Seguimos sin validar los impulsos

Jornada de transición nuevamente en la renta variable, en donde se priorizó la consolidación y digestión de las subidas del viernes, sin forzar superación de niveles.

Jornada de transición nuevamente en la renta variable, en donde se priorizó la consolidación y digestión de las subidas del viernes, sin forzar superación de niveles, que permitan hablar más de nuevo impulso de rebote. En EE.UU. volvieron ha hacerlo mejor que en Europa y ello a pesar del lastre que suponía la enmienda da las previsiones de IBM que perjudicaban de forma notoria al Dow Jones. Los resultados de Apple volvían a ser espectaculares y otra vez el valor en el "after hours" ayudaba. La jornada se inicio en Europa con avances que no se pudieron mantener se cerraban huecos de apertura y finalmente se aceleraban las caídas, que no pudieron ser frenada por Wall Street, aunque allí los cierres acabaron siendo al alza, significativamente, en índices como el SP500 y Nasdaq, pero tampoco sin romper niveles claves.

La jornada de hoy puede volver a ser propicia para el intento, aunque la clave seguirá estando en el cierre semanal. De momento el BCE ya está actuando en el mercado de deuda comprando bonos franceses, italianos y españoles... y hay rumores de que podría incorporar bonos empresariales, pero por el momento parece que desmiente estos rumores. Y en este entorno esto puede favorecer a la renta variable, que sigue muy ligada a las actuaciones de los bancos centrales. Hay que seguir con cuidado estas situaciones por que los niveles de volatilidad diaria se han incrementado de forma considerable y los recorrido que antes se hacían en horas, o incluso días, se pasan para hacer en minutos, señal del nerviosismo acumulado.

El dólar se queda oscilando en torno a los 1,2800, que actúa de pivote. Si lo supera entra en acción la zona de los 1,2900, y mantenemos como nivel clave para buscar un nuevo impulso el nivel de los 1,3000-1,3050. Por debajo va buscar el nivel los 1,2700, con el rango clave para tener mayor apreciación del billete verde en la pérdida de los 1,2600-1,2500. Este nivel marcaría un nuevo impulso la baja. Los osciladores están en zona de lectura neutral pero mostrando indicios de giro a la baja que de confirmarse apoyarían el escenario de apreciación.

El SP500 confirmó el patrón de agotamiento de la jornada de viernes, con una sesión con menor volumen, y que acabó cerrando en los altos del día justo en el ataque de la media móvil de 200 sesiones, que es la clave para pasar de rebote a impulso y buscando una consolidación en cierre semanal por encima de los 1.920 puntos. Quedó también por debajo aún de los mínimos de agosto, pero aún sin perforar los mínimos intradiarios alcanzados por muy poco. Los oscialdores de corto plazo ya están en la zona de lecturas neutral con señal positiva, y su sesgo igual pueden ayudar al ataque de esta primera resistencia. Cerró la sesión anotándose un avance del 0,91%, para acabar en los 1.904,01 puntos.

Cualquier rebote tiene ahora la primera resistencia para validarse en el nivel de los 1.905-1.920 puntos, superándolos de forma consistente y también con volumen. Después ya encaramos la zona de los 1.950-1.960 puntos y su extensión hasta los 1.980, como zonas clave a superar para mantener la ortodoxia del escenario alcista a medio plazo. De momento, el nivel redondo de los 2.000 puntos deja su impronta de poca facilidad de superación, y no acabar el ejercicio por encima de él sería una nota de debilidad. Cómo posibles proyecciones de objetivo las siguientes referencias que se manejan están en la zona de los 2.020 puntos y, después, los 2.050 puntos, antes de buscar otras proyecciones de canales y directrices que queda entre el rango de los 2.070-2.100 puntos. Peor a la espera de que por estacionalidad pueda confirmase el escenario, y seguimos a la espera de que no se deteriore al fallar el impulso que reducirá ya bastante sus probabilidades.

Por el momento, la directriz de avance cedida no se ha recuperado y se ha ido directo a los mínimos de agosto sobre los 1.905-1.900 puntos como siguiente referencia de resistencia superar. los soportes quedan ahora sobre los 1.850 puntos y después los niveles de mínimos en los 1.820 puntos. Ya por debajo los 1.800 como zonas para marcar posibles entradas en lateral a medio plazo, que se confirmarían con la pérdida de los mínimos anuales en torno a los 1.750 puntos. El sesgo negativo para el lateral con la búsqueda de los 1.650-1.600 puntos, que nos marcaría la entrada en fase de corrección que, por el momento, sigue presentando la menor probabilidad de ocurrencia, pero que de perder el nivel de los 1.850 puntos, comienzan a incrementarse estas probabilidades en detrimento de volver al escenario alcista a medio plazo.

Publicidad
Publicidad

El Ibex35 cedió posiciones y, por el momento, mostraba su incapacidad de superar la zona de los 9.950-10.000 puntos, que marca la primera referencia para pasar el rebote, y aún lejos de poder tener su confirmación, si no acaba por encima de los 10.200 puntos, que son los claves a nivel semanal. Esto nos volvería a dejar dentro de lateral con sesgo positivo, que debería de confirmarse, superando los 10.500 puntos y consolidándose de nuevo por encima de la media de 200 sesiones. Dado el peso del sector bancario, y que no se publican los test de estrés por parte del BCE hasta el domingo, que viene la situación puede seguir complicada en el corto plazo.

Los osciladores abandonan la zona de lecturas de sobreventa con sesgo positivo, y ello puede ayudar a apoyar el avance a buscar estos objetivos importantes, que puede que no se pasen a la primera. Acabó la sesión con un retroceso del 0,42% para cerrar en los 9.915,20 puntos. Aguanta los 9.900 puntos, pero el riesgo de complicaciones técnicas a corto plazo aún es muy elevado por la debilidad mostrada a nivel global, y podemos estar dentro de un simple rebote si no se superan niveles para pasar a un nuevo impulso.

Mantenemos como primer soporte ahora la referencia de los 9.800 puntos. Y a corto plazo se ha de recuperar la referencia de apoyo de la media móvil de 200 sesiones sobre los 10.485 puntos y la proyección de la actual directriz de avance, que se ha ajustado y se sitúa por encima de los 10.500 puntos. De confirmarse en cierre semanal la pérdida de estas referencias clave de los 10.000-9.900 puntos marcaría un nuevo mínimo decreciente de perderse, y supone la entrada en un escenario lateral con sesgo correctivo hasta la zona de los 9.200 puntos, a los que ha comenzado a aproximarse en los mínimos semanales. Por debajo presiones correctivas sí que amenazarían la entrada en fase de retroceso a medio plazo, que se vería confirmada con la pérdida de los 8.000 puntos. Pero, por ahora, seguimos otorgando bajas probabilidades a este escenario, pero que se han visto incrementadas en algunos puntos por la cesión de los 10.000 puntos. Y si no se recupera este nivel en cierre semanal las muestras de debilidad serán crecientes.

Publicidad

Para validar el intento de rebote ajustamos la primera resistencia en los 10.000-9.950 puntos, soporte perdido, y después los 10.250 puntos. La siguiente resistencia para pasar ya a modo impulso esta en los 10.500-10.600 puntos. Y sigue pendiente la superación consistente del primer objetivo de resistencia de los 11.000-11.100 puntos, para atacar con éxito la siguiente referencia la zona de los 11.250 puntos y los máximos anuales. Si supera esta zona aún estaría en condiciones de cumplir el objetivo del patrón de vuelta mayor que sigue vigente y que acaba su proyección entre lo 12.000-12.500 puntos. Si no recupera estos niveles, cabe la posibilidad de cumplir el doble techo mayor, que provocaría un cambio de ajustes de las probabilidades de los escenarios, pero en tanto ello no ocurra, mantenemos, de momento, como escenario aún vigente a medio plazo, con mayor probabilidad la continuidad de los avances, aunque el rango lateral se lo está reduciendo mucho estas opciones positivas.

En portada

Noticias de