Las bolsas siguen buscando el lado bueno de las situaciones

Las bolsas siguen apostando por los acuerdos tanto en Grecia como en Ucrania.

Las bolsas siguen apostando por los acuerdos tanto en Grecia como en Ucrania. Las noticias negativas tienen su impacto puntual y deprimen los movimientos, pero cualquier atisbo de descontar algo positivo se capitaliza de forma más rápida y se revierten las posibles correcciones. Este es por ahora el escenario que se observa, predominantemente, en las bolsa europeas. Las americanas se han vuelto a colocar en máximos históricos o sus cercanías, y ello también es un sustento para la renta variable europea. La sombra del QE de Draghi sigue pesando más como buen cobijo, a medio plazo, para las bolsas europeas que el resto de incertidumbre de fondo. 

El sesgo técnico se mantiene positivo, y aún no tenemos consistencia en la superación de los niveles claves para entrar en una nueva fase impulsiva, pero, por ahora, este es el escenario que se mantiene como más probable. Después estaría el escenario lateral, y el que sigue de forma global con las mínimas probabilidades asignadas desde esta perspectiva técnica es el correctivo. Los niveles en cada caso se mantienen con ligeros ajustes. El dólar y el crudo mantienen sus rebotes dentro de un rango que también impide por ahora movimientos direccionales mayores. Datos macroeconómicos y resultados empresariales siguen marcado las jornadas, con el trasfondo de Grecia y Ucrania. Las expectativas del cuándo la FED iniciará la subida de tipos,  contiene las opciones de entrar en euforias en las zonas de máximos históricos.

El dólar se mantiene dentro de un patrón triangular que tiene que resolverse. Bien impulsando avance, y dejando abierta la opción de formar un suelo más consistente entre los 1,1300-1,1000 o bien actuar de figura de continuación si pierde esta zona y buscar proyecciones más abajo. La clave está en la superación de los 1,1500, si no lo logra, queda debilitada la zona de soporte y la pérdida de los 1,1000 abriría la carrera a buscar la zona de los 1,0800 primero y, después, los 1,0500 con el objetivo mayor en la paridad. 

Si logra superar de forma consistente los 1,1500 las resistencia en el corto plazo de los 1,1670 y 1,1860 son las claves para pasar de rebote técnico a impulso y validar un suelo que no se confirmaría hasta superar los 1,2100. Por ahora, este escenario es el de menor probabilidad asignada, y pesan las opciones de que puede actuar como formación de continuación.

El Dow Jones lograba consolidar un segundo cierre consecutivo por encima de los 18.000 puntos, pero sin marcar nuevos máximos históricos intradiarios, aunque sí de cierre. Todavía se encuadra en la zona alta del rango lateral, sin excesivas preocupaciones respecto a lo que acontece en Europa. Sus miradas están en la subida de tipos y el precio del crudo. Se mantiene el escenario lateral con el sesgo positivo y ahora con las opciones de ruptura la alza como opción más probable. La zona de soporte de la media móvil de 200 sesiones, que sigue como referencia importante en el corto plazo por encima de los 17.134 puntos. El cierre fue con un avance del 0,16%, para acabar en los 18.047,58 puntos.

La resistencia importante de los 18.000 está atacada con un siguiente nivel extendido hasta los 18.150-18.250 puntos. Este nivel es también importante psicológicamente, tras algunas revisiones de previsiones de beneficios, que se pondrían en duda por valoraciones fundamentales, y aún con posible extensión hasta los 18.250 puntos si mantiene la fortaleza. Pero superado el objetivo mayor nos llevaría a proyecciones, sobre los 19.000 puntos, con una parada previa en los 18.400-18.500 puntos.

Tenemos ahora como primer soporte débil la zona de los 17.800-17.700 puntos, con su extensión hasta los 17.500 puntos, para retomar el sesgo negativo en el rango lateral menor. Mantenemos ajustada la zona de soporte al nivel correspondiente a los máximos de julio, sobre los 17.150 puntos, extendido hasta los 17.000 puntos, por debajo de los mínimos de diciembre, contando con el apoyo de la media móvil de 200 sesiones en los 17.135 puntos, que sigue manteniendo su pendiente positiva y ha vuelto a actuar como zona rebote. 

Publicidad
Publicidad

Después, ya los 16.900-16.800 puntos. Si se pierde se activa de nuevo la amenaza de quedarnos en escenario lateral mayor, y entramos en él cediendo el nivel de los 16.500-16.400 puntos. La base de lateral mayor, en la zona de los 16.000 puntos. Y no sería hasta que se perdieran los 15.800 puntos que no entraríamos en una fase correctiva de mayor duración y amplitud. Pero, por ahora, las probabilidades asignadas a este escenario desde la perspectiva técnica son bajas, pero se incrementarán si se produce la pérdida de los 16.800 puntos.

El Ibex35, como la mayoría de las plazas europeas, consiguió recuperarse al cierre del inicio, en negativ,o propiciado por la falta de acuerdos del eurogrupo con Grecia. Al final, como la mayoría de las bolsas, acababa con avances o retrocesos testimoniales. Sigue atascado en superar los 10.800 puntos, pero, al cierre, se mantuvo por encima de la directriz bajista, superada por muy poco tras haberla perdido y haberse apoyado en los mínimos del día en la media móvil de 200 sesiones. Hoy intenta de nuevo superar la referencia de los 10.800 puntos, que es clave para entrar en una nueva fase de impulso, si lo logra de forma consistente. Acabó la sesión con un avance testimonial del 0,08%, para cerrar en los 10.698,00 puntos. De momento es una situación de ruptura al alza del patrón triangular, que se ha de confirmar para que no sea en falso, pero el aviso direccional está ahí y hoy podría confirmarse.

Publicidad

Mantenemos el primer nivel de soporte sobre los 10.500 puntos,  reforzada con la media móvil de 200 sesiones, en los 10.552 puntos, pero mantenemos la zona de soporte débil en los 10.350-10.200 puntos, y después ya los 10.000 puntos quedan como pivote del lateral. Después ya las referencias claves en los 9.800-9.600 puntos que, si se pierden, con cierre semanal, abren la entrada en un escenario lateral con sesgo correctivo, hasta la zona de los 9.200 puntos. Por debajo presiones correctivas sí que amenazarían la entrada en fase de retroceso a medio plazo, que se vería confirmada con la pérdida de los 9.000-8.800 puntos. 

Pero, por ahora, seguimos con bajas probabilidades para este escenario de corrección, que acabaría por activarse con anulación del patrón de vuelta mayor, con la pérdida de los 7.500 puntos. Si se logran superar de forma consistente los 10.750 puntos con cierres semanales, el escenario más probable vuelve a decantarse por los avances con la salida del lateral, que hasta ahora aún predomina como movimiento y del que hay que buscar el escape para tener mayor direccionalidad.

Seguimos con la primera resistencia en el nivel de los 10.750-10.800 puntos, consolidando la superación de los 10.500 puntos. Por encima, para pensar en un impulso más que un rebote toca cerrar el hueco pendiente, ya en los 10.805 puntos, dejando ya atrás la directriz secundaría correctiva, que se proyecta desde los máximos. Y luego los 10.900-11.000 puntos como resistencia importantes, a superar para tener opciones a un nuevo tramo de avance. Si se extiende el avance hasta los 11.250 puntos, recuperamos el escenario de avance, superando los máximos del pasado ejercicio, con extensión hasta los 11.500 puntos. El siguiente objetivo queda situado en los 11.800-12.000 puntos, y estaría en condiciones de cumplir el objetivo del patrón de vuelta mayor, que sigue vigente y que acaba su proyección entre los 12.000-12.500 puntos.

En portada

Noticias de