Cierres semanales que quiebran la intranquilidad en las bolsas

Octubre sigue haciendo gala de su "mal fario" para la renta variable. La semana cerrada ha sido de las peores y nos deja una situación técnica ya muy delicada.

Octubre sigue haciendo gala de su "mal fario" para la renta variable. La semana cerrada ha sido de las peores y nos deja una situación técnica ya muy delicada, que puede acabar de rematarse esta semana, que es propicia para los cracs y todavía quedará la siguiente con esta situación estacional favorable a las correcciones. Se ponen a prueba niveles importantes de forma simultánea en varios índices, y si se produce un efecto contagio pueden darse las condiciones para una corrección profunda y brusca, y probablemente de poca duración hasta el suelo de la misma y, seguidamente, una más lenta consolidación en su digestión antes de pasar a nuevos avances. Pero si logran aguantarse niveles, lo más probable es que los cierres de ejercicio estén por encima o más próximos a los máximos anuales, que no en las zonas de soporte que no se hayan perforado. Veremos que nos depara la semana, que se inicia con jornada festiva de EE.UU., aunque las bolsa se encuentren abiertas. Ello quiere decir que nos quedamos sin referencias macroeconómicas con las que acabar de tener el movimiento de la sesión.

Se ha abierto con "gaps" (huecos) a la baja, y aunque los lunes también suele ser la pauta más difícil de cerrar, por la sobreventa acumulada se ha facilitado que puedan cerrarse de entrada. Pero veremos la situación al cierre final que es el que decide si se han cerrado de forma efectiva o sólo se han cubierto. Que se produzca esta situación dará margen a la opción del rebote. Pero este puede quedar en "pull-back" a niveles de soporte perdidos, y si no se recuperan de forma consistente y se abre la opción a un nuevo impulso. Si no puede ocurrir como al dólar, desde mínimos fuerte rebote, pero frenado en la primera resistencia significativa y otra vez con opciones de caer (apreciarse) a probar los mínimos.

El dólar, tras atacar la zona de los 1,2450-1,2800, que era la primera resistencia para validar cualquier rebote, a vuelto a retroceder (apreciándose) para buscar la zona de los 1,2600. Esta referencia puede ser ahora la pivote como primer soporte. Si cede de nuevo, volveremos a ver los 1,2500 y abrir las opciones de mayores apreciaciones hasta la zona de los 1,2400. Las resistencias no cambian tras este nivel, atacado de los 1,2750-1,2800 la zona clave para detectar un posible indicio de giro y vuelta a un impulso mayor está en el nivel de los 1,300.

El SP500 confirmó el patrón de agotamiento de la jornada de jueves, con una sesión de nuevo con muchísimo volumen, y que acabó cerrando en los mínimos del día, justo en el apoyo de la media móvil de 200 sesiones, pero perforando algunas directrices. Quedó también por debajo del cierre de agosto, pero aún sin perforar los mínimos intradiarios alcanzados por muy poco. Si hoy abre con hueco, a pesar de al recuperación europea, podría darse el caso de perderlo. Aunque, de momento, apunta a posible rebote justo en la media móvil de 200 sesiones. Aún no se alcanzan lecturas extremas de sobreventa con que las posibilidades de seguir con la corrección siguen abiertas y, por tanto, formar un patrón de vuelta, en principio secundario, pero que puede tener como objetivo la zona de los 1.800 puntos. Cerró la sesión anotándose un recorte del 1,15%, para acabar en los 1.906,13 puntos.

Cualquier rebote tiene ahora la primera resistencia para validarse en el nivel de los 1.950-1.970 puntos, superándolos de forma consistente y también con volumen. Después ya encaramos la zona de los 2.000 puntos y su extensión hasta los 2.010, como zonas clave a superar, para mantener la ortodoxia del escenario alcista a medio plazo. De momento, el nivel redondo de los 2.000 puntos deja su impronta de poca facilidad de superación, y no acabar el ejercicio por encima de él sería una nota de debilidad. Cómo posibles proyecciones de objetivo, las siguientes referencias que se manejan están en la zona de los 2.020 puntos, y después los 2.050 puntos, antes de buscar otras proyecciones de canales y directrices que queda entre el rango de los 2.070-2.100 puntos.

Por el momento, la directriz de avance cedida no se ha recuperado y se ha ido directo a los mínimos de agosto sobre los 1.905-1.900 puntos, como siguiente referencia. Si pierde estos niveles volverían las dudas sobre la fortaleza de la tendencia, ya que ahora está en estos niveles la proyección de la media móvil de 200 sesiones, en los 1.905 puntos. Ya por debajo los 1.850 puntos y los 1.800, como zonas para marcar posibles entradas en lateral, a medio plazo, que se confirmarían con la pérdida de los mínimos anuales, en torno a los 1.750 puntos. El sesgo negativo para el lateral, con la búsqueda de los 1.650-1.600 puntos que nos marcaría la entrada en fase de corrección que, por el momento, sigue presentando la menor probabilidad de ocurrencia, pero que de perder el nivel de los 1.850 puntos, comienzan a incrementarse estas probabilidades en detrimento de volver al escenario alcista a medio plazo.

Publicidad
Publicidad

El Ibex35 cerraba la semana casi en mínimos de la sesión, y por debajo de la media móvil de 200 sesiones de una forma consistente, por debajo de los 10.200 puntos, y apuntando a la apertura de hoy al objetivo de los mínimos de agosto que, por el momento, no se han alcanzado al mantenerse por encima de los 10.000 puntos. El hueco dejado ha podido cerrase por el momento y si consigue cerrar en la zona de altos, aún podría dejar en la jornada de hoy un patrón de envolvente, que podría marcar el final de la corrección, si logra confirmarlo al cierre y en la sesión de mañana. Y también se producen pautas similares en el resto de selectivos. Aún es pronto para ello. El volumen fue importante y se ha colocado ya de forma muy clara en la zona de lecturas de sobreventa, en los osciladores de corto plazo, pero sin indicios de giro al alza, que podrían darse en la sesión de hoy. Acabó la sesión con un retroceso del 1,20%, para cerrar en los 10.150,50 puntos. El riego de complicaciones técnicas a corto plazo aún es muy elevado por la debilidad mostrada a niel global.

Para validar el intento de rebote ajustamos la primera resistencia en los 10.300 puntos, soporte perdido, y después los 10.550 puntos, para buscar cerrar el hueco entre los 10.610-10.630 puntos. La siguiente resistencia para pasar ya a modo impulso está en los 10.800-10.900 puntos. Y sigue pendiente la superación consistente del primer objetivo de resistencia de los 11.000-11.100 puntos, para atacar con éxito la siguiente referencia la zona de los 11.250 puntos y los máximos anuales. Si supera esta zona, aún estaría en condiciones de cumplir el objetivo del patrón de vuelta mayor, que sigue vigente y que acaba su proyección entre lo 12.000-12.500 puntos. Si no, cabe la posibilidad de aparición de un posible doble techo mayor, que provocaría un cambio de ajustes de las probabilidades de los escenarios, pero en tanto ello no ocurra, mantenemos, de momento, como escenario aún vigente a medio plazo, con mayor probabilidad la continuidad de los avances.

Mantenemos como primer soporte ahora la referencia de los 10.100-10.000 puntos. Y a corto plazo se ha de recuperar la referencia de apoyo de la media móvil de 200 sesiones, sobre los 10.485 puntos y la proyección de la actual directriz de avance, que se ha ajustado y se sitúa por encima de los 10.400 puntos. De confirmarse en cierre semanal la pérdida de estas referencias como ha sucedido, el nivel clave de los 10.000-9.900 puntos marcaría un nuevo mínimo decreciente de perderse, y supone la entrada en un escenario lateral, con sesgo correctivo, hasta la zona de los 9.200 puntos. Por debajo presiones correctivas sí que amenazarían la entrada en fase de retroceso, a medio plazo, que se vería confirmada con la pérdida de los 8.000 puntos. Pero, por ahora, seguimos otorgando muy bajas probabilidades a este escenario y sólo comenzarían a valorarse de forma más seria si ceden los 10.000 puntos.

Publicidad
En portada

Noticias de