El Gobierno admite que falta mucho para un normal abastecimiento en Brasil

El Gobierno brasileño afirmó hoy que el abastecimiento de productos básicos ha mejorado pese a que el paro de camioneros, que cumple su noveno día, continúa parcialmente, aunque admitió que aún "falta mucho para hablar de normalidad".

El ministro de la Presidencia, Eliseu Padilha, dijo en rueda de prensa que "el abastecimiento se ha duplicado" en los últimos dos días y que la mayoría de los camioneros está regresando al trabajo, con lo que la escasez de productos básicos causada por la huelga se reduce.

Sin embargo, reconoció que "todavía falta mucho para hablar de normalidad" y atribuyó los piquetes que se mantienen en algunas de las carreteras del país a la acción de "infiltrados" que, "en muchos casos, ni siquiera son camioneros".

En la misma rueda de prensa, el ministro de la Secretaría de Gobierno, Carlos Marun, dijo que la Policía Federal investiga esa acción de "infiltrados", así como la posible incentivación de la huelga por parte de empresarios del transporte.

"Se sospecha que algunos empresarios se aprovecharon de este movimiento para intentar obtener ventajas", dijo el ministro, quien apuntó que "eso es muy diferente" a la protesta de los trabajadores del transporte que plantean "sus reivindicaciones".

Marun comentó también informaciones de medios locales que hablan de sectores que, mezclados en el paro, exigen la libertad del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, en prisión desde abril por corrupción, el derrocamiento del Gobierno del presidente Michel Temer y hasta una intervención militar.

"Puede haber un pedido de 'vuelva Lula', puede haber un 'fuera Temer' y hasta se puede pedir una 'intervención militar' porque la democracia lo permite", pero "si se actúa fuera de la ley para impedir que el país recupere la normalidad, se aplicará todo el peso de la ley", declaró.

El general Sergio Etchegoyen, ministro del Gabinete de Seguridad de la Presidencia, también consideró que las Fuerzas Armadas están cumpliendo un papel fundamental en el "regreso a la normalidad", al participar en acciones de custodia de los camioneros que retoman el trabajo.

Según Etchegoyen, los golpes militares "son cosa del pasado" y "no existe nadie en las Fuerzas Armadas que piense en eso".

El Gobierno también informó que, este lunes, fue "necesaria" la actuación de la "fuerza pública" en "unos pocos casos" en que los manifestantes se negaron a desbloquear alguna carretera, pero aclaró que pese a ello no se llegó a enfrentamientos.

También precisó que siete manifestantes fueron detenidos en el estado nororiental de Maranhao e insistió en que, salvo esos incidentes, la liberación del tránsito en las carreteras ocurre en forma pacífica y con la "colaboración" de la gran mayoría de los camioneros.

La huelga empezó el pasado 21 de mayo en protesta por las fuertes y continuas alzas del precio del diesel, pero el pasado domingo el Gobierno anunció un acuerdo con los sindicatos para acabar con el paro, el cual implica disminuir y congelar el valor del combustible hasta fin de año.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.