Grecia facilita las rupturas de los altos que necesitan confirmaciones para proseguir con un nuevo impulso

El cierre semanal tras los vencimientos mensuales en Europa dejaba abierta la opción de seguir con avances descontando el acuerdo con Grecia.

El cierre semanal tras los vencimientos mensuales en Europa dejaba abierta la opción de seguir con avances descontando el acuerdo con Grecia. Las bolsas americanas cerraron marcando nuevos máximos históricos, y hasta el selectivo tecnológico comienza a estar próximo a su máximos alcanzados en la burbuja de las punto com. Si no hay pinchazo en las expectativas, se han de consolidar los avances para proseguir con las opciones de un nuevo impulso que deje atrás las zonas de resistencia de los últimos meses de una forma consistente. 

El vértigo en determinados casos puede hacer acto de presencia, las incertidumbres sobre Ucrania y aún con flecos importantes sobre Grecia no están resueltas, y aunque, de momento, en Europa sigue pesando mucho el impacto esperado del QE del BCE, las cifras macroeconómicas son las que han de acabar de dictar sentencia. En EE.UU., sigue planeando la subida de tipos que, por ahora, se descuenta para el principio del segundo semestre, y seguro que cuando se inicie las bolsas buscarán tomarse un respiro en mayor o menor medida. Siempre que la FED ha iniciado una tanda de subida de tipos ha sido así. 

El dólar se mantiene dentro del rango, sin romper la zona de resistencia de los 1,1500 y poniendo a prueba su zona de pivote del rango de los 1,1300, aún lejos del soporte de los 1,1000. El crudo también se queda, por ahora, en rebote su avance desde los mínimos que se frena si romper resistencias importantes para tener más impulso. Y las rentabilidades de los bonos se mantienen en sus niveles bajos. 

Por ahora, el escenario técnico sigue positivo, a falta de probar su fortaleza con una confirmación de una superación consistente de niveles que permita activar el impulso y que se alcancen las siguientes proyecciones de objetivos. La sobrecompra en el corto plazo es elevada y obliga a estar alerta, pero por ahora no hay divergencias y los indicadores de sentimiento también apoyan la situación con sus lecturas.

El dólar sigue dentro de un patrón triangular que tiene que resolverse ahora buscando su zona de bajos en las cercanías del nivel de pivote de los 1,1300. Apoyaría el segso de actuar como patrón de continuación, pero atacando de forma clara esta zona y buscando el soporte de los 1,1000 para dar paso a la continuidad de su apreciación que le llevaría a buscar objetivos siguientes en los 1,0800-1,0500 antes de la paridad.

Para volver a un escenario de avances (depreciación), la clave está en la superación de los 1,1500 de forma consistente, y después las resistencia en el corto plazo de los 1,1670 y 1,1860 son las claves para pasar de rebote técnico a impulso y validar un suelo que no se confirmaría hasta superar los 1,2100. Por ahora, este escenario es el de menor probabilidad asignada y pesan las opciones de que puede actuar como formación de continuación.

El SP500 nos cierra por segunda semana consecutiva con nuevos máximos históricos, esta vez de forma más significativa y superando ya los 2.100 puntos. El tecnológico Nasdaq también marcó nuevos máximos anuales y se acerca a los 5.000 puntos del 2000, y esta vez también acompañó el Dow Jones. Ahora falta confirmar la superación de esta zona de anterior resistencia, de forma consistente, para activar las opciones de impulso. Cerraba la sesión con un avance del 0,61% en los 2.110,30 puntos.

Publicidad
Publicidad

Ajustamos como primer soporte débil el nivel de los 2.090-2.080 puntos. Y seguimos con la zona de soporte en los 2.020-2.000 puntos, reforzándose. Después quedaría la banda bajo del rango lateral en los 1.980-1.970 puntos que cuenta con el apoyo de la media móvil de 200 sesiones, ahora ya sobre los 1.988,42 puntos, con una clara pendiente positiva. Después está la zona de los 1.950 puntos y los 1.900 puntos, y ya por debajo los mínimos tocados de los 1.820 puntos, que nos situarían con el sesgo negativo dentro de un escenario lateral a medio plazo. Con zona de soporte intermedia, en los 1.750 puntos, el nivel es el que nos marca la entrada en fase de corrección. Por el momento sigue presentando la menor probabilidad de ocurrencia este escenario negativo.

Superada la zona de resistencia de los 2.070-2.080 puntos, al pasar por encima en cierre semanal de la referencia de los 2.100 puntos, nos quedan las extensiones y proyecciones a los 2.115-2.125 puntos como siguiente objetivo, y ya en subida libre hasta los 2.150-2.160, por donde se proyectan antiguas directrices de techos de canales anteriores.

Publicidad

El Ibex35 cerró la semana nuevamente rezagado respecto a sus homónimos europeos, pero por encima de los niveles de resistencia de máximos anteriores y en la zona de máximos anuales. De nuevo una sesión al calor de la situación griega, que sigue lastrando al selectivo español que hoy, de partida, busca enfrentarse a los 11.000 puntos. Esta referencia extendida hasta los máximos del pasado ejercicio por los 11.250 puntos es la clave para tomar como efectivo un nuevo impulso. Acabó la sesión con un recorte del 0,29% para cerrar en los 10.879,30 puntos. De momento es una situación de ruptura al alza del patrón triangular que se ha de confirmar para que no sea en falso, pero el aviso direccional está ahí y hoy podría confirmarse si lograra mantener el hueco de apertura y buscando el cierre por encima de los 11.000 puntos.

Superada la primera resistencia en el nivel de los 10.750-10.800 puntos, toca consolidarla para enfrentarse al siguiente nivel más decisivo. Para pensar en un impulso más que un rebote los 11.000 puntos como resistencia importante a superar para tener opciones a un nuevo tramo de avance, con su extensión hasta los 11.250 puntos, así recuperamos el escenario de avance superando los máximos del pasado ejercicio con la búsqueda de la siguiente referencia en los 11.500 puntos. El siguiente objetivo queda situado en los 11.800-12.000 puntos y estaría en condiciones de cumplir el objetivo del patrón de vuelta mayor, que sigue vigente y que acaba su proyección entre los 12.000-12.500 puntos.

Ajustamos el primer nivel de soporte débil sobre los 10.600-10.500 puntos, reforzado con la media móvil de 200 sesiones, en los 10.557 puntos, y después la zona de soporte en los 10.350-10.200 puntos y con los 10.000 puntos que quedan como pivote del lateral. Nos alejamos de las referencias claves en los 9.800-9.600 puntos que, si se pierden con cierre semanal, abren la entrada en un escenario lateral con sesgo correctivo hasta la zona de los 9.200 puntos. Por debajo presiones correctivas sí que amenazarían la entrada en fase de retroceso a medio plazo, que se vería confirmada con la pérdida de los 9.000-8.800 puntos. Pero, por ahora, seguimos con bajas probabilidades para este escenario de corrección que acabaría por activarse con anulación del patrón de vuelta mayor con la pérdida de los 7.500 puntos. Tras la superación de los 10.750 puntos con cierres semanales, el escenario más probable vuelve a decantarse por los avances.

En portada

Noticias de