones de euros, lo que representa un descenso del 5,6 %, debido a la citada desinversión que se produjo en el área de Servicios Industriales.

Si se excluye en ambos ejercicios la contribución de estos activos de energía renovable vendidos, el ebitda hubiese crecido un 3,6 % en 2015.

Las ventas consolidadas ascendieron a 34.925 millones de euros, un 0,1 % más que en el año anterior, de los que el 83,2 % proviene de la actividad internacional y el 16,8 %, de la de España.

Tras un importante aumento de la facturación en América del Norte, este mercado ya representa el 40 % de las ventas totales, mientras que Europa, un 25 %; Australia, un 17 %; Asia, un 11 %; América del Sur, un 6 %, y África, un 1 %.

A finales del año pasado la cartera ascendía a 67.072 millones de euros, un 5 % que en diciembre de 2014, gracias a la fuerte contratación del grupo en Estados Unidos, Canadá y Australia, y manteniendo una distribución geográfica similar a las ventas.

Por áreas, las ventas de la de Construcción alcanzaron 25.319 millones de euros, un 1,9 % menos, debido principalmente a la disminución de actividad de servicios de minería en Australia.

El ebitda fue de 1.438 millones de euros, un 2 % más, y el beneficio neto superó 304 millones, un 36,4 % más.

La facturación en Servicios Industriales se situó en 6.501 millones de euros, de los cuales un 66,7 % corresponde a la actividad internacional, donde las ventas alcanzaron 4.369 millones, un 1,2 % más.

El impacto de la venta de los activos de energía renovable tuvo su reflejo en la facturación total del área que cayó un 3,7 %, y en el ebitda, que se contrajo en un 24,6 %, hasta 680 millones de euros. Sin dicho impacto, en ambos casos se hubiese producido un crecimiento del 0,6 %.

El beneficio neto fue de 320 millones de euros, un 23,7 % menos, mientras que, excluyendo el impacto de la desinversión, se hubiese mantenido en un nivel similar a 2014.

En el área de Medio Ambiente, las ventas crecieron un 34,2 %, hasta 3.139  millones de euros, y el ebitda repuntó el 17,6 %, gracias a la incorporación de Clece al perímetro de consolidación desde julio de 2014. 

El beneficio neto del área fue de 73  millones de euros en 2015, un 1,4 % más que en el ejercicio anterior.

El grupo que preside Florentino Pérez ha logrado reducir el pasado año un 30 % la deuda neta, hasta situarla en 2.624 millones de euros, equivalente a 1,09 veces el ebitda de 2015.

Así, la deuda ya es en un 72 % inferior a la que el grupo tenía hace cuatro años.

Las inversiones totales del grupo alcanzaron 2.228 millones en 2015, mientras que las desinversiones supusieron 1.835 millones.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.