Empresas del IBEX

Repsol. El recorte del dividendo asoma por el horizonte

Repsol provisiona 837 millones para hacer frente al litigio con Sinopec y Addas Petroleum, una salida de caja inesperada que podría afectar al dividendo

Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol

Los problemas se acumulan en Repsol. Con la cotización moviéndose en los niveles de agosto del año pasado, la petrolera se enfrenta ahora a una potencial salida de caja que podría dejar a la mitad el dividendo esperado para este año.

En concreto, la compañía ha anotado una provisión de 837 millones de euros para hacer frente al litigio con Sinopec y Addas Petroleum por la compra que hicieron en 2012 del 49% de la división de Talismán en Reino Unido. Posteriormente, Repsol compró todo el grupo Talismán en 2015.

La cuestión es que un laudo parcial acaba de dar la razón a los reclamantes, y aunque el contencioso se originó cuando Repsol no era aún propietaria de Talismán, la compañía española se ha visto obligada a apartar esa provisión por una cuestión de prudencia.

El tribunal arbitral emitió en 2017 un primer laudo parcial rechazando las reclamaciones de Addax y Sinopec, pero la novedad ahora es que el mismo tribunal ha emitido un segunda laudo en el que declara la responsabilidad de las filiales de Talismán ante las dos compañías.

El litigo podría extenderse hasta el primer trimestre de 2022, por lo que la compañía española ha decidido dotar la provisión, que es tan solo el 16% de lo que tendría que pagar en el escenario más adverso.

El problema es que estos 837 millones se suman a las provisiones de 4.800 millones aprobadas a principios de diciembre, con el objetivo de impulsar la sostenibilidad del grupo y hacer de Repsol una empresa de cero emisiones en 2050.

Hasta 3.500 millones de euros en pérdidas

Por tanto, los resultados que la empresa presentará este jueves tendrán un lastre por provisiones de 5.637 millones de euros, lo que podría generar unas pérdidas netas de 3.500 millones de euros, según calculan los analistas del Sabadell.

Y lo que es peor. Mientras que la provisión de 4.800 millones no tendrá efectos en la caja de la petrolera, ni en el dividendo o en posibles planes de recompra de acciones, la provisión anunciada de 837 millones si tiene un efecto inmediato en la valoración. En concreto, los analistas del banco catalán calculan un impacto del 3,2% sobre el precio objetivo de Repsol, que lo rebajan hasta 18,4 euros por acción.

La nueva provisión podría implicar salida de caja, que para que no afectase a la deuda financiera neta, podría llevar a un recorte del dividendo por acción

Además, indican en Sabadell, “la nueva provisión podría implicar salida de caja”, que para que no afectase a la deuda financiera neta, “podría llevar a un recorte del dividendo por acción”. En concreto, la provisión representa un 55% del dividendo por acción que estos expertos calculan para este año.

Repsol sigue con sus planes

Fuentes de Repsol consultadas por finanzas.com insisten en recalcar que la dotación de esta provisión no ha variado en nada los planes de seguir incrementando la retribución a los accionistas hasta 2021, aunque apuntan que la decisión final la tendrá que tomar el consejo de administración.

La petrolera reafirmó en su última presentación de resultados la "fortaleza de la caja libre y de los resultados de la compañía", lo que ha hecho posible que se haya podido aumentar la retribución al accionista a través de una amortización de un 5% del capital social.

Esta decisión se suma a la mejora acordada para el dividendo que, con un incremento anualizado del 8% respecto, alcanzará 1 euro bruto por acción en 2020, bajo la fórmula del ‘scrip dividend’ y la reducción de capital correspondiente para evitar cualquier dilución.

Los analistas valoran la operación

Lo que sí tienen claro los analistas del Sabadell es que el mercado no va a descontar escenarios negativos más adversos, algo que descartan. En la misma línea, los expertos de UBS han estudiado la provisión y sus efectos, reiterando su recomendación de comprar con precio objetivo a doce meses de 15,25 euros, aún cuando apuntan que Talismán ha demostrado ser “una operación problemática” para la petrolera.

Los economistas del banco suizo describieron el negocio en su momento como “audaz” pero mostraron sus reservas sobre las operaciones en el Mar del Norte, a las que calificaron como una potencial “píldora venenosa”. Ahora, en UBS dudan de la operación y señalan que, “en el caso de que haya habido algo positivo” en esta compra, su valor agregado no ha sido excelente y es, en gran medida, contrario a la nueva estrategia.

Las provisiones de 4.800 millones anunciadas en diciembre se vendieron más bien como una necesidad para imprimir al grupo un huella verde, aunque en UBS opinan que en  parte reconocen los supuestos “demasiado optimistas” que respaldan los precios del gas en América del Norte, sobre los que descansa en parte del acuerdo con Talismán.  

En todo caso, en el Sabadell destacan que la cotización de Repsol está en unos niveles tan deprimidos que aprovecharían si hubiera fuertes caídas “para tomar posiciones”. Al fin y al cabo, calculan un precio objetivo que está el 45% por encima de los niveles actuales. Y la acción cotiza con descuento en torno al 30% respecto a sus comparables en PER y del 20% en la ratio EV/EBITDA.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

¿Qué más leer?