El Dow supera los 20.000 puntos, pero el Ibex sigue sin poder con los 9.550 puntos

Trump ha desenfundado su pluma y se está dedicando vía órdenes presidenciales a aplicar a rajatabla el programa con el[…]

Trump ha desenfundado su pluma y se está dedicando vía órdenes presidenciales a aplicar a rajatabla el programa con el que se presentó a las elecciones. Algo a lo que no estamos para nada acostumbrados por estos lares y parce que nos cause sorpresa que se cumplan los compromisos electorales sin embudos. Sus medidas siguen levantando polémicas tanto a nivel interno como externo y aunque por ahora las bolsas han seguido manteniendo su optimismo respecto a la posible aplicación de sus medidas económicas pero el foco de la incertidumbre la entrada en una guerra proteccionista y antiglobalización a priori tiene visos de reducir el crecimiento a nivel mundial y seguimos en una situación de fragilidad y con escasa munición ya en manos de los bancos centrales para seguir justificando sus estímulos con los datos de la posible incipiente inflación como amenaza más allá de la deseable. Con todo ello el Dow ha logrado superar la psicológica cota de los 20.000 puntos y marcar nuevos máximos históricos de cierre semanal al igual que el resto de sus índices. Europa que parecía también irle a la zaga se ha visto de nuevo frenada en dar la misma continuidad y por ejemplo en el caso del selectivo español lograba superar en máximos intradiarios el nivel de los 9.550 puntos, pero para acabar finalmente la semana por debajo de esta zona de forma clara. El resto de índices europeos también han seguido esta tónica de poder mantener los máximos alcanzado y no han confirmado los nuevos intentos de rupturas.

Las bolsas emergentes han seguido haciéndolo bien. Ajenas al posible impacto que pueda tener las medidas proteccionistas de Trump sobre sus economías. El crudo con la entrada de nuevo del "fracking" en acción a estos niveles de precios frenando la fuerza de las reducciones de producción, continúa dentro del rango del ejercicio. Y el dólar se mantenía por encima de los 1,0700 que queda como novel de pivote en el corto plazo para determinar el sesgo entre el soporte importante y la primera resistencia clave.

La volatilidad, el VIX, está en niveles mínimos y con opciones de indicar una posible corrección que obliga a mirar estos máximos en USA con prudencia para testear soportes previos antes de un nuevo avance.

El dólar ha mantenido su sesgo positivo y por tanto depreciándose frente al euro y se ha llegado a aproximar de nuevo a la zona de los 1,0800. Y a niveles de cierre diarios se ha situado por encima de niveles que son se veían desde diciembre. No ha podido por el momento consolidar este avance y sigue en torno a los 1,0700. Este es el nivel de pivote que nos marca el sesgo a corto plazo. Si se sitúa por debajo del mismo puede iniciar un nuevo retroceso a buscar referencias en los 1,0600 y los 1,0500. Y una bajada hasta esta última referencia sin perderla y rebotando con intención desde ahí podría dar lugar a una formación de vuelta con el que podría poner fin a esta fase de corrección. Para ello después de este rebote tendría que superar con intención y de forma consistente la zona de los 1,0800 y atacar los 1,0900. Buscaría la zona de la media móvil de 200 sesiones y apuntaría de nuevo a los altos del rango de los pasados ejercicios. Tendría como resistencia y niveles claves de forma escalonada los 1,1100-1,1200 y después ya a buscar loa 1,1400-1,1500.

Si no mantiene la zona de soporte y se sitúa de nuevo por debajo de los 1,0500 tocaría ver ya ataques a los mínimos anuales por encima de los 1,0350 y la búsqueda de la paridad. Este escenario sigue siendo el de mayor probabilidad asignada, pero si se sitúa de forma consistente por encima de los 1,0800 comenzaría a reducirse de nuevo para pasar a mayor opción el escenario lateral de rango mayor.

El SP500 durante la semana ha coqueteado con los 2,300 puntos, que ha llegado a superar de forma testimonial con los máximos intradiarios. Y ha cerrado la semana cerca de los mismos, pero sin superarlos, marcando un nuevo máximo histórico. La ruptura de la zona de resistencias de las últimas semanas tomadas como lateral deja una proyección de objetivo sobre los 2.325 puntos. Y veremos si con la publicación de la temporada de resultados logra alcanzarse o si bien las lecturas tan bajas de la volatilidad apuntan a que puede marcarse una corrección antes de confirmar la continuación del avance.

Superando los máximos objetivo los tiene en las zonas de los 2.350-2.400 puntos como siguiente extensión y por el momento este es el escenario que sigue presente, aunque no va a alcanzarse ni de forma inmediata ni directa.

Publicidad
Publicidad

Si se encalla en los 2.300 puntos puede testar la ruptura probando como soporte la zona de resistencia superada en torno a los 2.275 puntos. Ello no supondría ninguna amenaza para los avances sino más bien una confirmación mayor. Si cede el nivel de los 2.235 puntos sí que no estaría validando la ruptura y podría empujar el retroceso a la primera zona de soporte mayores que situamos en los 2.200-2.175 puntos. Ahí confluyen la directriz de avance ajustada desde los mínimos de febrero de 2016 y la media móvil de 200 sesiones. Perder este nivel supondría atacar la zona de los 2.100-2.080 puntos y volver a quedar dentro del lateral mayor del pasado ejercicio, pero aún con opciones de recuperar el escenario de avances a medio plazo en que ahora estamos. Perder los 2.000 puntos sí que nos coloca en sesgo negativo y con opciones de buscar la banda baja del rajo sobre los 1.800 puntos que es la que activa el cambio de escenario a correctivo a medio plazo. Por le momento este escenario tiene testimoniales probabilidades asignadas y sólo comenzarían a incrementarse de forma lev tras la pérdida de los 2.100 puntos.

Sigue el quiero y no puedo del Ibex35 con la cota de los 9.550 puntos. Durante la semana pasada lograba traspasar la cota en los máximos intradiario con un buen apoyo del sector bancario, peor no ha podido consolidar esta superación y nuevamente apenas quedaba por encima delos 9.500 puntos y ha iniciado la semana intentando defender la cota de los 9.400 puntos. Así que de momento desde la visión técnica sólo podemos tener un escape falso sobre la resistencia de los 9.550 puntos que es clave para poder certificar el cambio de escenario y abrir las opciones a buscar los siguientes objetivos que confirmarían el mismo y que situamos en los 9.800-10.000 puntos.

Publicidad

La entrada otra vez dentro del rango nos pone vigilante sobre los 9.250 puntos que es primer soporte y donde si inicia esta zona de resistencia y mientras no ceda sigue manteniendo las opciones de confirmar la ruptura y de buscar los siguientes objetivos. Por debajo se pone en jaque la zona del 9.000-8.800 puntos. Y es esta última referencia en donde confluyen la directriz del actual canal de avance que se inicia en los mínimos del pasado año y la media móvil de 200 sesiones. Perder esta referencia abre la búsqueda de los 8.500 puntos y con ello el perder la serie de mínimos y máximos crecientes desde los mínimos del pasado ejercicio. No dejar dentro del lateral y con sesgo negativo por debajo de esta zona. Podrían verse los 8.000 puntos y abrir la opción de atacar los mínimos del año sobre los 7.650 puntos que marca la extensión del escenario correctivo con un siguiente objetivo en los 6.500 puntos. Seguimos manteniendo las mínimas probabilidades asignadas para este escenario, pero sin poder descartarlo.

Los resultados empresariales y Trump siguen con el protagonismo y de momento las opciones siguen más favorables para un salida al alza a buscar los objetivo mencionados de los 9.800-10.000 puntos y después plantear un ataque al nivel que marca al entrada den sesgo positivo dentro del escenario lateral que supone superar los 10.550 puntos. Aún con más probabilidades que la entrada en escenario correctivo pero también son bajas.

En portada

Noticias de