El fin de semana incrementa las incertidumbres y condiciona las rupturas al alza de las bolsas

Sin ser demasiado habitual, los acontecimientos del fin de semana han significado que las bolsas disminuyan las expectativas que acabaron formándose durante la semana.

Sin ser demasiado habitual, los acontecimientos del fin de semana han significado que las bolsas disminuyan las expectativas que acabaron formándose durante la semana para propiciar una ruptura al alza de sus niveles significativos. El incremento de la tensión en Ucrania y el agudizamiento de la crisis griega, que se mantiene en su partida de póker, están provocando que este inicio semanal trunque las expectativas dejadas. Además, los datos de China tampoco han sido favorable como remate final.

La última sesión de la semana acabó con números rojos en la mayoría de las bolsas, sobre todo tras el dato de empleo americano, que parece puede añadir presión a la subida de tipos del semestre en EE.UU.. Pero no por ello las bolsas se alejaron demasiado de sus zona de resistencias importante que volvían a quedar pendientes de superar y por tanto para ofrecer una mayor continuidad de un movimiento direccional.

Así que ante los acontecimientos que nos esperan los niveles técnicos de los rangos laterales prevalecen y no podemos descartar que ahora toque una nueva visita a las zonas de soporte, si no sucede algo significativo que permita los avances por encima de los niveles de resistencia. El propio dólar sigue en su pugna y se quedó sin ir más allá en su condición de bote rebote técnico, al no superar la referencia de los 1,1500. Grecia, y Ucrania pesan en Europa en tanto que en EE.UU. sus datos macro y al evolución del crudo será lo que tocará vigilar más esta semana.

El dólar se frenó de nuevo en el nivel de los 1,1500, que queda como primera resistencia importante y que, de superarse, daría mayores opciones pasar de rebote a impulso y poder atacar con perspectivas el nivel de los 1,1700-1,1800. Influyó el mejor dato de empleo, que refuerza las tesis de posible subida de tipos de la FED. El nivel de primer soporte queda en la zona 1,1300 que actuó de pivote, y que ahora puede ser puesto a prueba. La zona de soporte importante en la zona de mínimos del año, en el rango de los 1,1100-1,1000, pero si ceden la siguiente referencia 1,0600-1,0500 en niveles de 2003.

El Dow Jones falló nuevamente en el ataque a los 18.000 puntos, y el mejor dato de empleo acabó pasando factura, haciéndole valer la zona de los 17.900 puntos como zona de resistencia de los últimos tres intentos. Esta situado en la zona alta del rango lateral, bastante más ajenos a lo que acontece en Europa. Sus preocupaciones están en la subida de tipos y el precio del crudo. Se mantiene el escenario lateral, y en tanto no pierda o supere los niveles del mismo, no hay mayores movimientos direccionales ni cambios técnicos. La zona de soporte de la media móvil de 200 sesiones, que sigue como referencia importante en el corto plazo, por encima de los 17.0960 puntos. El cierre fue con un retroceso del 0,34%, para acabar en los 17.824,29 puntos.

Tenemos ahora como primer soporte débil la zona de los 17.700 puntos, con su extensión hasta los 17.500 puntos para retomar el sesgo negativo en el rango lateral menor. Mantenemos ajustada la zona de soporte al nivel correspondiente a los máximos de julio, sobre los 17.150 puntos, extendido hasta los 17.000 puntos, por debajo de los mínimos de diciembre, contando con el apoyo de la media móvil de 200 sesiones en los 17.092 puntos, que sigue manteniendo su pendiente positiva y ha vuelto a actuar como zona rebote. Después ya los 16.900-16.800 puntos. Si se pierde se activa de nuevo la amenaza de quedarnos en escenario lateral mayor y entramos en él cediendo el nivel de los 16.500-16.400 puntos. La base de lateral mayor en la zona de los 16.000 puntos. Y no sería hasta que se perdieran los 15.800 puntos que no entraríamos en una fase correctiva de mayor duración y amplitud. Pero, por ahora, las probabilidades asignadas a este escenario desde la perspectiva técnica son bajas, pero se incrementarán si se produce la pérdida de los 16.800 puntos.

La resistencia importante se queda está en los 17.900-18.000, con un siguiente nivel extendido hasta los 18.150-18.250 puntos. Este nivel es también importante psicológicamente, tras algunas revisiones de previsiones de beneficios, que se pondrían en duda por valoraciones fundamentales, y aún con posible extensión hasta los 18.250 puntos, si mantiene la fortaleza. Pero superado, el objetivo mayor nos llevaría a proyecciones sobre los 19.000 puntos, con una parada previa en los 18.400-18.500 puntos.

Publicidad
Publicidad

El Ibex35 se desmarcó del cierre de sus homónimos europeos y recuperó algunas posiciones que, sin embargo, pese a mantenerle en cierre semanal por encima de los 10.500 puntos, siguen sin poder confirmar un nuevo tramo impulsivo. Hoy ha abierto con hueco a la baja, y es que Grecia sigue pasando factura al sector bancario y al sentimiento para la renta variable, a pesar de que pensamos que el efecto contagio es el menor. Incluso con una salida del euro por parte de Grecia. La clave para el impulso está en superar con éxito los 10.750 puntos. Los bancos siguen teniendo la palabra para ello. Acabó la sesión con un avance del 0,36%, para cerrar en los 10.573,10 puntos. Las presiones vuelven y sigue sin resolverse la indecisión, aunque parece que, de entrada, hoy tocará más poner a prueba la zona de soportes. Hasta que no se pierdan o superen estos niveles no hay cambios de referencias ni proyecciones desde la perspectiva técnica.

Ajustamos un primer nivel de soporte sobre los 10.300 puntos, pero mantenemos la zona de soporte débil en los 10.200-10.150 puntos y, después, ya los 10.000 puntos quedan como pivote. Seguimos con las referencias claves en los 9.800-9.600 puntos, que si se pierden con cierre semanal abren la entrada en un escenario lateral con sesgo correctivo hasta la zona de los 9.200 puntos. Por debajo, presiones correctivas sí que amenazarían la entrada en fase de retroceso a medio plazo, que se vería confirmada con la pérdida de los 9.000-8.800 puntos. Pero, por ahora, seguimos otorgando bajas probabilidades a este escenario de corrección, que acabaría por activarse con anulación del patrón y la pérdida de los 7.500 puntos. Si se logran superar de forma consistente los 10.750 puntos con cierres semanales, los escenarios más probables vuelven a decantarse por los avances con la salida del lateral, que hasta ahora aún predomina como movimiento, y del que hay que buscar el escape para tener mayor direccionalidad.

Publicidad

Tenemos la primera resistencia en el nivel de los 10.750-10.800 puntos si se logra consolidar la zona de los 10.500 puntos y colocándose por encima de la media móvil de 200 sesiones sobre los 10.547 puntos con pendiente plana. Por encima para pensar en un impulso más que un rebote toca cerrar el hueco en los 10.710-10.805 puntos que refuerza la zona de primera resistencia mencionada y dejaría atrás una directriz secundaría correctiva que se proyecta desde los máximos. Y luego los 10.900-11.000 puntos como resistencia importantes a superar para tener opciones a un nuevo tramo de avance. 

Se extiende el avance hasta los 11.250 puntos para pensar en opciones de recuperar el escenario de avance superando los máximos del pasado ejercicio con extensión hasta los 11.500 puntos. El siguiente objetivo queda situado en los 11.800-12.000 puntos, y estaría en condiciones de cumplir el objetivo del patrón de vuelta mayor, que sigue vigente y que acaba su proyección entre los 12.000-12.500 puntos. Este es el escenario invariable de proyecciones posible sólo se puede modificar y ajustar si se van asumiendo los nuevos niveles, que por ahora sigue sin suceder.

En portada

Noticias de