Los bajistas elevan su presión sobre Bankia y BBVA

Carlos-Torres-Vila-Glomo-bbva-min-1024x683

Las posiciones cortas se han elevado en Bankia y BBVA, mientras que se han reducido en Banco Santander y se han mantenido sin cambios en el resto de la gran banca, según consta en los registros oficiales de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Concretamente, los bajistas han aumentado su presión en el banco presidido por José Ignacio Goirigolzarri hasta el 4,65% desde el 4,34% de la última notificación.

Bankia, del que el Estado ostenta una participación de más del 60%, es el banco que cuenta con mayor representación en su capital de este tipo de inversores considerados oportunistas. No obstante, aunque han elevado la presión, aún se sitúan por debajo del máximo histórico del 5,5% registrado el pasado mes de octubre.

En concreto, las posiciones cortas sobre la entidad nacionalizada están distribuidas principalmente entre AQR Capital Management, que posee un 1,09%, BlackRock (0,6%), Marsall Wace (0,6%) u Samlyn Capital (0,51%).

Esto coincide con el anuncio del Gobierno de ampliar el plazo para privatizar Bankia en dos años adicionales, hasta finales de 2021. El plazo límite para que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) se desprenda de la participación del 61,4% que ostenta estaba fijado en diciembre de 2019.

La finalidad del Ejecutivo con esta ampliación es favorecer la utilización más eficiente de los recursos públicos maximizando la recuperación de ayudas, al considerar que la ampliación del plazo para ejecutar su estrategia de desinversión le ofrece más flexibilidad para encontrar las condiciones propicias en los mercados de capitales.

Los bajistas también han elevado su presión sobre BBVA, entidad en la que estos inversores han pasado de ostentar un 0,51% notificado hace apenas dos semanas, al 0,71% actual, máximos del pasado mes de septiembre.

Al contrario, las posiciones cortas han disminuido en Banco Sabadell, que han pasado del 1,97% al 1,78%, mientras que se han mantenido constantes e el resto de entidades: Santander (0,21%), Bankinter (0,5%) y CaixaBank (0,2%).

La toma de posiciones cortas es una operativa bursátil que utilizan los inversores cuando prevén que el mercado va a bajar o está sujeto a mucha volatilidad. En líneas generales, consiste en pedir prestadas acciones de una entidad a cambio de un alquiler con la intención de venderlas y posteriormente recomprarlas más baratas.

El supervisor de los mercados españoles decidió en 2010 que, de manera quincenal, se debía comunicar al público un indicador de posiciones cortas agregadas completo y anonimizado que incluía las posiciones cortas iguales o superiores al 0,2%.

No obstante, casi una década después ha considerado que esta metodología provoca distorsiones conceptuales y de imagen en la comparativa de los datos de posiciones cortas sobre empresas españolas y sobre el resto de compañías de la UE.

De esta forma, a partir del 1 de enero de 2019 la CNMV mantendrá la publicación estandarizada que fija el reglamento europeo de 2012 sobre ventas en corto, que establece que las posiciones cortas deben comunicarse al supervisor cuando superen el 0,2% del capital en acciones emitido, pero que solo se publiquen cuando alcancen el umbral del 0,5%.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.