La fiscalidad de los planes de pensiones entra en el debate electoral

En plena batalla electoral por el futuro de las pensiones públicas, los partidos políticos empiezan a introducir en sus propuestas los cambios fiscales que pueden afectar al instrumento de ahorro más utilizado para complementar la jubilación.

Es una de las patas del intenso debate sobre el futuro de las pensiones: la necesidad del ahorro privado para complementar la pensión pública. Es evidente, a tenor de las cifras, que es un ahorro necesario, aunque hasta ahora haya sido frustrante para muchos. Por eso, los partidos políticos no pueden pasar de puntillas sobre este asunto como han hecho en los últimos comicios. En este número, en el que hemos desgranado las propuestas económicas de los principales partidos políticos, preguntamos a sus representantes en esta materia por su posición con respecto al ahorro privado para complementar la jubilación y la fiscalidad del instrumento más utilizado para este fin, los planes de pensiones. 

Ningún partido ha escondido sus cartas, aunque es verdad que el PSOE es el único que todavía tiene dudas en algunos aspectos. El Partido Popular ha dado un salto con respecto a otras elecciones y se muestra partidario de crear un ambicioso «blindaje fiscal» del ahorro para la jubilación que extenderá los beneficios fiscales de los planes de pensiones a la vivienda habitual y a los planes de ahorro. Su responsable económico, Daniel Lacalle, aboga también por resolver una histórica reivindicación, la de reducir el impacto fiscal a la hora de rescatar el plan de pensiones. El ahorro, en general, está en el eje de las propuestas de Lacalle: «Debe incentivarse con una fiscalidad baja y atractiva como en los países líderes, porque es el resultado de haber guardado algo tras años de pagar impuestos», ha declarado a esta revista. 

Ciudadanos, por su parte, tiene claro que de entrada mantendría las deducciones fiscales de las aportaciones a los planes de pensiones y no descarta, incluso, incrementarlas. El PSOE ve interesante incentivar el ahorro, pero considera imprescindible analizar qué tipo de rentas podrían verse beneficiadas por estas bonificaciones. Por último, Podemos eliminaría todos los beneficios fiscales que conlleva la inversión en planes de pensiones.
Al margen de las lógicas discrepancias que presentan las propuestas de los diferentes partidos políticos, la buena noticia es que el ahorro vuelve a incorporarse al debate electoral. En este número de INVERSIÓN hemos dado el pistoletazo de salida.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.