Empresas del IBEX

Así impactará la fusión entre BBVA y Banco Sabadell

Los activos financieros que comercializan BBVA y Banco Sabadell se verán afectados por la operación

El presidente de Banc Sabadell, Josep Oliu, y el de BBVA, Carlos Torres Vila protagonizan una nueva fusión bancaria
El presidente de Banc Sabadell, Josep Oliu, y el de BBVA, Carlos Torres Vila protagonizan una nueva fusión bancaria

El Covid-19 aceleró el baile de fusiones de la banca española. Algo que ya estaba en mente de los banqueros, pero, como consecuencia del incremento de las provisiones, aceleró. Primero fueron Caixabank y Bankia y, ahora, es BBVA y Banc Sabadell.

La venta del negocio estadounidense del banco que preside Carlos Torres le permite tener caja suficiente para adquirir la entidad catalana. 

Aunque la operación está en fase de estudio ya se puede anticipar el impacto que tendrá al concretarse. 

¿Cómo afectará al cliente la fusión de ambos bancos?

Si la operación tiene éxito y se produce la fusión de BBVA y Banc Sabadell,  podría tener consecuencia para sus clientes. 

 

La primera de ella es la desaparición de algunos productos de Banc Sabadell para adecuarlos al portfolio que comercializa BBVA. 

También es posible que se produzca un cambio en las condiciones de las ofertas ya existentes.

¿Qué ocurrirá con la hipoteca u otros créditos?

Para estos clientes, la respuesta es muy fácil. No notarán en los productos contratados la fusión tanto si es un préstamo hipotecario como un crédito al consumo.

Los clientes hipotecados o con créditos serán los que menos noten la fusión

No se cambiarán las condiciones del producto de financiación, es decir, mantendrá la misma referencia al euríbor que tuviera inicialmente o el mismo interés. 

Asímismo, se mantendrán las bonificaciones. Es decir, si es una hipoteca bonificada que rebaja medio punto el diferencial sobre el euríbor por tener domiciliada la nómina, se mantendrán.

Simplemente, cambiará la sociedad a la que tienen que ir abonando la deuda, que será un banco distinto al inicial. 

Lo que sí puede suceder es que las condiciones particulares de cada producto vinculado o combinado puedan cambiar si no aparecen reflejadas en la escritura. Por ejemplo, se podrían modificar las primas de los seguros tras la renovación o nuevas comisiones en las tarjetas.

¿Qué ocurrirá con los depósitos o seguros?

Estos productos se caracterizan por tener fecha de caducidad, tanto en un depósito como un seguro de hogar o de automóvil. 

En estos casos sí se podría producir un cambio en las condiciones. 

Tras la fusión, este tipo de productos tendría que mantener sus condiciones iniciales como su rentabilidad. 

Pero cuando llegara su fecha de vencimiento, la entidad podría ofrecer nuevas condiciones de renovación, o bien suprimir la rentabilidad del depósito o dejar de promocionarlo. 

¿Qué ocurrirá con cuentas y tarjetas?

Para quienes tuvieran una cuenta o tarjeta la situación ya es muy diferente. BBVA podría modificar sus condiciones, pero respetando los plazos que impone la ley. 

Es decir, si las condiciones de las cuentas o las tarjetas cambian a peor (como por ejemplo comisiones o mayor vinculación) tendría que avisar al cliente con dos meses de antelación.

¿Qué más leer?

En qué casos el banco no puede cobrar la comisión por mantenimiento

Si las condiciones fueran a mejor, se tendrían que aplicar los cambios de forma inmediata. 

También es probable que la nueva entidad emitiera tarjetas nuevas y que estas conllevaran nuevas tarifas y condiciones, que podrían ser diferentes a las actuales. En estos casos, el cliente debería aceptarlas. 

¿Qué pasará con los fondos de inversión y planes de pensiones?

El partícipe debe de saber que no todos los bancos comercializan los mismos productos.

En estos casos, deberá traspasar su producto de inversión a los que más se asemejen de la nueva entidad por perfil de riesgo y activos en los que inviertan. 

No obstante, estos traspasos no tienen coste alguno.

Lo que sí puede pasar es que las comisiones de depósitos, reembolso o custodia sean diferentes a las que tenía previamente. 

¿Qué ocurre con la operativa diaria?

Una de las consecuencias que tendrá el cliente bancario es que le cambiarán el IBAN, el número de identificación bancaria de la cuenta y le darán uno nuevo.

En el caso de recibos domiciliados, será la entidad la que se encargue de redireccionar todos los cargos. Eso sí, en el caso de nuevas domiciliaciones deberá dar el nuevo IBAN.

¿Qué ocurrirá con las oficinas?

Lo normal es que tras la fusión, la entidad resultante lleve a cabo un proceso de cierre de oficinas para evitar que haya oficinas que se hagan la competencia. 

Si el cliente se ve afectado por el cierre de una, la nueva entidad deberá proporcionarle el cambio a otra sin que se vea afectado. Aunque sí que podría verse perjudicado en el número de cajeros disponibles.

¿Cómo son las cuentas de BBVA?

 Varios son los requisitos de BBVA para no pagar comisiones en sus cuentas. 

Al menos debe domiciliar una nómina , de, como mínimo, 600 euros al mes (o una pensión o prestación por desempleo de al menos 300 euros) y cumplir con uno de estos dos requisitos: domiciliar un mínimo de cinco recibos (cada cuatro meses) o realizar siete o más operaciones con tarjeta de crédito o débito de la entidad (cada cuatro meses). 

Otra opción es tener un saldo mensual medio de 60.000 euros en cuentas a la vista, de ahorro y a plazo, fondos de inversión, cuentas de valores, planes de pensiones, unit link, o seguros de ahorro.

La tercera opción consiste en ser el titular de al menos 1.000 acciones de BBVA.

Por último, en cuanto a la retirada del dinero de ventanilla, es gratis para importes menores a 2.000 euros. 

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.