Se mantiene la consolidación de los avances

El pulso griego está resultando bastante desigual, la decisión del BCE de no admitir la deuda griega como colateral es un aviso serio al intento de romper las reglas establecidas.  

El pulso griego está resultando bastante desigual, la decisión del BCE de no admitir la deuda griega como colateral es un aviso serio al intento de romper las reglas establecidas. Pero aunque ello significa un lastre para la renta variable, lo cierto es que parece estar más que descontado y ello provoca que en Europa las bolsas mantengan sus escenario en la zona de altos del ejercicio a modo de consolidación. 

Y en esta situación la bolsa español, a pesar de contar con unas de las mejores previsiones de crecimiento de la eurozona, no lo termina de reflejar y sigue por detrás del resto de plazas europeas. En EE.UU. los resultados siguen dando más sorpresas positivas que decepciones y aunque las presiones siguientes se ajustan a la baja, ayer los valores tecnológico y lo de energía con el rebote del precio del crudo propiciaron un buen cierre al alza. Todo ello a al espera del dato de empleo de hoy que va a marcar el cierre semanal. El dólar se ha depreciado y el rebote le ha llevado a enfrentarse con la resistencia clave para ver más depreciación de los 1,1500. 

Veremos in con las cifras americanas y el sentimiento de que acerquen o alejan la opción de la posible subida de tipos en el segundo semestre vuelve o no a fortalecer al billete verde. Lo cierto es que el mercado de divisas está bastante revolucionado con las distintas actuaciones de los bancos centrales. El rebote de crudo parece consolidarse y ello también ha ayudado a la renta variable americana. En tanto que las rentabilidades de los bonos siguen en sus niveles bajos. Ayer la sesión fue levemente negativa para Europa y en cambio con cierres en máximos en las plazas americanas, aunque sin superar los niveles que puede dar mayores opciones a un nuevo impulso.

En esta situación no hay cambios en los niveles técnicos importantes para mostrar mayores movimientos direccionales o que se produzcan cambios en los escenario que se mantienen por ahora una semana más.

El dólar sigue probando de atacar la cota de los 1,1500 que daría mayores opciones pasar de rebote a impulso y pueda atacar con perspectivas el nivel de los 1,1700-1,1800. El dato del empleo de hoy puede marcar nuevos movimientos en función de que se asuma mayor presión sobre la subida de tipos por parte de la FED. El nivel de primer soporte queda en la zona 1,1300 que actuó de pivote. Las zonas de soporte clara en el rango de los 1,1100-1,1000, pero si ceden la siguiente referencia 1,0600-1,0500 en niveles de 2003.

El SP500 cerraba la sesión en máximos para aproximarse de nuevo la zona de inmediata resistencia que se ha formado sobre los 2.070 puntos antes de los máximos históricos. Sigue sin acabar de confirmar la superación de la zona de anterior resistencia que necesita romperse para volver a presentar opciones de impulso. De momento se mantendrían dentro de las zonas de que definen el rango lateral entre los 1.970 puntos de soporte y los 2.090 de resistencia en sus máximos históricos. El sesgo dentro del mismo es positivo y el fondo se mantendría igual a pesar de las rebajas en las previsiones de los resultados empresariales futuros. Cerraba la sesión con un avance del 1,03% en los 2.062,52 puntos. La cifra del paro y los resultados empresariales van a acabar de definir el cierre semanal que de momento se mantiene en la parte alta del rango.

Mantenemos como primera zona de soporte débil en los 2.020-2.000 puntos. Por debajo de los 2.000 puntos más significativa la zona de los mínimos de diciembre en los 1.970 puntos que casi se probaron de nuevo a principios de semana y que cuenta con el apoyo de la media móvil de 200 sesiones ahora ya sobre los 1.978,09 puntos. Después está la zona de los 1.950 puntos y los 1.900 puntos y ya por debajo los mínimos tocados de los 1.820 puntos que nos situarían con el sesgo negativo dentro de un escenario lateral a medio plazo. Con zona de soporte intermedia en los 1.750 puntos el nivel clave está en la base de este lateral en los 1.650-1.600 puntos, que son los que nos marcan la entrada en fase de corrección. Por el momento sigue presentando la menor probabilidad de ocurrencia este escenario negativo.

Publicidad
Publicidad

Vuelve a quedar pendiente la zona de resistencia de los 2.070-2.080 puntos que se ha alcanzado pero no superado. En el corto plazo la zona de los 2.090-2.100 puntos actúa como resistencia para buscar nuevos máximos y extensiones dentro del escenario de avances. Después ya quedan las extensiones y proyecciones a los 2.115-2.125 puntos como siguiente referencia.

El Ibex35 aunque cerró nuevamente en negativa y con el peor comportamiento dentro de sus homónimos europeos, dejaba un patrón que el alejaba de continuidad de los retrocesos a la espera del cierre semanal que apunta a mantener el lateral dentro del rango actual que nos deja un patrón triangular de indecisión. La clave para el rebote está en consolidar avances semanales por encima de los 10.500 puntos de forma consistente y superar con éxito los 10.750 puntos. Los bancos siguen teniendo la palabra para ello. Acabó la sesión con un recorte del 0,40% para cerrar en los 10.535,50 puntos aguantando las primeras referencias de soporte y las bases del triángulo en los mínimos de la sesión. Hoy poco movimiento probablemente hasta el dato americano. Así que por ahora sin cambios en la proyecciones y niveles de referencia hasta que no se superen o perforen par dar opción a un mayor movimiento direccional

Publicidad

Tenemos la primera resistencia en el nivel de los 10.750-10.800 puntos si se logra consolidar la zona de los 10.500 puntos y colocándose por encima de la media móvil de 200 sesiones sobre los 10.538 puntos con pendiente plana. Por encima para pensar en un impulso más que un rebote toca cerrar el hueco en los 10.710-10.805 puntos que refuerza la zona de primera resistencia mencionada y dejaría atrás una directriz secundaría correctiva que se proyecta desde los máximos. Y luego los 10.900-11.000 puntos como resistencia importantes a superar para tener opciones a un nuevo tramo de avance. Se extiende el avance hasta los 11.250 puntos para pensar en opciones de recuperar el escenario de avance superando los máximos del pasado ejercicio con extensión hasta los 11.500 puntos. El siguiente objetivo queda situado en los 11.800-12.000 puntos y estaría en condiciones de cumplir el objetivo del patrón de vuelta mayor que sigue vigente y que acaba su proyección entre los 12.000-12.500 puntos. Este es el escenario invariable de proyecciones posible sólo se puede modificar y ajustar si se van asumiendo los nuevos niveles.

Tenemos la zona de soporte débil en los 10.200-10.150 puntos y después ya los 10.000 puntos quedan como pivote. Seguimos con las referencias claves en los 9.800-9.600 puntos, que si se pierden con cierre semanal abren la entrada en un escenario lateral con sesgo correctivo hasta la zona de los 9.200 puntos. Por debajo presiones correctivas sí que amenazarían la entrada en fase de retroceso a medio plazo que se vería confirmada con la pérdida de los 9.000-8.800 puntos. Pero por ahora seguimos otorgando bajas probabilidades a este escenario de corrección que acabaría por activarse con anulación del patrón y la pérdida de los 7.500 puntos. Si se logran superar de forma consistente los 10.500 puntos con cierres semanales, los escenario más probables vuelven a decantarse por los avances con la salida del lateral que hasta ahora aún predomina como movimiento y del que hay que buscar el escape para tener mayor direccionalidad.

En portada

Noticias de