Superados los test de estrés, no hay que descartar una consolidación de niveles para digerir el rebote

El viernes, las entidades ya conocían sus resultados de los test de estrés del BCE, y se cerraron las bolsas de forma mixta, algunas en números rojos.

El viernes, las entidades ya conocían sus resultados de los test de estrés del BCE, y se cerraron las bolsas de forma mixta, más penalizadas las europeas, en números rojos algunas, que las americanas, que si se anotaron avances, a una semana escasa de que se de por finalizado el QE3. Lo cierto es que a nivel técnico nos hemos quedado en zonas claves para validar el rebote, que no se han superado y existe el riego que se pueda quedar en un simple "pullback" a las zonas de confirmación de los patrones, que nos activan los cambios de escenario y que pueden suponer el fin de la proyección alcista para quedar en lateral, a priori aun manteniendo sesgo positivo, pero con mayores riesgos.

Los huecos en la apertura al alza en la jornada de hoy se han cerrado dentro de la sesión de forma muy rápida, pasando de estar en positivo a números rojos, a la espera de la apertura de EE.UU. para marcar el cierre definitivo. Por ahora, de nuevo, el dicho bursátil de "comprar con el rumor y vender con la noticia" se estaría llevando de nuevo el gato al agua. El dólar se ha mantenido en el rango en tanto que las rentabilidades las deudas "seguras" tampoco han sufrido mayores variaciones, y siguen en sus bajas tasas históricas.

Ahora entramos en una fase en la que la estacionalidad para la renta variable se convierte paulatinamente en positiva y, si se cumple en este caso, la mayor probabilidad estadística ayudaría a que los posibles "pullbacks" pudieran superarse y no formalizar los patrones correctivos. Pero las incertidumbres y las dudas sobre el crecimiento económico y el comportamiento de las bolsas cuando se han retirado y los QE no juegan a favor.

El dólar se ha quedado pivotando en torno a la zona de los 1,2600, tras la imposibilidad de que consolidara una recuperación de los 1,2800 y buscará las siguientes zonas de soporte en los1,2500, si no aguanta el nivel de pivote en su función de soporte. La zona de los 1,2700 queda de ahora como primera resistencia, siendo la referencia clave el rango entre los 1,2800-1,2900, para volver a pensar en euro fuerte.

El SP500 se ha quedado en la zona de partida de la corrección, al acabar por encima de los 1.960 puntos en el cierre semanal. La vertical subida, con apenas un único día de consolidación, hace pensar en que puedan ser necesarias más sesiones para atacar la zona de los 1.980 puntos, que activa el ataque a la zona de máximos anuales. Por ahora ha solventado con éxito la pérdida de la media móvil de 200 sesiones, al recuperarla con un buen patrón de giro. Cualquier consolidación no debería pasar ahora de la zona de los 1.920-1.910 para no activar debilidades. Cerró la sesión anotándose un avance del 0,71%, para acabar en los 1.964.58 puntos.

Por el momento, la directriz de avance cedida se ha recuperado y se ajustan las zonas de soporte perdidas al alza, primera en los 1.920-1.910 puntos, después los soportes quedan ahora sobre los 1.880-1.860 puntos y después los niveles de mínimos en los 1.820 puntos. Ya por debajo, los 1.800 como zonas para confirmar la entrada en lateral a medio plazo. Se confirmarían con la pérdida de los mínimos anuales en torno a los 1.750 puntos el sesgo negativo, para el lateral con la búsqueda de los 1.650-1.600 puntos, que nos marcaría la entrada en fase de corrección. Por el momento sigue presentando la menor probabilidad de ocurrencia, pero que de perder el nivel de los 1.850 puntos, comienzan a incrementarse estas probabilidades en detrimento de volver al escenario alcista a medio plazo.

La extensión desde el nivel actual de los 1.965 puntos hasta los 1.980 son zonas clave a superar para mantener la ortodoxia del escenario alcista a medio plazo. De momento, el nivel redondo de los 2.000 puntos deja su impronta de poca facilidad de superación, y no acabar el ejercicio por encima de él sería una nota de debilidad. Cómo posibles proyecciones de objetivo, las siguientes referencias que se manejan están en la zona de los 2.020 puntos y, después, los 2.050 puntos, antes de buscar otras proyecciones de canales y directrices que queda entre el rango de los 2.070-2.100 puntos. Pero a la espera de que, por estacionalidad, pueda confirmase el escenario, nos mantenemos con la posibilidad que no se deteriore, pero si falla el impulso, reducirá ya bastante sus probabilidades.

Publicidad
Publicidad

El Ibex35 consolidó los avance con una nueva subida testimonial que le permite superar en cierre semanal la zona de los 10.250 puntos, pero sin conseguir romper la zona clave definitiva los 10.500 puntos, para pasar de tener el rebote a quedar en disposición de volver a la zona de altos del año. Este nivel incluso presenta una extensión hasta la zona de los 10.600 puntos, para recuperar la directriz de avance acelerada perdida. Los osciladores están en la zona de neutral, con sesgo positivo, y ello puede ayudar a apoyar el avance a buscar estos objetivos importantes, que puede que no se pasen a la primera. Acabó la sesión con un avance del 0,05%, para cerrar en los 10.339,30 puntos. A pesar de esta mejora, conviene seguir vigilantes y no descartar una consolidación previa antes de poder superar estas referencia clave en cierres semanales. Si se consolida, es importante que no se pierdan los 9.950 puntos.

Mantenemos como primer soporte ahora la referencia de los 10.000-9.900 puntos. Y a corto plazo se ha de recuperar la referencia de apoyo de la media móvil de 200 sesiones, sobre los 10.483 puntos, y la proyección de la actual directriz de avance, que se ha ajustado y se sitúa por encima de los 10.500 puntos. De confirmarse en cierre semanal la pérdida de estas referencias clave de los 10.000-9.900 puntos marcaría un nuevo mínimo decreciente y supone la entrada en un escenario lateral, con sesgo correctivo, hasta la zona de los 9.200 puntos, a los que ha comenzado a aproximarse en los mínimos semanales. Por debajo, presiones correctivas sí que amenazarían la entrada en fase de retroceso, a medio plazo, que se vería confirmada con la pérdida de los 8.000 puntos.

Publicidad

Pero, por ahora, seguimos otorgando bajas probabilidades a este escenario, pero que se han visto incrementadas en algunos puntos por la cesión de los 10.000 puntos. Y si no se mantiene cuando menos este nivel en cierre semanal, las muestras de debilidad serán crecientes. Si no recupera estos niveles, cabe la posibilidad de cumplir el doble techo mayor, que provocaría un cambio de ajustes de las probabilidades de los escenarios, pero en tanto ello no ocurra, mantenemos, de momento, como escenario aún vigente a medio plazo con mayor probabilidad la continuidad de los avances, aunque el rango lateral se lo está reduciendo mucho estas opciones positivas.

La siguiente resistencia para pasar ya a modo impulso esta en los 10.500-10.600 puntos. Y sigue pendiente la superación consistente del primer objetivo de resistencia de los 11.000-11.100 puntos, para atacar con éxito la siguiente referencia la zona de los 11.250 puntos y los máximos anuales. Si supera esta zona, aún estaría en condiciones de cumplir el objetivo del patrón de vuelta mayor, que sigue vigente y que acaba su proyección entre lo 12.000-12.500 puntos.

En portada

Noticias de