Rusia garantiza la estabilidad del rublo pese a su continua depreciación

El asesor del Kremlin para asuntos financieros, Andréi Beloúsov, garantizó la estabilidad de la moneda rusa, el rublo, pese a la continua depreciación de las últimas semanas debido a las sanciones occidentales.

"La situación está absolutamente bajo control. El Gobierno y el Banco Central han gestionado bastante bien la situación. Esto no preocupa lo más mínimo", dijo Beloúsov a la prensa.

Beloúsov y el ministro de Finanzas, Antón Siluánov, se reunieron hoy con los inversores para calmar sus ánimos después de que el rublo alcanzara ayer los 69 rublos por dólares, el mínimo desde abril de 2016.

Al respecto, el asesor presidencial destacó que las compañías rusas se mostraron dispuestas a invertir en proyectos de infraestructuras aprovechando las nuevas preferencias gubernamentales.

Y estimó en unos 200.000-300.000 millones de rublos (unos 4.000 millones de dólares) el dinero que el Estado espera a atraer en inversión privada para proyectos estratégicos.

Mientras, Siluánov insistió en que el Gobierno ni se propone ni fortalecer ni debilitar el rublo, aunque la depreciación de la moneda haya incrementado los ingresos de varios sectores exportadores de materias primas.

"El Gobierno ni debilita ni fortalece el rublo, el Gobierno conduce una política dirigida a garantizar la estabilidad del rublo independientemente de la coyuntura exterior", comentó.

Subrayó que el valor del rublo depende de otros factores como los flujos de divisas y los precios de los principales productos de exportación.

En cuanto a las inversiones, el ministro aseguró que el Ejecutivo no tiene planes de elevar los impuestos.

El rublo, que nunca llegó a recuperarse de la histórica cotización de finales de 2014, no ha dejado de caer desde el comienzo de este verano debido a las sanciones occidentales y al desplome de la lira turca, aunque hoy subió un 1,08 %.

Los expertos apuntan que la moneda rusa no sólo nunca recuperará los niveles de 2014 -unos 30 rublos por dólar-, sino que, si las sanciones occidentales siguen presionando a la economía rusa, la moneda podría rozar en los próximos meses nuevos mínimos históricos.

Esta semana, el Ministerio de Economía adelantaba que revisará a la baja sus previsiones de crecimiento hasta el 1,8 %, lo que pone cuesta arriba el objetivo marcado por el Kremlin de crecer por encima de la media mundial.

La nueva tanda de sanciones estadounidenses contra Moscú se ha adoptado en represalia por el envenenamiento del exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia en territorio británico.

Además, la Casa Blanca ha dado tres meses a Rusia para permitir una inspección de la ONU en su territorio y garantizar que no volverá a emplear armamento químico.

En caso de que Rusia no cumpla con estas exigencias, EEUU amenaza con adoptar otra tanda de sanciones mucho más severas y muy dañinas para la economía, tales como la prohibición total de exportaciones e importaciones, la restricción de las relaciones diplomáticas y la prohibición de volar a EEUU a la compañía aérea rusa Aeroflot.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.