Las actas de la FED dan tregua a Walt Street, y hoy Europa tendría que reflejarlo tras el varapalo de ayer

La proximidad a niveles críticos desde la perspectiva técnica, que se producía ayer en selectivas como el DAX, se puede relajar en la sesión de hoy tras la reducción de la presión.

La proximidad a niveles críticos desde la perspectiva técnica, que se producía ayer en selectivas como el DAX, se puede relajar en la sesión de hoy tras la reducción de la presión, que ha supuesto el giro en los índices americanos tras la lectura de las actas de la FED. El Ibex también estaba en niveles críticos, pero para buscar más retrocesos que le llevarían a buscar la zona clave equivalente, que está en los 10.000 puntos. Las referencias a que la situación económica no es tan boyante y que la apreciación del dólar puede perjudicar a este crecimiento débil, con el añadido del incremento de la debilidad económica en Europa y países emergentes, vuelvan a relajar la opción de la subida de tipos.

Ello empujaba de forma muy importante de nuevo al euro, que lo descontaba ya desde la sesión anterior y, desde luego, a la renta variable. Así que dólar se colocaba por encima de los 1,2700, en un rebote espectacular desde los mínimos, en apenas dos sesiones Además, ayer se iniciaba la temporada de publicación de resultados después del cierre con un clásico Alcoa, que ya no es relevante en los índices, pero que, de momento, los ha presentado con sorpresa positiva. Los bonos siguen reduciendo rentabilidades y, por tanto, pobre alternativa a la liquidez. Las sobreventas puede iniciar un proceso de freno y ayudar a mantener los soportes, pero, por ahora, cualquier rebote queda como esto, como rebote. Si no superan más niveles no se podrá volver a hablar de impulso para buscar mayores objetivos. Seguimos estando en zona de estacionalidad negativa, que se extiende, incluso, hasta la semana que viene. Luego ya cambiarán las tornas, pero veremos desde que niveles y con qué opciones de recuperar.

El dólar aguantó la zona de soporte de los 1,2500, y superó el nivel de los 1,2600, con el encaraba las actas de la FED. Tras estas, se colocó de forma clara por encima de los 1,2700. En apenas tres sesiones hemos pasado del soporte de nuevo a la primer rango de resistencia, situado en los 1,2750-1,2800. La superación de estos nieles no devuelve dentro del canal de corrección y dejaría abierta la opción de volver a 1,3000. Zona clave a superar para buscar un nuevo cambio de tendencia. Todo lo que no sea superar este nivel se queda en rebote y búsqueda de nuevo de la zona d de soporte de los 1,2500. Por debajo de este nivel quedan los 1,2400 como siguiente objetivo. Los osciladores de corto plazo han experimentado un fuerte giro desde la sobreventa acusada, y mantienen el sesgo positivo en la zona de lecturas neutral.

El Dow Jones se recuperó de forma significativa de menos a más, especialmente tras la lectura de las actas de la FED, y acabó cerrando casi en los altos del día, y por encima de los máximos de apertura de la jornada anterior. El patrón conjunto dejado de las dos últimas sesiones a priori es de agotamiento, pero nuevamente necesita validación para pasar de rebote a un nuevo impulso, con capacidad de buscar otra vez los máximos. El cierre de la sesión fue con un avance del 1,64%, para acabar en los 16.994,22 puntos, recuperando el nivel de soporte de los 16.800 puntos, sin haber ido a buscar la media móvil de 200 sesiones finalmente como segunda referencia importante.

Sin cambios en los niveles de soporte más inmediatos, aunque se haya perforado en intradía, se mantiene la referencia de los 16.800 puntos. Zonas más comprometidas las tenemos sobre los 16.600 puntos y la media móvil de 200 sesiones, que actuó de soporte dinámico en los mínimos del mes pasado, y que ahora se proyecta sobre los 16.590 puntos. Si perdiera esta referencia podríamos entrar más en un escenario lateral por debajo de los 16.400 puntos, y que se vería confirmado con la cesión de los 16.000 puntos. Y no sería hasta que se perdieran los 15.000 puntos que no entraríamos en una fase correctiva de mayor duración y amplitud. Pero, por ahora, las probabilidades asignadas a este escenario desde la perspectiva técnica son las más bajas.

Este nivel perdido de los 17.000-17.050 puntos vuelve a situarse como primera resistencia para validar cualquier intento de rebote. Después, la resistencia sigue en la zona de altos con los 17.250 puntos como primer nivel, y después cerca el siguiente objetivo, que se proyecta sobre los 17.400 puntos. Como rango de siguiente resistencia que puede extenderse en los 17.500-17.600 puntos pueden volver a dar vértigo al mercado, porque las siguientes cotas ya están en los 17.800-18.000 puntos, que se pondrían en duda por valoraciones fundamentales. Sigue prevaleciendo este escenario como el prioritario, sobre todo si no hay una cesión de la media móvil de 200 sesiones y no se pierden los mínimos de agosto en caso de perforación de la misma.

Publicidad
Publicidad

El Ibex35 no se apuntaba a la recuperación por estar cerrado en el momento de la reacción americana. Cerraba en casi en mínimos de la sesión, y por debajo de la media móvil de 200 sesiones y de la proyección de su directriz de avance. Niveles que está intentando recuperar en la apertura de hoy, pero que, de momento, muestras síntomas de debilidad al haber tapado ya el gap inicial. Los osciladores de corto plazo se han colocado en la zona de sobreventa, con posible indicios de giro que ayudarían a mantener el soporte. Acabó la sesión con un retroceso del 0,88%, para cerrar en los 10.339,00 puntos. La elevada sobreventa puede ayudar a intentar aguantar esta zona de soporte, cuya pérdida nos dejaría abiertas las copiones de buscar la zona de los 10.200-10.00 puntos y volvería a complicar bastante el panorama técnica a corto plazo.

Mantenemos como primer soporte ahora la referencia de los 10.300 puntos. Y a corto plazo se ha de recuperar la referencia de apoyo de la media móvil de 200 sesiones, sobre los 10.481 puntos y la proyección de la actual directriz de avance, que se ha ajustado y se sitúa por encima de los 10.380-10.400 puntos. De confirmarse en cierre semanal la pérdida de hasta referencias, el nivel clave de los 10.000-9.900 puntos marcaría un nuevo mínimo decreciente de perderse, y supone la entrada en un escenario lateral con sesgo correctivo, hasta la zona de los 9.200 puntos. Por debajo presiones correctivas sí que amenazarían la entrada en fase de retroceso, a medio plazo, que se vería confirmada con la pérdida de los 8.000 puntos. Pero, por ahora, seguimos otorgando muy bajas probabilidades a este escenario, y sólo comenzarían a valorarse de forma más seria si ceden los 10.000 puntos.

Para validar el intento de rebote ajustamos la primera resistencia en los 10.550 puntos y cerrar el hueco entre los 10.610-10.630 puntos, después los 10.700 puntos de la clavicular del patrón. La siguiente resistencia para pasar ya a modo impulso esta en los 10.900-11.000 puntos. Y sigue pendiente la superación consistente del primer objetivo de resistencia de los 11.100 puntos, para atacar con éxito la siguiente referencia la zona de los 11.250 puntos y los máximos anuales. Si supera esta zona, aún estaría en condiciones de cumplir el objetivo del patrón de vuelta mayor, que sigue vigente y que acaba su proyección entre lo 12.000-12.500 puntos. Si no, cabe la posibilidad de aparición de un posible doble techo mayor, que provocaría un cambio de ajustes de las probabilidades de los escenarios, pero en tanto ello no ocurra, mantenemos, de momento como escenario aún vigente, a medio plazo, con mayor probabilidad la continuidad de los avances.

Publicidad
En portada

Noticias de