Draghi no cumplió las expectativas y ha enfriado a los mercados

Draghi dos meses hablando, haciendo gala de su habitual hipnotismo sobre los mercados pero que al final a la espera[…]

Draghi dos meses hablando, haciendo gala de su habitual hipnotismo sobre los mercados pero que al final a la espera del gesto, que no cumplió con lo esperado acabó con un fuerte varapalo. Y no sólo para las bolsas sino también para los bonos y con un damnificado más inesperado, por la magnitud, en el dólar. La simple subida de la tasa de depósito en 10 puntos básicos y la extensión temporal del QE hasta marzo de 2017 no basto para contentar las expectativas que se habían depositado. Se esperaba una subida del importe de compras mensuales y más agresividad en la tasa de depósito. La interpretación así pues no fue buena y con un episodio de gran volatilidad, que en el caso de las divisas no se vivía desde 2008, las bolsas europeas sufrían importantes correcciones, a las que se sumaron en menor medida en Wall Street. Todo ello acompañando con una fuerte apreciación del euro, que parece no tomarse en serio las palabras del día anterior de Yellen telegrafiando la subida de tipos para dentro de dos semanas. Y además con una subida muy importante de las rentabilidades de los bonos. Así que en la sesión de ayer apenas se salvaron las materias primas del varapalo. En así han seguido con el tono de debilidad para ajustar a los movimientos de ayer, y en Europa las aperturas de los futuros son levemente al alza desde los mínimos que se vieron después de los cierres de contado que siguen ajustando levemente las correcciones. Y el dólar también en la apertura europea recupera tímidamente posiciones. Para hoy el remate del cierre semanal van a ser claves los niveles en los que se produzca pues ha vuelto a quedar claro que las resistencias no se han superado y se han puesto a prueba de nuevo zonas de soporte que son relevantes en algunos casos. Y para amenizar la sesión el dato del empleo americano.

Viernes de resaca y que apunta a la debilidad estacional habitual de los primeros días de diciembre antes de encara el factor positivo del manido rally de navidad. Datos de empleo en USA, reunión de la OPEP con el precio del crudo de fondo y nueva comparecencia de Draghi en el Economic Club de Nueva York, eso sí con Europa cerrada como focos de tensión para ver el cierre.

Técnicamente tocará ver como se portan los soportes ahora, ya que en determinado niveles si ceden pueden aceleran más pautas de corrección. pero si aguantan y se valida el rebote seguirá mostrándose su reticencia las ventas aunque le falte la fortaleza para superar las zonas de resistencias.

El dólar tuvo su comportamiento más volátil de los últimos años frente al euro. Con movimientos que no se veían desde 2008. El rango fue espectacular. De marcar unos mínimos en la mañana cerca de los 1,0515 a buscar unos máximos en los 1,0980. Se freno el avance en la zona de resistencia comprendida entre los 1,0950 y el pivote de los 1,1000. Y la calve para ver si puede haber continuidad es esta depreciación es si logra mantenerse de forma consistente por encima de los 1,0800 que vuelve a quedar como primera referencia de soporte. SI pierde esta referencia los 1,0700-1,0650 es el siguiente nivel antes de los mínimos en los 1,0500. Queda Yellen telegrafiando la subida de tipos pero de forma modera para ver si se rompen estos niveles que aún abren la opción a que pueda verse la paridad.

Si rompe los 1,1000 se daría continuidad a los avances buscando el objetivo siguiente en la zona de los 1,1100-1,1200. Por encima se recupera el canal de avances que podría poner en jaque el nivel de los 1,1500.

Lo normal sería que corrigiera una parte de la sobrerreacción, la situación real por el momento sigue no ha variado sólo las expectativas y estas pueden volver a ajustarse.

El Dow Jones no se libró del contagio de las correcciones que se iniciaban en Europa tras las decisiones del BCE y el discurso de Draghi y por segunda sesión consecutiva cerraba en negativo. en su caso perdía la primera referencia de soporte significativa de corto plazo que actuaba como pivote y que está muy lateral: la media móvil de 200 sesiones sobre los 17.580 puntos. Este nivel ya fue perdido en la anterior corrección de noviembre ante la imposibilidad de superar la zona de los 18.000 puntos. Ahora ha vuelto a suceder con unos máximos un poco por debajo sobre los 17.800 puntos y por tanto deja opción a un patrón secundario de sobre techo que tiene su línea clavicular sobre los 17.200 puntos. Este nivel junto con la extensión hasta los 17.000-16.900 puntos es el importante a no perder para no complicar el panorama técnico más inmediato.
Cerrar de forma semanal por debajo de esta zona implica entrar en el rango de consolidación de la corrección. El siguiente soporte estaría sobre los 16.500 puntos y a partir de ahí el sesgo sería negativo con el objetivo en la zona de los 16.000 puntos y los mínimos anuales en torno a los 15.500 puntos que son los que nos marcan la entrada en un escenario de corrección. Por ahora a este escenario le seguimos otorgando la menor probabilidad de ocurrencia, pero para poderlo anular se deberían marca nuevos máximos anuales e históricos en este caso.

Publicidad
Publicidad

Si no pierde este primer nivel de soporte importante, las opciones de intentar rebotar y volver a intentar un salto a la zona de los 18.000 puntos se mantienen. Y la superación con intención de este nivel colocaría en siguiente objetivo en la zona de máximos anuales sobre los 18.350 puntos con la extensión hasta los 187.500 puntos para darla por superada. Veremos cómo se toma la decisión de Yellen y más a corto plazo en el cierre semanal de hoy los datos de empleo y la evolución del crudo tras la reunión de la OPEP. La estacionalidad y la opción de que se produzca el rally de navidad tras el típico inicio de diciembre débil donde se cuestiona el mismo debería jugar a favor.

El Ibex35 se ha colocado tras la actuación del BCE y el discurso de Draghi en una situación de máxima debilidad. Está amenazando al zona de soporte clave entre los 10.000-9.900 puntos que de perderse nos deja confirmado un patrón de hombro-cabeza-hombro menor pero cuyas implicaciones nos llevan a buscar la zona de mínimos anuales con el riesgo mayor que ello implicaría a medio plazo. Cierres por debajo del siguiente soporte no dejan con los mínimos por encima de los 9.250 puntos como referencia que nos sitúa ante un posible cambio de escenario. Se configuraría un patrón de vuelta mayor de hombro-cabeza-hombro, algo asimétrico, lo que nos habitual, y con la pérdida de la zona de los 9.000-8.800 puntos de forma consistente quedaría confirmado para buscar un objetivo teórico en la zona de los 7.500 puntos. tendría soporte intermedio en los 8.500 puntos y 8.000 puntos. No podemos descartar este escenario que tiene en este momento probabilidad suficiente asignada par tenerlo en cuenta, y que se añadiría presión si no logra aguantar el soporte que está atacando en la sesión de hoy.

Publicidad

Para anular este patrón sólo cabe la opción de superar primero la resistencia de los 10.600 puntos y por ahora de forma inmediata, salvo que los datos de empleo cambien radicalmente el panorama, no tenemos patrón que apunte a esta posibilidad. Después de estos niveles aún tocaría superar los 11.250 puntos superado de forma consistente para acabar con el peligro de la formación mayor que seguiría vigente. Y por el momento con la pauta electoral negativa que se cierne antes de cerrar el ejercicio parece poco probable que ello pueda suceder. Pero sigue teniendo la probabilidad como escenario de avances a medio plazo ya que por encima de este nivel ya quedaría el rango entre los 11.650 puntos y los máximos anuales para apuntar al objetivo de los 12.500 puntos que seguimos manteniendo en tanto no se pierdan los mínimos de este año. Todo ello evidentemente con un plazo temporal superior ya mirando al próximo ejercicio.

En portada

Noticias de