Semana clave para validar las opciones de las bolsas para el final de año

El cierre semanal ha dejado las espadas en alto para las bolsas.

El cierre semanal ha dejado las espadas en alto para las bolsas. Tras las severas correcciones de principio de semana en las dos últimas sesiones los índices rebotaban también con violencia desde los niveles de mínimos alcanzados y dejaban patrones que pueden dar lugar a continuidad en los rebotes. Pero lo cierto es que por ahora no han sido confirmado y si se quedan en mero rebotes si pasar a niveles que podamos considerar como impulso, habrá quedado ya bastante tocado el escenario técnico. La estacionalidad está a punto de cambiar, pues queda esta semana todavía negativa para encarar el inicio de los periodos que suelen ser más favorables para la renta variable. Pero si se fracasa en el intento las opciones de continuidad de la corrección y entrada definitivamente a un escenario lateral con posibles sesgos más correctivos ganarán opciones. De momento se han perdido unos niveles y se han aguantado otros y la calve está en las opciones de recuperación de estos niveles en el corto plazo.

Argumentos para pensar en ambas direcciones existen, y hay que pensar que seguimos en un entorno no normalizado por las políticas de estímulos de los bancos centrales y unas rentabilidades bajas, en mínimos históricos en muchos casos en los activos refugio. Subyace también una guerra de divisas y de precios en las materias primas que mantienen las incertidumbres. La temporada de resultados aunque está siendo buena en líneas generales, no sientan demasiado bien las reducciones de perspectivas. Así que toca seguir con la prudencia a la espera que realmente puedan superarse niveles que aporten confianza cuando menos desde la perspectiva técnica. Y si ello se da no hay porque descartar todavía un buen ejercicio de cara al cierres.

El dólar no consiguió consolidar el ataque de nuevo a la zona de los 1,2900 y volvía a situarse por debajo de los 1,2800 al cierre semanal dejando por tanto ahora este rango como primera referencia de resistencia en los 1,2800-1,2900. Si superar esta zona todavía quedaría la referencia de los 1,3000 para validar el impulso, que tendría como objetivo la zona de los 1,3200. Ahora hace de soporte el rango entre los 1,2750-1,2700 y después ya de nuevo los 1,2600, que de perderse dejan el objetivo en la zona de los 1,2500 donde ha sido el suelo en esta corrección, pero si sigue la misma el objetivo siguiente son los 1,2400 que a priori sería la opción con mayor probabilidad de correncia asignada por ahora en este escenario actual.

El Dow Jones se recuperó desde el inicio de la sesión para acabara próximo a los máximos y así a en principio confirmar el patrón de agotamiento que dejaba el jueves y que dejó dos intentos intradiario de perder los 16.000 puntos. Quedaba de nuevo al cierre por encima de la directriz ajustada que pasa por este nivel pero aún alejado de la zona de la media móvil de 200 sesiones, que ahora está en los 16.585 puntos, y que cuya superación marcará la validación del rebote. El cierre de la sesión fue con un avance del 1,63% para acabar en los 16.380.41 puntos.

Sin cambios en los niveles de soporte más inmediatos, aunque se haya perforado en intradía se mantiene la referencia de los 16.100-16.000 puntos. La amenaza de quedarnos en escenario lateral está ahí en tanto no se recupera la zona de los 16.400-16.585 puntos de la media móvil de 200 sesiones puntos y que se vería confirmado con la cesión de los 16.000 puntos. Y no sería hasta que se perdieran los 15.000 puntos que no entraríamos en una fase correctiva de mayor duración y amplitud. Pero por ahora las probabilidades asignadas a este escenario desde la perspectiva técnica son bajas pero se incrementarán si se produce la pérdida de los 16.000 puntos.

La zona de resistencia calve para validar cualquier nuevo impulso está en la recuperación consistente de la media móvil de 200 sesiones, para después buscar los 16.800 puntos. Este nivel perdido de los 17.000-17.050 puntos vuelve a situarse resistencia para validar cualquier intento de impulso a superar máximos. Después la resistencia sigue en la zona de altos con los 17.250 puntos como primer nivel y después cerca el siguiente objetivo que se proyecta sobre los 17.400 puntos. Como rango de siguiente resistencia que puede extenderse en los 17.500-17.600 puntos pueden volver a dar vértigo al mercado porque las siguientes cotas ya están en los 17.800-18.000 puntos que se pondrían en duda por valoraciones fundamentales.

Publicidad
Publicidad

El Ibex35 cerraba la semana en la parte superior del rango, dejando opción a la aparición de un patrón de agotamiento de al corrección que deberá confirmarse en el cierre de esta misma semana colocándose de forma clara por encima de los 10.000 puntos y para mostrar fortaleza habiendo atacado o superado los 10.200 puntos. Esto nos volvería a dejar dentro de lateral con sesgo positivo que debería de confirmarse superando los 10.500 puntos y consolidándose de nuevo por encima de la media de 200 sesiones.

Dado el peso del sector bancario y que no se publican los test de estrés por parte del BCE hasta el domingo que viene la situación puede seguir complicada en el corto plazo. El volumen fue importante y se ha colocado ya de forma muy clara en la zona de lecturas de sobreventa en los osciladores de corto plazo, pero con indicios de giro al alza, que podrían darse en la sesión de hoy si logra cerrar en positivo de forma clara. Acabó la sesión con un avance del 2,97% para cerrar en los 9.956,80 puntos. El riesgo de complicaciones técnicas a corto plazo aún es muy elevado por la debilidad mostrada a nivel global y podemos estar dentro de un simple rebote si no se superan niveles para pasar a un nuevo impulso.

Para validar el intento de rebote ajustamos la primera resistencia en los 10.000-9.950 puntos, soporte perdido, y después los 10.250 puntos. La siguiente resistencia para pasar ya a modo impulso esta en los 10.500-10.600 puntos. Y sigue pendiente la superación consistente del primer objetivo de resistencia de los 11.000-11.100 puntos para atacar con éxito la siguiente referencia la zona de los 11.250 puntos y los máximos anuales. Si supera esta zona aún estaría en condiciones de cumplir el objetivo del patrón de vuelta mayor que sigue vigente y que acaba su proyección entre lo 12.000-12.500 puntos. Si no, recupera estos niveles cabe la posibilidad de cumplir el doble techo mayor que provocaría un cambio de ajustes de las probabilidades de los escenarios, pero en tanto ello no ocurra, mantenemos de momento como escenario aún vigente a medio plazo con mayor probabilidad la continuidad de los avances, aunque el rango lateral se lo está reduciendo mucho estas opciones positivas.

Publicidad

Mantenemos como primer soporte ahora la referencia de los 9.800 puntos. Y a corto plazo se ha de recuperar la referencia de apoyo de la media móvil de 200 sesiones sobre los 10.485 puntos y la proyección de la actual directriz de avance, que se ha ajustado y se sitúa por encima de los 10.500 puntos. De confirmarse en cierre semanal, la pérdida de estas referencias clave de los 10.000-9.900 puntos marcaría un nuevo mínimo decreciente de perderse, y supone la entrada en un escenario lateral con sesgo correctivo hasta la zona de los 9.200 puntos a los que ha comenzado a aproximarse en los mínimos semanales. Por debajo presiones correctivas sí que amenazarían la entrada en fase de retroceso a medio plazo que se vería confirmada con la pérdida de los 8.000 puntos. Pero, por ahora, seguimos otorgando bajas probabilidades a este escenario pero que se han visto incrementadas en algunos puntos por la cesión de los 10.000 puntos. Y si no se recupera este nivel en cierre semanal las muestras de debilidad serán crecientes.

En portada

Noticias de