El cierre semanal clave para validar niveles

Las bolsas americanas han mejorado de forma sensible su aspecto técnico ya que sus rebotes tras la segunda prueba a[…]

Las bolsas americanas han mejorado de forma sensible su aspecto técnico ya que sus rebotes tras la segunda prueba a la zona de mínimos están superando las zonas de resistencia clave con las que poder otorgar continuidad a las opciones de avance. Es cierto que queda el cierre semanal para confirmar esta situación y también algún nivel de las extensiones intradiarias alcanzadas en la zona máximos anterior dentro del patrón de vuelta. Son niveles significativos que aunque se perforen no implica que no tengan que retestearse para hacer sano y válido el patrón y apuntalar el impulso que, teniendo a favor el mejor comportamiento estacional de la último parte del ejercicio, posibilitaría un nuevo intento de visitar las zonas de máximos como objetivo más favorable. La lectura de actas de la FED mantiene la perspectiva de la subida de tipos, pero con incertidumbre del cuándo y sobre todo, de su intensidad. De momento para la reunión de octubre las probabilidades son muy bajas y en diciembre no se sitúan vía la cotización implícita de los futuros por encima del 30%. Parecería que pudiera retrasarse hasta el primer trimestre del próximo ejercicio. Pero también hay que tener presente que 2016 es año de elecciones en EE.UU., y hay una norma no escrita en la que la FED no modifica políticas monetarias en los 6 mese anteriores a la cita electoral que es en noviembre. Así que poco margen estaría quedando para entrar en un periodo de subidas continuadas, que sería la peor lectura que podría hacerse para la renta variable. Y por ahora riesgos de inflación no hay. Y las miradas siguen puestas en la ralentización del crecimiento económico global y la situación de China.

En Europa se sigue al rebufo de la evolución de las plazas americanas, pero es saldo global del ejercicio es más favorable. También están un poco todavía por debajo de los niveles de confirmación de la opción del impulso, pero pueden quedar muy cerca en el cierre semanal. Así que técnicamente también están presentes las mejoras y aun con opciones/riesgo de que pueda producirse una trampa bajista con falsas rupturas tocaría cambiar el sentimiento e incrementar posiciones de forma escalada para encarar el último tramo del ejercicio.

El dólar, con las actas de la Fed, se debilita frente la euro y ha superado la zona de resistencia de corto plazo del rango que tenía sobre los 1,1200 y entra en la zona superior del rango lateral mayor que presenta como objetivo la zona de resistencia de los 1,1450-1,1500. La zona de los 1,1150-1,1100 se refuerza como primer nivel de soporte y sólo su cesión volvería a activar la zona inferior del rango con soportes sucesivos sobre los 1,1000 y el más significativo en los 1,0800. Por debajo para buscar las opciones de paridad que se manejaban al inicio de ejercicio confinado en la subida de tipos por ahora diluida, debería perderse los 1,0500.

El SP500 está superando con fuerza el nivel de los 2.000 puntos, y aunque tiene en la zona de los 2.020 puntos la referencia de los máximos intradiarios del anterior avance, consolidar cierres semanales por encima de este nivel activa una proyección de un patrón de doble suelo con objetivo final sobre los 2.100-2.120 puntos. Si cumpliera el objetivo en esta parte final del ejercicio quedaría abierta la posibilidad de atacar los máximos históricos. Fortaleza por el momento hay, una vez superada la media móvil de 50 sesiones quedará la prueba definitiva e la de 200 sesiones que refuerza la zona de resistencia en torno a los 2.060 puntos.

Si se supera de forma rápida el nivel de los 2.020 puntos hay poca resistencia acumulada hasta los 2.050-2.060 puntos donde se puede iniciar el posible test de la figura buscando el nivel de los 2.000-1.980 puntos como soporte a no perder para no anular el patrón y quedar entonces de nuevo en el escenario lateral de rango menor. Si se queda ahí dentro mantiene el sesgo positivo en tanto no cedan los 1.950 puntos. Por debajo de este nivel se volverían a activar las alertas por la amenaza de volver a atacar la zona clave de soporte que queda en los 1.880-1.860 puntos. Cierres semanales por debajo de este nivel nos llevarían a un nuevo objetivo de corrección en la zona de los 1.700 puntos sin que por ello se viera afectada la tendencia mayor. Pero la situación se debilitaría mucho y la probabilidad de entrar en un escenario correctivo sería máxima. Por ahora es reducida y el sesgo está de nuevo levemente inclinado a la opción de poder continuar con un escenario alcista que se activaría si definitivamente se superaran de forma consistente los 2.150 puntos.

La temporada de resultados puede provocar volatilidad a nivel sectorial y marcar la senda de las opciones de este impulso.

El Ibex35 se está anotando una buena semana y a la espera del cierre semanal puede quedar en puertas de atacar la zona clave de los 10.400-10.500 puntos. La estructura de giro no quedaría completa hasta pasar de forma consistente este nivel. No hay que descartar que tuviera que hacer un retroceso previo buscando cierta simetría con la corrección de agosto, pero en este caso sería importante que no se pusiera en riesgo la zona de los 9.800-9.700 puntos, donde ha quedado hueco. Si cierra ese hueco la zona de los 9.200-9.000 puntos volvería a ser la clave ya que queda como nivel en el que se entra en proceso de corrección con un objetivo posible entre los 8.000-7.500 puntos en donde podría completarse. Habría niveles de soporte intermedios que podrían actuar como soporte previo, pero el objetivo a buscar sería el citado. Por ahora seguimos con baja probabilidad asignada a este escenario pero no es descartable. El tema de las elecciones generales puede hacer subir el grado de incertidumbre de forma local a medida que nos acerquemos a las mismas y provocar retrasos respecto al resto de plazas si estas se activan de forma positiva.

Publicidad
Publicidad

Si se cumple el patrón de fin de corrección el objetivo teórico del mismo se proyecta sobre 11.400 puntos un nivel que, extendido hasta los 11.600 puntos, es la zona clave para pensar en continuidad de un escenario de avances a medio plazo. Hay zonas de resistencia importante que pueden frenar el avance y provocar testeos del nivel clave de los 10.500-10.400 puntos como zona de activación que no debería perderse para no poner en riesgo al patrón y atascarse de nuevo en este último tramo del lateral. Los 10.700-10.800 puntos son zona de resistencia intermedia con la presencia en esa zona de la media móvil de 200 sesiones y la siguiente entre los 11.000-11.200 puntos.

De forma escalonada pueden realizarse las incorporaciones al mercado teniendo en cuenta que aún puede fallar el patrón a pesar de que podamos contar con el factor estacional a favor.

Publicidad
En portada

Noticias de