Empresas del continuo

Abengoa: cuenta atrás para el acuerdo que evite la quiebra

Abengoa pretende cerrar la reestructuración de la compañía este martes, según se desprende la información remitida a la CNMV en la cual se aprecia un cambio de lenguaje

Abengoa quedaría como accionista minoritario en la sociedad resultante del rescate, Abengoa Abenewco 1

Abengoa busca anunciar el acuerdo que suponga la reestructuración de la compañía y la creación de una nueva sociedad, Abengoa Abenewco 1, lo que supondría contar con el apoyo de la Administración, los bonistas y los proveedores.

¿Qué más leer?

Abengoa se agarra al Santander, la Moncloa y la Junta para convencer a los bonistas

De la última comunicación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en la cual se ponía como nueva fecha límite de anuncio este jueves, se desprende un nuevo lenguaje por parte de la sociedad.

La compañía sevillana pasó de hablar de estar en un “proceso de documentación” para lograr el acuerdo a asegurar que la operación está “casi finalizada”.

Así, la sociedad informaba que se precisaba de un periodo de tiempo “adicional” y “necesario” para que todas las partes implicadas “puedan llevar a cabo de una revisión final de la misma (documentación).

Baile de cifras

La ingeniera no precisó el avance concreto de los “cuatro pilares” en los que se debe sustentar el acuerdo, según la propia empresa: la línea de financiación con la garantía del ICO, el acuerdo con los proveedores y acreedores comerciales, la modificación de determinadas condiciones de la deuda con los acreedores financieros y la disposición de línea de avales.

¿Qué más leer?

Abengoa espera a los bonistas para salvar la quiebra

En cada uno de los pilares existen diferentes cifras que se deben de concretar hasta acabar con la aparición de Abengoa Abenewco 1, de la cual la actual Abengoa sería accionista minoritario.

El ICO aportaría un crédito de hasta 250 millones de euros con 180 millones de la banca, entre la que se incluyen accionistas y acreedores como el Santander, Bankia o Caixabank; y los 70 millones restante serían aportados entre la Moncloa y la Junta de Andalucia, a falta de concretar la fórmula de crédito o aval.

300 millones vendrían desde Cesce para hacer un montante total de 550 millones de euros, los cuales coinciden con el plan de viabilidad de finales de mayo presentado por la compañía presidida por Gonzalo Urquijo y en el que se solicitaba una ayuda a largo plazo hasta 2026-2028.

Negociación con acreedores y proveedores

La vía de la Administración parece la mejor encauzada, pese a dudas de última hora del Gobierno de Andalucía sobre su fórmula de participación, y el hueso duro de roer, lo fue desde el principio, son los acreedores y proveedores.

¿Qué más leer?

Abengoa cuenta con una tercera oportunidad como accionista minoritario

Con un pasivo de más de 400 millones de euros, que se salvaría con la ayuda del ICO y Cesce, toca reestructurar la deuda de 6.000 millones del grupo. Abengoa pretende cerrar la mitad, 3.000 millones, y siempre reiteró que de nada servía salvar el pasivo sin tener un plan para la deuda.

El Banco Santander, como principal accionista y tenedor de deuda, comandó las negociaciones para dar viabilidad a la compañía, pero enfrente se encontraba con la oposición de fondos de relevancia como KKR, el cual habría cedido ante la posibilidad de lograr una posición de relevancia en la nueva sociedad.

Como parte de la compensación, además del control de la nueva sociedad, Abengoa también ofrece la entrega del importe obtenido en los arbitrajes internacionales que la compañía tiene abiertos con España desde 2012 sobre la retribución al sector y que podrían ascender a 1.200 millones.

Cuatro aplazamientos

Hasta la fecha se produjeron cuatro aplazamientos sobre el acuerdo desde que presentase su plan en mayo.

¿Qué más leer?

Abengoa busca ‘in extremis’ un acuerdo con proveedores y bonistas

En un principio, se esperaba que el plan llegase el 30 de junio de la mano de las cuentas del primer trimestre, pues esa era la fecha límite para entregarlas a la CNMV.

La sevillana precisó que no era una fecha en firme y que se daba de plazo para lograr el acuerdo hasta el 14 de julio, momento en que también ofrecería las cuentas ya que carecía de sentido dada la situación por la que atravesaba la compañía.

El supervisor suspendió la cotización de Abengoa por la fuerte volatilidad desde la víspera del acuerdo y, a su vez, la empresa aplazó la decisión al 27 de julio. Tras no lograr la salvación se dio hasta el 31 de julio, después el cuatro y hasta este jueves.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.