Empresas globales

La segunda oleada del coronavirus da la puntilla al sector aéreo

La guerra de cuarentenas entre el Reino Unido y Francia hace daño al sector. IAG ve frustrada su remontada, otra vez

La segunda oleada del coronavirus da la puntilla al sector aéreo

La segunda oleada del coronavirus está golpeando con fuerza a España y al resto de países europeos. Se esperaba en otoño pero llegó en pleno verano y para el sector aéreo podría ser la puntilla definitiva.

La cuarentena impuesta por el Reino Unido a los turistas que regresen desde Francia, los Países Bajos y Malta es el último ejemplo de una tendencia que va a más.

En España, los touroperadores alemanes han cancelado sus viajes a Baleares, un mercado crítico para el sector turístico nacional.

Restricciones a la movilidad

Son solo un par de ejemplos de lo que está por venir, más restricciones a la movilidad y nuevas trabas para las líneas aéreas, que caían con fuerza en bolsa descontando este escenario más hostil.

Lo dejaron bien claro las previsiones de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA).La actividad en el sector aéreo nos se recuperará hasta 2024. Solo el año que viene, el tráfico será un 30% inferior.

"Las acciones del sector de viajes no están fuera de peligro con el renovado incremento de los casos del Covid-19”, dice Ipek Ozkardeskaya, analista senior de Swissquote Bank.

Buffett sentencia al sector

Antes, el inversor más famoso de todos los tiempos, Warren Buffett, sentenció a su manera al sector aéreo. Los nubarrones que otea en el horizonte son muy grandes.

¿Qué más leer?

IAG se aleja del nivel clave de los 2,50 euros

Por eso, su holding inversor, Berkshire Hathaway se vio obligado a dotar provisiones por 10.000 millones de dólares en su participada Precision Cashparts, que se dedica a fabricar componentes para la industria aeroespacial.

Las cuarentenas hacen daño

En este contexto, las medidas de cuarentena reflejan un hecho cierto: las dificultades que la  recuperación de la actividad, esperada para este tercer trimestre, “está encontrando a consecuencia de los rebrotes”, argumentan los analistas del Sabadell.

El problema no es solo los vetos de los gobiernos, sino que los propios turistas tienen miedo a volar.

 “Está bastante claro que la pandemia mantendrá a los pasajeros en tierra durante un periodo de tiempo más prolongado de lo que se pensaba anteriormente”, dice Ozakardeskaya. Por eso, las sombrías perspectivas “siguen afectando a las acciones”, recalca.

Baja visibilidad

A este respecto, en el Sabadell añaden que “esta corrección hay que entenderla en el contexto de baja visibilidad y elevada volatilidad del sector, que desde el principio de agosto había subido fuertemente”.

¿Qué más leer?

Buffett sentencia definitivamente a las aerolíneas

Pere las cuarentenas también son un duro golpe contra la confianza dentro de un sector que vive la peor crisis de su historia.

La eliminación de países de la lista libre de cuarentena "reduce la confianza en una recuperación que ya es frágil", dice el analista de Berenberg Adrian Yanoshik.

En el fondo, mientras el virus siga presente y no haya una vacuna, “la gente tendrá miedo a volar”, recalca Susana Felpeto, analista de ATL Capital, en declaraciones que recoge Efe.

Revés para IAG

La nueva ronda de cuarentenas supone un serio revés para IAG. El grupo marcó mínimos a finales de julio, tras anunciar una ampliación de capital por 2.750 millones de euros.

Pero pudo remontar posiciones en agosto, gracias al buen comportamiento del sector, y una inesperada revisión al alza que el bróker Davy recetó a Easyjet.

Precisamente estos expertos rebajaron la nota de IAG hasta ‘neutral’ tras calcular que la ampliación supone una dilución en torno al 50%.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses