Empresas globales

Más rescates. Air France-KLM pide ayuda a París y Ámsterdam

Air France-KLM pide un rescate estatal por parte de Francia y Países Bajos para evitar la quiebra

Air France-KLM pide el apoyo estatal tras reducir sus actividad un 95%

El grupo de aerolíneas Air France-KLM, que incluye a otras como Transavia, solicita la ayuda de los países que forman parte de su accionariado, Francia y Países Bajos, cada uno de ellos con una participación del 14%,  para no acabar quebraba por el daño del coronavirus que se traduce en una reducción del 95% de su actividad.

La directora general de Air France, Anne Rigail, reconoce en una entrevista concedida al periódico francés Le FIgaró que tienen conversaciones con París y Amsterdam en las que evalúan esta posibilidad de la intervención estatal, aunque no precisa las fórmulas.

Rigail tiene claro que la ayuda tiene que ser rápida y añade que las medidas puestas por Francia como el aplazamiento de impuestos o el pago de salarios por parte del estado no son suficientes.

“Eso no bastará”, expone Rigail, y añade que el grupo ha tenido que parar sus inversiones. Aunque agradece la ayuda prestada de ambos gobiernos les pide más al asegurar que su intervención es “absolutamente necesaria”.

La industria apoya los rescates

Air France-KLM se une así a la visión de la organización del sector, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), que pide ayudas por valor de 185.000 millones de euros “simplemente para sobrevivir", declaraba al inicio de la crisis del Covid-19 el director general de la IATA, Alexander de Juniac.

Las estimaciones de esta asociación pasan por 1,1 millones de vuelos suspendidos hasta junio y unas pérdidas de ingresos de hasta 235.000 millones de euros, en la que han calificado como una crisis más dura que la sucedida tras los atentados 11 de septiembre.

¿Qué más leer?

Aerolíneas. ¿Se han convertido en los bancos de 2008?

Con unas compañías donde los Expedientes de Regulación de Empleo (ERTES) se aplican a casi la totalidad de los trabajadores y con un sector sin fecha clara de vuelta a la actividad, las quiebras se asoman en el corto plazo a no ser que aparezcan concentraciones y operaciones corporativas.

Mientras, los países europeos y los Estados Unidos mueven ficha para proteger a un sector estratégico para las naciones. Dentro del paquete de 2,2 billones de euros de Washington para frenar el impacto del coronavirus sobre la economía estadounidense se incluye una línea de crédito de 61.000 millones de dólares, divido al 50% entre inyección de liquidez directa o préstamos federales, bajo la condición de que el gobierno tome una participación de relevancia en las compañías.

En Europa, IAG -Iberia, British Arways, Vueling, Aer Lingus y Level-, se encuentra en una encrucijada. Londres quiere salvar a su joya nacional, Bristish Arways, tras la quiebra de Flybe (su aerolínea nacional más grande) lo que supondría la desaparición de IAG, aunque Madrid podría hacer lo propio con Iberia como accionista mayoritario.

Italia ha comprometido 650 millones de euros, Norwegian ya ha recibido 270 millones de euros, Finlandia aportaría 600 millones de euros a Finnair (de la que posee un 56%) y entre Suecia y Dinamarca darán 350 millones de euros a SAS.

Después de los probables rescates e intervenciones tocará discutir y negociar el papel que juegan los gobiernos dentro del accionariado de las compañías y si estas pasan, en la mayoría de los casos, a ser de propiedad nacional, tal y como sucedió con la banca en 2008.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses