Empresas del IBEX

Solaria apunta a una ampliación de capital para cumplir con su plan estratégico

El plan estratégico de Solaria tiene tan poca visibilidad que se empieza a descontar una ampliación de capital. Fuertes caídas en el valor

Parque eólico de Solaria. Fotografía. Solaria

Las acciones de Solaria sufrieron un duro castigo tras poner en tela de juicio los analistas la viabilidad del nuevo plan estratégico. La compañía no ofreció catalizadores suficientes que permitan pensar en una remontada sostenible en bolsa.

Desde el punto de vista operativo, tanto las ventas como el ebitda quedaron por debajo de lo esperado, aunque ese no es el mayor problema, pues el plan estratégico desvelado por Solaria ofrece escasa visibilidad y genera muchas dudas.

Nada más presentar sus cifras, el grupo se disparó en bolsa un 3% pero las subidas quedaron finalmente reducidas al 1%. Este martes, las acciones cosechaban caídas superiores al 12%, una señal clara de que la segunda lectura del mercado es mucho más negativa.

Casas de análisis de mucho peso se mostraron muy pesimistas. En concreto, el plan estratégico de Solaria es poco realista, según indicaron en UBS. Tiene tan poca visibilidad que en Bankinter, por ejemplo, ven muy probable que el grupo tenga que acometer una ampliación de capital para llevarlo a cabo, con la consiguiente dilución para los accionistas.

El objetivo es llegar a 18.000 megavatios en 2021

¿Qué más leer?

Pharmamar, Solaria y Cellnex son las grandes damnificadas de la vacuna

Las dudas comenzaron a nublar a Solaria a principios de año, cuando Goldman Sachs, uno de los bancos que más entusiasmados estaban con el valor, publicó un demoledor informe en el que rebajaba su precio objetivo y apuntaba que las guías serán muy difíciles de cumplir.

El aviso del banco estadounidense abrió los ojos a los inversores, que ven ahora las tremendas lagunas que tiene el plan estratégico. De entrada, la empresa solo instaló 190 megavatios el año pasado, hasta alcanzar los 550 megavatios, menos de la mitad de los 1.375 megavatios planeados.  

A pesar de este ritmo, Solaria mantuvo sin cambios su objetivo para 2021, que quedó fijado en 2.150 megavatios. Y el año que viene planea alcanzar una potencia instalada de 3.150 megavatios. En 2025, la meta es alcanzar 6.200 megavartios y de cara a 2030, el objetivo es llegar a 18.000 megavatios.

De esta cantidad, 11.000 megavatios corresponderán a España y el resto se reparte entre Italia, donde el grupo planea acelerar su expansión, y el resto de Europa.  

Las cuentas no salen

¿Qué más leer?

Las dudas nublan a Solaria

El problema es que las cuentas no salen y los analistas desconfían ya abiertamente de los planes de Solaria. A más capacidad instalada, menores precios asignados. Esto es lo que se vio en la reciente subasta de energías renovables.

"Ya estábamos pensando que había un exceso de capacidad" que haría descender los precios cuando entrara en el mercado, apunta Rafael Bonardell, analista de Intermoney. Pero más allá de tener en cuenta esta circunstancia, Solaria añadió 5.000 megavatios más a su objetivo en España para 2030, lo que presionará todavía más a los precios. 

Los expertos ni siquiera se creían que el objetivo de alcanzar 6.200 megavatios en 2025 fuera posible. De hecho, en Intermoney recortaron esta proyección en un 30%. Ahora, con más razón dudan que llegue a 18.000 megavatios en 2030. Solaria no ha cumplido ningún hito y falta mucha visibilidad. 

Estas cifras reflejan que  las perspectivas de Solaria no son las más brillantes y que hay en sus números un elevado riesgo de ejecución. “Vuelve a incumplir objetivos y sigue sin demostrar el delivery a corto plazo y medio plazo”, dice Luis Padrón, de Renta 4 Banco.

El plan estratégico hace aguas

¿Qué más leer?

Solaria se da la vuelta y ya es el peor valor del IBEX 35 en 2021

Hasta que llegó Goldman Sachs a poner el dedo en la llaga, los inversores vivieron deslumbrados en una especie de limbo. Descontaron que Solaria iba a ejecutar perfectamente sus guías, sin tener en cuenta su historial de retrasos. Por eso, los resultados y el plan estratégico son un baño de realidad.

En Bankinter van más allá y dicen que este plan es “un brindis al sol”, pues no tiene “objetivos concretos, ni licencias para crecer ni la financiación necesaria”. A una conclusión similar llega Bosco Ojeda, de UBS, cuando argumenta que "es probable que Solaria continúe decepcionando al mercado en términos de ganancias y ejecución de esta ambiciosa cartera". 

Con una ratio de deuda financiera neta sobre ebitda de 7 veces, la capacidad de apalancamiento del grupo “es muy escasa”, lo que supone un riesgo adicional.

Además, según calcula el banco suizo, Solaria necesita una inversión de 9.000 millones de euros para alcanzar ese objetivo de 18.000 megavatios, pero el problema es que solo tiene en caja 81 millones de euros. A juicio de Ojeda, Solaria descuenta "un crecimiento orgánico poco realista". 

Ampliación de capital a la vista

¿Qué más leer?

Solaria, Solarpack, Soltec, Grenergy y Greenalia, en el foco de Mirabaud

Tanto es así que algunos analistas ya se están poniendo en el peor de los supuestos. “La compañías necesitará ampliar capital para poder acometer estos planes”, dice Pedro Echeguren, de Bankinter.

Es más, según este experto, la prueba de que el músculo financiero de Solaria brilla por su ausencia es que la empresa solo se adjudicó 180 megavatios de los 3.000 ofrecidos en la última subasta de energía renovable celebrada en España.

El fuerte desplome con el que cotizaban las acciones de Solaria este martes no hizo más que descontar este escenario más incierto para el minorista, que tendrá que poner más dinero para mantener su participación si se confirma el riesgo de ampliación de capital.

Tampoco hay que descartar posibles movimientos corporativos. Solaria tiene en cartera 10.000 megavatios pero solo sido capaz de poner en instalación 550, así que puede atraer el interés de nuevos inversores, según apuntan en Renta 4 Banco.

Los resultados quedaron por debajo de lo esperado

En cuanto a las cifras en sí, tampoco fueron para tirar cohetes, a pesar de que el mercado las recibió con aparente alegría. Así, Solaria reportó unas ventas de 53,3 millones de euros, el 14,5 menos que los 62,4 millones que esperaba el consenso de analistas.

Igualmente, el grupo de placas fotovoltaicas anunció un ebitda de 49,1 millones, de nuevo inferior a los 49,32 millones que esperaban los analistas.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses