El S&P 500 evita un mercado bajista durante la siesta

El S&P 500 evitó este viernes la caída por debajo del 20 por ciento en lo que va de año gracias a una tímida mejora que comenzó tras la hora de la comida

El S&P 500 cerró la jornada del viernes con una mejora del 0,01 por ciento que le dejó en 3.901 puntos, animado por un rebote de última hora que revitalizó la cotización del índice bursátil, después de que este tocara los 3.811 puntos a las 13.30 horas.

En ese fatídico momento vivido a la hora de la comida, el S&P 500 acababa de entrar en un mercado bajista que apuntaba a un cierre un 20 por ciento por debajo de su último récord.

Publicidad

Las horas que en España se atribuyen normalmente al rito sagrado de la siesta, sin embargo, sirvieron para que el indicador recobrara algo de fuerza, protagonizando esta mejora que le permitió cerrar el día en verde, y situar su descenso desde inicios del año en tan solo el 18,7 por ciento.

El S&P 500, por tanto, evitó por los pelos clausurar su semana registrando la cifra que habitualmente se marca para oficializar la instauración de un mercado bajista.

Y de acuerdo a los datos proporcionados por Bloomberg, esta experiencia cercana a la muerte bursátil puede marcar el inicio de una recuperación del mercado.

S&P 500 (SP)S&P 500 (SP)

116,013,06 %
3.911,74

En 1998, 2011 y 2018, el índice de referencia del parqué norteamericano se deslizó o bien por debajo del nivel del 20 por ciento, o muy cerca de él, en una base intradía, antes de revertirse y nunca volver por esos márgenes bajistas.

Publicidad

"Todos los suelos, a corto o largo plazo, están formados por inversores a corto plazo, y cuando el S&P cae alrededor del 20 por ciento, estos operadores tienden a volver a animarse", explicaba Matt Maley, estratega jefe de mercado de Miller Tabak + Co.

Publicidad

La permanencia del indicador es importante para el mercado a nivel psicológico, pero es que, además, pueden marcar el inicio de una recuperación significativa, de acuerdo a los datos recogidos por Bloomberg.

La caída del 19,4 por ciento vivida del 29 de abril al 3 de octubre de 2011, por ejemplo, dio paso a tres días de ganancias superiores al 1,5 por ciento, y continuó con su mejor mes en 20 años.

La recuperación, asimismo, allanó el camino para el mercado alcista más largo jamás registrado, el que terminó con la caída provocada por el Covid-19.

Una cosa muy parecida ocurrió también en 1998, año en que el índice de referencia sufrió una caída superior al 19 por ciento, tocando fondo el 8 de octubre, antes de que un repunte del 2,6 por ciento lo salvara de su depresión. Desde el inicio de octubre hasta finales de enero del año siguiente, el indicador subió casi un 25 por ciento.

Publicidad

La historia, por tanto, ofrece señales a las que agarrarse para creer en una recuperación del mercado. Una que pudo empezar con un rebote registrado durante la siesta del viernes que, de momento, evitó la debacle del S&P 500.

En portada
Publicidad
Noticias de