El cierre semanal está pendiente de la situación de Chipre

Se sigue sin resolver el despropósito de Chipre, que se ha convertido en un buen culebrón y donde, al parecer, el verdadero tema está en el interés geopolítico de la propia isla

Se sigue sin resolver el despropósito de Chipre, que se ha convertido
en un buen culebrón y donde, al parecer, el verdadero tema está en el
interés geopolítico de la propia isla. Lo del euro y sus ciudadanos es
un tema secundario. además de una cortina de humo, pero que no ha estado
bien valorada por las consecuencias que está teniendo.

Técnicamente,
de forma global, la renta variable está realizando un proceso de
consolidación desde los máximos alcanzados en su anterior impulso, que
en las bolsas fuertes (americana, alemana) está consumiendo más tiempo
que precio y, en las bolsas débiles, y con peso en sector bancario
(Ibex), algo más de precio. Por ahora, el ajuste no afecta a la
tendencia de fondo, que sigue positiva sin atacar las zonas de soporte
más relevantes para poder pensar en un cambio de escenario. El dólar,
manteniendo niveles de soporte, no refuerza el cambio de fondo, y ello a
pesar de las dudas que vuelven a planear sobre euro. 

La sesión
se encara con números rojos en Asia, y con escasos datos, por lo que la
apertura en las bolsas europeas es en rojo, a la espera de cualquier
noticia sobe Chipre
para aumentar las correcciones o tener un cambio de dirección. A priori, queda como escenario más probable una nueva jornada de consolidación con el cierre semanal como referencia, para buscar patrones de cara a la siguiente. El dólar se mantuvo en el rango de las últimas sesiones, en que la zona de soporte se apoya en la zona de la media móvil de 200 sesiones, sobre los 1,2870, y como zona de resistencia, los 1,2950, como referencias más inmediatas. 

Sin cambios en los escenarios, aunque el sesgo de los osciladores vuelva situarse, desde la sobreventa en positivo, para facilitar el apoyo al soporte y a las opciones de un rebote. Tenemos ahora como primera resistencia el soporte perdido de los 1,2950-1,3000, pero para validar el rebote, es necesario superar la zona alta del rango de resistencia, que sigue en el nivel de los 1,3200. Después mantenemos como siguiente nivel de resistencia la zona de los 1,3400-1,3450, para volver a pensar en la validación de un impulso y buscar la zona de los 1,3600-1,3700

El soporte en los 1,2850-1,2800, y por debajo de este nivel de los 1,2700, delimita el rango mayor. La siguiente referencia está en los 1,2600-1,2500, quedando en negativo y ampliando las opciones de corrección a niveles que eliminan las opciones impulsivas que se habían mantenido y que sólo se recuperan si se avanza por encima de los 1,3200.

Trading: El cierre semanal está pendiente de la situación de Chipre | Autor del artículo: finanzas.com

Publicidad
Publicidad

El Dow Jones cerró con un retroceso del 0,62%, para acabar en los 14.421,49 puntos dentro de los niveles últimos probados y, por ahora, consolidando en lateral muy próximo a la zona de máximos. Sigue corrigiendo niveles de sobrecompra, pero no de una forma acusada en los osciladores de corto plazo. A pesar de la buena interpretación de las palabras de Bernanke, parece que también le está pasando factura el desconcierto con la solución chipriota. 

Mantenemos el primer soporte débil en la zona de resistencia anterior sobre los 14.200-14000 puntos, que puede ser una primera zona para aguantar recortes no muy significativos y que aún no se han puesto a prueba. El primer de soporte a corto plazo importante se mantiene en la zona de los 13.800-13.700 puntos, y se fortalece el nivel en torno a los 13.500-13.350 puntos, que es el que puede marcar si se pierde la entrada en sesgo lateral con opciones negativas. El nivel de soporte es la siguiente referencia, que mantiene el apoyo de la media móvil de 200 sesiones, que ahora está con pendiente positiva sobre los 13.296 puntos, aumentando de pendiente.

La siguiente zona de soporte importante está en los 12.800 puntos, y por debajo la referencia de soporte, en los 12.500 puntos, marca el límite al sesgo negativo. Con muy baja probabilidad otorgada por ahora a este escenario, tras los nuevos máximos alcanzados, podemos tener incrementos de la misma, si se confirmara un contagio de la situación en Chipre, por el aumento de la desconfianza del sistema bancario en los países periféricos.

Con el objetivo previsto alcanzado, tras la superación de los 14.250 puntos, sólo ha quedado la extensión sobre los 14.600 puntos que, de entrada, parece que no se va a producir en este impulso. Veremos si tras el proceso de consolidación lateral se supera con facilidad esta referencia y se buscan las siguientes proyecciones, que siguen hasta los 14.800-15.000 puntos como siguiente referencia.

Trading: El cierre semanal está pendiente de la situación de Chipre | Autor del artículo: finanzas.com

Publicidad

El Ibex35 se anotó una nueva corrección inferior, esta vez a la del resto de plazas europeas. Corrigió un 0,77% para cerrar en los 8.351,20 puntos y, en los mínimos de la sesión, volvía a tocar la zona de mínimos sin perderla, en la que tenemos el rango de soporte. El punto de pivote está en los 8.400 puntos, que ahora está actuando más de resistencia débil.

Ya hemos tenido indicios de búsqueda del primer nivel de soporte, algo más serio, que está reforzado en la zona de los 8.200-8.000 puntos y que pasa ahora a ser la primera referencia a tener en cuenta para  perforar y buscar mayores movimientos de corrección que podrían ser más preocupantes, ya que en este impulso no acabamos de lograr la ruptura de la zona de máximos anuales.

El soporte significativo lo tenemos sobre los 7.900-7.850 puntos en la zona de mínimos del año, clave, ya que su pérdida, llegado el momento, puede marcar el nivel de cambio de dirección  y probar el nivel clave, que ha de resistir para seguir pensando en escenarios impulsivos. Esta zona de soporte importante, de cara a medio plazo, se mantiene en el nivel de los 7.700-7.550 puntos. El sesgo direccional variaría a negativo si se pierde esta zona, y apuntaría ya hacia el soporte de los 7.200-7.000 puntos. Perderlo dejaría de nuevo opciones de buscar la zona de los 6.500-6.450 puntos. Después, los mínimos en los 6.000 puntos, marca de nuevo la entrada en un escenario correctivo que, por el momento, se mantiene alejada la posibilidad del mismo. Chipre tiene por ahora la palabra.

Mantenemos como resistencia la zona de los 8.600-8.800 puntos, cuya superación es la que marca la continuidad de los avances, pero ahora tenemos el riesgo de dejar un patrón intermedio de doble techo en la zona de máximos anuales. Una extensión de avances al siguiente objetivo, situado en los 9.000 puntos, es la que nos marca el posible cambio de escenario a medio plazo con una posible extensión hasta la zona de los 9.250 puntos. Las siguientes proyecciones ya se sitúan en zonas próximas a los 9.400-9.500 puntos y dan la continuidad a un escenario alcista a medio plazo que, por ahora, no se sigue correspondiendo con las proyecciones fundamentales y las que podamos llegar a alcanzar más por contagio, si vuelven los avances a las bolsa más fuertes técnicamente.

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de