Empresas del IBEX

Telefónica, Repsol y Enagás encabezan las estrategias del IBEX en dividendo

Con los tipos de interés por los suelos, la renta fija pierde fuelle y los dividendos vuelven a ser la apuesta clave en 2021

Bolsa española. Estas son las cotizadas que se libran de la Tasa Tobin

Con los tipos de interés completamente deprimidos y sin previsiones de incremento a corto plazo, la renta fija apenas genera opciones. Por eso, la apuesta por el dividendo vuelve a ser otro año una de las alternativas que más lucen para encontrar rentabilidad.

Es cierto que el coronavirus trastocó los planes de las grandes cotizadas españolas y se llevó una buena parte de sus beneficios.

Pero en el escenario de normalización que introducen las vacunas, y aunque tampoco alcanzará igual a todos los sectores, la recuperación de las cuentas de resultados debería ser sostenida este ejercicio.

Por tanto, los inversores que busquen altos dividendos tendrán que poner el foco en compañías con buena visibilidad del negocio y que sean capaces de generar caja suficiente. Dentro del IBEX 35, las mejores apuestas según el consenso de Bloomberg son Telefónica, Repsol y Enagás.

Telefonica es una apuesta tan rentable como arriesgada

¿Qué más leer?

Enagás sortea al coronavirus. Gana un 4,7% más pese al desplome de la demanda de gas

Con una rentabilidad por dividendo estimada para los próximos doce meses del 9,77%, Telefónica lidera el grupo de valores del IBEX 35 que más brillan en remuneración al accionista. Pero en este caso, es una apuesta arriesgada porque los analistas no ven claro que la multinacional pueda mantener el dividendo.

De hecho, el mercado exige que el grupo avance en la desinversión de sus activos en América Latina y aborde cuanto antes la monetización de sus torres de infraestructuras, que controla a través de Telxius. Otra opción es vender parte de su red de fibra óptica en España.

En la rampa de salida están las divisiones de Colombia y Ecuador, que podrían llegar a ser valorados entre 3.800 y 4.100 millones de euros. Tanto o más importante que la operación, sería la posibilidad de iniciar la venta por partes de la división latinoamericana.

El consuelo es que aún cuando la operadora tenga que reducir a la mitad el dividendo, la rentabilidad todavía quedaría bien por encima del 5%, una de las más elevadas del IBEX 35.

Rebajar la deuda es clave

¿Qué más leer?

Repsol multiplicará por cinco su capacidad en renovables

La cuestión es que Telefónica tiene que hacer caja para intentar rebajar una deuda que alcanzará en 2020 los 43.766 millones de euros. Y necesita que aflore la correcta valoración de sus activos.

En tanto en cuanto esto no suceda, será muy complicado que mantenga los actuales 0,4 euros de dividendo. Y es que la elevada deuda es uno de los factores que más recelo provoca entre los inversores.

A nivel sectorial, Telefónica también afrontará cierta presión. Según estiman los analistas de Bloomberg Intelligence, los dividendos para la industria europea podrían estancarse en 2021.

La cautela de los gestores y el ritmo de la recuperación serían los factores a tener en cuenta, además de los gastos de capital que necesitarán las compañías para acelerar la expansión de la red 5G.

Repsol deja sentadas las bases de la recuperación

¿Qué más leer?

Repsol. Los beneficios que supondría la venta del 25% de la división de clientes

La petrolera Repsol ofrecerá una rentabilidad por dividendo del 9,37% en los próximos doce meses, según el consenso de analistas de Bloomberg.

También un fijo en las carteras de dividendos, el consenso de expertos otorga a la compañía un potencial de revalorización del 16%. Ha dejado atrás un año muy complicado por culpa del coronavirus, y ya ha dejado sentadas las bases de la recuperación. Su gran catalizador este año podría ser la venta o salida a bolsa de su división de energías renovables.

Según comentan los analistas de Barclays, Repsol ofrece una de las rentabilidades por dividendo más atractivas, muy por encima del 6% que de media tiene el sector. Otro punto muy a favor es que ya no volverá al ‘scrip dividend’ o remuneración en especie.

Según explicó el consejero delegado del grupo, Josu Jon Imaz, en la presentación del plan estratégico, el dividendo de Repsol “es completamente sostenible”. Además, los analistas de Renta 4 Banco destacan la rentabilidad por dividendo como una de las razones por las que Repsol es una de sus principales ideas de inversión de cara al 2021.

Enagás exprime la visibilidad de sus dividendos

¿Qué más leer?

El mercado exige a Telefónica que venda ya

Finalmente, Enagás completa el trío de valores con una rentabilidad por dividendo estimada próxima al doble dígito, en concreto del 9,22%, según el panel de expertos de Bloomberg.

Ha sido una de las pocas compañías de la bolsa española que apenas ha sufrido los impactos de la pandemia, gracias a las medidas adoptadas por sus gestores. Por eso, reiteró su guía de beneficio neto para 2020 (que cifró en 400 millones de euros) y un dividendo de 1,68 euros por acción.

Para los analistas de Renta 4 Banco, se trata de una compañía de “interesante potencial” con visibilidad en el crecimiento de los dividendos. La compañía “muestra un claro compromiso con la retribución a los accionistas fijando un dividendo mínimo de 1,74 euros por acción en el periodo 2023-2026”, apuntan.

Pero incluso podrían mejorar en el caso de que no se identifiquen oportunidades de expansión, gracias a la gran capacidad de Enagás para generar caja.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses