Acaba la vendimia de 2017 en Ribera del Duero, la menor en quince años

La Denominación de Origen Ribera del Duero ha dado por terminada la campaña de vendimia 2017 con la recogida de 54,5 millones de kilos de uva, la más reducida en los últimos quince años. según el informe provisional publicado hoy por el Consejo Regulador.

Se trata de una cantidad excepcionalmente baja, la más reducida de los últimos 15 años, y hay que remontarse hasta 2002 para encontrar un registro menor (48,5 millones).

Las cantidades de los últimos cinco años oscilaban entre los 90 y los 133 millones de kilos, a tenor de los datos que figuran en la web del Consejo.

Las fuertes heladas que se sufrieron en esta región vitivinícola los días 27 y 28 de abril han sido las principales responsables de la reducción de la cosecha, ya que las viñas se encontraban brotadas y el hielo afectó a la gran mayoría de los racimos de primera brotación, a lo que se ha sumado sequía sufrida desde mayo que no ha contribuido a mejorar la situación.

Sin embargo, aunque es una cosecha corta en cantidad, la calidad es muy buena, según ha indicado a EFE el director técnico de la DO Ribera del Duero, Agustín Alonso, quien ha asegurado que el estado sanitario de las uvas es bueno y los niveles fenólicos, tanto en color como en taninos, han arrojado parámetros óptimos.

La campaña de vendimia 2017 en la Ribera del Duero se iniciaba oficialmente el día 8 de septiembre con la tímida apertura de algunas bodegas para recoger determinadas partidas de uva.

Las jornadas del 23 al 28 de septiembre han sido las que más entrada de uva han registrado, con alrededor de 4,5 millones de kilos diarios.

Aunque se trata de un informe provisional, ya que el Consejo Regulador debe aún revisar todos los datos facilitados por los veedores así como los partes de incidencias y las declaraciones de cosecha de las bodegas elaboradoras, se espera que la cantidad definitiva no difiera mucho de la que se ha publicado hoy.

Una cosecha tan escasa va a obligar a las bodegas a una reestructuración comercial, según avanzan los expertos y, así, José Nuño Gutiérrez, presidente de Enoduero, asociación enológica de la Ribera del Duero, opina que las elaboradoras deberán mantener en el mercado los vinos que aportan mayor imagen y contribución económica.

"Hablamos de reservas, crianzas, mientras que los más económicos que tienen que pelear en los lineales de alimentación podrían desaparecer este año o tener una presencia mínima", ha manifestado a EFE.

Los precios de la uva han estado alrededor de 2 euros el kilo como media, lo que en opinión de este experto puede limitar la elaboración de vinos jóvenes.

Sin embargo, el presidente de ASEBOR, Asociación Empresarial de Bodegas de la Ribera del Duero, Iker Ugarte, cree que no hay una estrategia unificada y que todo dependerá de las características de cada bodega.

"Hay bodegas que tienen vino de otros años, como crianzas y reservas y no tendrán tanta necesidad de hacer esos vinos y se pueden dedicar a elaborar más jóvenes, pero también habrá bodegas que decidan elaborar vinos con más valor añadido", ha señalado a EFE.

Ambos piensan que la primera consecuencia de una cosecha tan corta es la subida de los precios tanto de la uva como del vino, aunque el presidente de ASEBOR ha matizado que esta situación no es única de la DO Ribera del Duero, sino generalizada en el país.

"El descenso de producción en España ha sido generalizado, por lo que entiendo que el precio de los vinos españoles subirá y que el impacto no será tan grande a nivel nacional como en la venta al exterior", ha sentenciado.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.