El alto el fuego en Ucrania y las negociaciones con Grecia dejan nuevos máximos anuales en las bolsas

La semana que arrancaba complicada tras el fin de semana tenso por la crisis Ucraniana y las posturas iniciales de negociación griegas, ha acabado bien.

La semana que arrancaba complicada tras el fin de semana tenso por la crisis Ucraniana y las posturas iniciales de negociación griegas, ha acabado bien. La mayoría de índices han dejado nuevos máximos anuales y se han visto históricos nuevos en EE.UU. Todo es frágil, está por ver que la tregua en Ucrania se respete y el tema de Grecia sigue en primera plana y sin acuerdos a la vista con las posturas muy enfrentadas de cara a la galería al menos. Pero la renta variables está por apuntarse a lo positivo, y de momento las noticias que pueden afectar negativamente sólo tienen impactos puntuales y no cambian el sesgo. 

Pero a pesar de estos avances, aún es pronto para certificar la salida de los laterales y la definición de un nuevo impulso que sea más direccional y duradero. Esta semana volverá a tener sus luces y sombras. Se inicia sin acuerdo en Grecia con reunión del Eurogrupo y con la festividad en EE.UU. Esto normalmente es una pauta positiva para la sesión europea, pero sólo es estadística y siempre se está para romperla. El dólar sigue en rango con la zona de resistencia en los 1,1500, y el soporte más inmediato en los 1,1300. El crudo parece que estabiliza su rebote, pero aún sin confirmar tampoco giro de fondo. Y los bonos "seguros" siguen en su banda de bajas rentabilidades históricas.

Técnicamente, leve mejora de las probabilidades de salida al alza del lateral, pero aún sin confirmar ni dar consistencia. Ajustamos algunos niveles pero los objetivos de fondo y de grandes movimientos con sus referencias se mantienen.

El dólar está por ver si está dibujando un patrón de continuación triangular o deja abierta la opción de formar un suelo más consistente entre los 1,1300-1,1000. La clave está en la superación de los 1,1500, si no lo logra, queda debilitada la zona de soporte y la pérdida de los 1,1000 abriría la carrera a buscar la zona de los 1,0800 primero y después los 1,0500 con el objetivo mayor en la paridad. Si logra superar de forma consistente los 1,1500, las resistencias en el corto plazo de los 1,1670 y 1,1860 son las claves para pasar de rebote técnico a impulso y validar un suelo que no se confirmaría hasta superar los 1,2100. Por ahora, este escenario es el de menor probabilidad asignada.

El SP500 nos cierra la semana con nuevos máximos históricos, testimoniales, pero superando los de diciembre  y dejando en el punto de mira ya los 2.100 puntos. El tecnológico Nasdaq también marcó nuevos máximos anuales y superó los del pasado ejercicio y, por poco, el Dow Jones no se subió a la fiesta. Ahora falta confirmar la superación de esta zona de anterior resistencia para volver a presentar opciones de impulso. El sesgo es positivo y el fondo se mantendría igual, a pesar de las rebajas en las previsiones de los resultados empresariales futuros. Cerraba la sesión con un avance del 0,41% en los 2.096,99 puntos, el festivo de hoy nos emplaza ya a mañana con más noticias de Grecia sobre la mesa, para ver la consistencia de estos nuevos máximos históricos.

Superada la zona de resistencia de los 2.070-2.080 puntos quedan la referencia de los 2.100 puntos como resistencia, que casi se ha tocado. Después ya quedan las extensiones y proyecciones a los 2.115-2.125 puntos, como siguiente referencia y ya en subida libre hasta los 2.150-2.160, por donde se proyectan antiguas directrices de techos de canales anteriores.

Ajustamos como primer soporte débil el nivel de los 2.060 puntos. Y seguimos con la zona de soporte en los 2.020-2.000 puntos, reforzándose con la extensión a la zona baja de los 1.980-1.970 puntos del rango lateral que intenta superar. Cuenta con el apoyo de la media móvil de 200 sesiones, ahora ya sobre los 1.983,97 puntos, con una clara pendiente positiva. Después está la zona de los 1.950 puntos y los 1.900 puntos, y ya por debajo los mínimos, tocados de los 1.820 puntos que nos situarían con el sesgo negativo dentro de un escenario lateral a medio plazo. Con zona de soporte intermedia en los 1.750 puntos el nivel clave está en la base de este lateral en los 1.650-1.600 puntos, que son los que nos marcan la entrada en fase de corrección. Por el momento sigue presentando la menor probabilidad de ocurrencia este escenario negativo.

Publicidad
Publicidad

El Ibex35 se apuntó a la fiesta en el cierre semanal y se apuntó avances significativos por segundo día consecutivo, llegando a tocar en los máximos los 10.800 puntos, que se quedaron sin superar y sólo rompía la zona de los 10.725 puntos al cierre, por encima de la directriz de resistencia bajista de sus últimos máximos decreciente. Grecia sigue como la clave para superar con éxito los 10.750 puntos y apuntarse a un nuevo impulso, que ha de contar con el apoyo del sector bancario. Acabó la sesión con un avance del 1,68%, para cerrar en los 10.739,50 puntos. De momento es una situación de ruptura al alza del patrón triangular, que se ha de confirmar para que no sea en falso, pero el aviso direccional está ahí.

Seguimos con la primera resistencia en el nivel de los 10.750-10.800 puntos consolidando la superación de los 10.500 puntos y colocándose por encima de la media móvil de 200 sesiones sobre los 10.550 puntos con pendiente plana. Por encima para pensar en un impulso más que un rebote toca cerrar el hueco pendiente, ya en los 10.805 puntos, dejando ya atrás la directriz secundaría correctiva, que se proyecta desde los máximos. Y luego los 10.900-11.000 puntos, como resistencia importantes a superar para tener opciones a un nuevo tramo de avance. Si se extiende el avance hasta los 11.250 puntos, recuperamos el escenario de avance, superando los máximos del pasado ejercicio con extensión hasta los 11.500 puntos. El siguiente objetivo queda situado en los 11.800-12.000 puntos y estaría en condiciones de cumplir el objetivo del patrón de vuelta mayor que sigue vigente y que acaba su proyección entre los 12.000-12.500 puntos.

Publicidad

Ajustamos un primer nivel de soporte sobre los 10.500 puntos, pero mantenemos la zona de soporte débil en los 10.350-10.200 puntos, y después ya los 10.000 puntos quedan como pivote del lateral. Después ya las referencias claves en los 9.800-9.600 puntos, que si se pierden con cierre semanal abren la entrada en un escenario lateral, con sesgo correctivo hasta la zona de los 9.200 puntos. Por debajo, presiones correctivas sí que amenazarían la entrada en fase de retroceso a medio plazo, que se vería confirmada con la pérdida de los 9.000-8.800 puntos. 

Pero, por ahora, seguimos con bajas probabilidades para este escenario de corrección que acabaría por activarse con anulación del patrón de vuelta mayor, con la pérdida de los 7.500 puntos. Si se logran superar de forma consistente los 10.750 puntos con cierres semanales, el escenario más probable vuelve a decantarse por los avances con la salida del lateral, que hasta ahora aún predomina como movimiento y del que hay que buscar el escape para tener mayor direccionalidad.

En portada

Noticias de