Empresas del IBEX

Repsol ataca fuerte al coronavirus y recibe el aplauso del mercado

Repsol se movió rápido contra el coronavirus y anunció un plan de contigencia que mima a sus accionistas y se ha ganado el favor de analistas e inversores

Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol

Repsol se movió rápido para hacer frente a la crisis que ha provocado en la economía global el coronavirus y desplegó un plan de contingencia en el que deja de invertir 1.000 millones de euros pero mantiene el dividendo, lo que se ha ganado el favor de analistas e inversores.

La gran diferencia con otras muchas compañias, que han terminado por suprimir la remuneración a sus inversores, es que pagará el dividendo de un euro bruto por acción previsto para este ejercicio, al tiempo que ajusta la hoja de ruta para mantenerse en el camino de la rentabilidad.

Del dividendo con cargo a 2019, la petrolera ya ha abonado 0,45 euros y en julio de este ejercicio abonará los 0,55 euros restantes siempre que se aprobado en la junta de accionistas.

Es cierto que elimina el programa de recompra de acciones que tenía previsto. Esto en la práctica supone un ajuste en su política de retribución, ya que esa recompra serviría para aumentar la rentabilidad que ofrece a sus accionistas.

Decision alentadora

No obstante, la petrolera mantiene el compromiso de remuneración al accionista en 2020, lo que a juicio de los analistas del Sabadell “es viable” según sus propios cálculos. En este sentido, los analistas de Bloomberg Intelligence aseguran que el compromiso de la compañía de abonar un euro por acción en 2020 es un elemento “alentador”.  

¿Qué más leer?

Repsol no renuncia al dividendo pero deja de invertir 1.000 millones de euros

Con unas alzas hoy en bolsa cercanas al 5%, es uno de los elementos que el mercado más está valorando. De hecho, los analistas de Bankinter destacan que Repsol haya sido capaz de mantener lo que aseguran es “una política de remuneración al accionista muy generosa”.

Además, Repsol va a adoptar un plan para reducir más de 350 millones de euros en gastos operativos, más de 1.000 millones en inversiones y cerca de 800 millones con optimizaciones del capital circulante frente a lo inicialmente presupuestado. Toda una batería para apretarse el cinturón ahora que los precios del petróleo Brent se han desplomado por debajo de los 30 dólares.

Para los expertos de Bankinter, es “positivo que Repsol haya presentado un plan de contingencia y sobre todo que mantenga un balance saneado”. 

Y argumentos muy similares maneja Natalia Aguirre, de Renta 4 Banco, cuando dice que las medidas son positiva y  van en la línea de otras compañías del sector, para mitigar los impactos negativos del entorno actual y preservar la solidez de su balance.

Potencial alcista tras el castigo

Con la calculadora en la mano, los analistas del Sabadell apuntan que los ahorros anunciados por Repsol supondrían un incremento del 11% al nuevo precio objetivo que estiman para Repsol, y que es de 10 euros por acción, lo que ofrece un potencial alcista sobre los niveles actuales del 37%.

Hay que tener en cuenta que el castigo que ha recibido la petrolera ha sido muy duro. Desde los máximos de febrero, la cotización se desploma un 50%, frente al 20% que ha bajado el IBEX 35 y el 10% que se ha dejado el sectorial petrolero.

Estos niveles de cotización en los que está Repsol descuentan precios del petróleo a perpetuidad ligeramente por debajo del ‘break even’ o punto de equilibrio de Repsol (40 dólares).

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses