Los ajustes pueden seguir mientras no se superen resistencias

 Los ajustes pueden no haber finalizado a pesar del rebote, ya que por ahora sólo es un rebote. Para validar las opciones de continuidad con los escenarios de avance a medio plazo se han de superar las resistencias.

La tensión se hizo palpable la semana pasada en los mercados de forma generalizada. Prácticamente ninguna clase/categoría de activo financiero se libraba de recibir correcciones. Sólo la liquidez valorada en la propia divisa, el resto tomaron pérdidas y por primera vez de forma significativa en el mercado de bonos. El desajuste en la rentabilidades negativas se ha corregido algo, pero desencadenó unas ventas que acabaron con contagio a todos los activos. La depreciación del dólar frente al euro, la subida del crudo y leves apuntes de inflación, unidos a la crisis Griega que sigue amenazando y a unos datos macroeconómicos que no terminan de despegar, generan este clima. Pero las correcciones por ahora han ido sólo a buscar niveles de soporte que han aguantado los primeros envites. La semana se saldaba con rebotes en estos primeros niveles importantes, que cabe destacar que aunque se perdieran aún quedan referencia y margen para no deterioraría el fondo alcista que sigue predominando como escenario para la renta variable. Los ajustes pueden no haber finalizado a pesar del rebote, ya que por ahora sólo es un rebote. Para validar las opciones de continuidad con los escenarios de avance a medio plazo se han de superar las resistencias. Estas son la clave para la continuidad y valorar la mayor o menor fortaleza de fondo. El problema que puede tener Europa es que la subida del primer trimestre ha sido muy importante y puede requerir una buena consolidación que consuma tanto precio como tiempo. Si en precio ya se pudiera haber producido una buena parte, en tiempo aún puede durar el proceso de consolidación, parecido por ejemplo al que están teniendo las plazas americanas que aunque han realizado nuevos máximos históricos puntales prácticamente llevan todo el ejercicio consumiendo tiempo de consolidación.

El dólar se ha frenado en el rango de resistencia extendido que presenta hasta los 1,1250, que a pesar de ser atacado no ha sido superado y mientras puede hacer retesteos a la zona de resistencia anterior superada que presenta sobre los 1,1100-1,1050. Por lo demás no se modifica nuestro análisis anterior en cuanto a situación y niveles respecto a la evolución del billete verde frente al euro. 

La superación del dólar del nivel de los 1,1100 marca el nuevo rango al quedar confirmado el patrón de doble mínimos con el que se apoyo en la zona de soporte de los 1,0500. Este patrón deja el objetivo abierto hasta la zona de los 1,1500-1,1600. Alcanzar estas zonas de resistencia aún no sería válido para suponer un cambio de tendencia que proyecta su zona de directriz bajista y techo de su canal actual en el rango comprendido entre los 1,1800-1,2000. Si se superan estas referencias sí que estaríamos ante un cambio de escenario. Pero a priori los efectos de una subida de tipos en EE.UU. que de hecho en los plazos largos ya está teniendo lugar en términos reales, debería volver a reforzar al dólar. Para entrar de nuevo dentro del sesgo negativo en el nuevo rango lateral debería perder los 1,1000 y ello abriría posibilidades de nuevo a buscar la zona de soportes de mínimos sobre los 1,0500. El escenario de buscar de la paridad y continuar con el fortalecimiento de la divisa sólo sigue si cede de forma consistente esta referencia que ha sido una zona confluyente de soporte de proyección de canal y nivel horizontal importante.

El Dow Jones volvió a superar en el cierre semanal de forma significativa el nivel de los 18.000 puntos superando la zona de techo del canal lateral en donde está consolidando el movimiento. Para confirmar el escape al alza ha de marcar nuevos máximos históricos de forma consistente por encima de los 18.250 puntos. Como referencias más próximas de soporte superando la propia base del canal tenemos ya la media móvil de 200 sesiones sobre los 17.472 puntos si falla de nuevo en superar esta zona de techos. El cierre fue con un avance del 1,49% para acabar en los 18.191,11 puntos.

Mantenemos como primer soporte débil la zona de los 17.800-17.700 puntos que se aguantaron otra vez en los mínimos semanales. Perder los 17.700 puntos supone retomar el sesgo negativo en el rango lateral menor. Mantenemos ajustada la zona de soporte al nivel correspondiente a los máximos de julio sobre los 17.150 puntos extendido hasta los 17.000 puntos por debajo de los mínimos de diciembre, contando con el apoyo por encima de la media móvil de 200 sesiones en los 17.472 puntos que actúa como zona rebote en los mínimos anteriores pudiéndose repetir este escenario que seguiría dejando serie creciente de mínimos y máximos relativos en esta fase de consolidación. Después ya los 17.000-16.800 puntos. Si se pierde se activa de nuevo la amenaza de quedarnos en escenario lateral mayor cuya base está en la zona de los 16.000 puntos. Y no sería hasta que se perdieran los 15.800 puntos que no entraríamos en una fase correctiva de mayor duración y amplitud. Pero por ahora las probabilidades asignadas a este escenario desde la perspectiva técnica son bajas pero se incrementarán si se produce la pérdida de los 16.800 puntos.

La resistencia importante de los 18.000 queda superada de nuevo pero ahora con el siguiente nivel extendido hasta 18.300 puntos es la clave para dar continuidad a cualquier movimiento de avance a buscar objetivos mayores que se podrían proyectar doblando la amplitud de este canal a superar. Y si es superado el objetivo nos llevaría a proyecciones sobre los 19.000 puntos con una parada previa en los 18.400-18.500 puntos que nos queda como siguiente referencia.

El Ibex35 resolvió de forma positiva en el cierre semanal el jaque la zona de los 11.000 puntos yendo a buscar para la jornada de hoy las zonas de resistencia primeras del rango del techo del canal con el que validar un simple rebote. La extensión a una posible corrección se mantiene en si cedieran los 10.800 puntos y cierres semanales por debajo de este nivel sí que nos colocan de nuevo dentro de un escenario lateral más amplio aún pendientes esta semana del tema griego. La clave en el corto plazo estará en validar el intento de rebote superando la zona de los 11.500-11.600 puntos clave para intentar un nuevo impulso hasta el siguiente objetivo en los 12.000 puntos. Si se falla en esta segunda zona de resistencia seguiremos con opciones de mantener el sesgo correctivo de entra de nuevo en el escenario lateral. Acabó la sesión con un avance del 2,19% para cerrar en los 11.424,70 puntos, en una de las mejores sesiones de lo que se lleva de ejercicio en cuanto a avances se refiere y dejando un pequeño hueco que refuerza los soportes.

Publicidad
Publicidad

Para validar el cualquier rebote la zona de resistencia más inmediata está en los 11.500-11.600 puntos para dar continuidad a las opciones impulsiva ya anular el tramo correctivo para buscar el siguiente objetivo que marcamos de los 11.800-12.000 puntos. Saldría con ello del canal de corrección actual y quedaría en condiciones de cumplir el objetivo del patrón de vuelta mayor que sigue vigente y que acaba su proyección entre los 12.000-12.500 puntos. A partir de ahí quedaría de nuevo en escenario de avance con búsquedas que nos colocan en los 12.800-13.000 puntos a los que les puede venir bien ahora esta fase de consolidación.

No hay cambios en los niveles de soportes analizados previamente. Mantenemos la primera referencia de soporte más relevante 11.000-10.800 puntos para el corto plazo para mantener la estructura de consolidación impulsiva. Después se queda el rango de los 10.600-10.400 puntos apoyado por encima con la media móvil de 200 sesiones en torno a los 10.700 puntos, como zona media del rango lateral que pasaría sesgarse negativamente por debajo de la misma. Los 10.000-9.800 puntos que quedan base del lateral y referencia clave con una extensión máxima a los 9.600 puntos. Si se pierden con cierre semanal abren mantienen el sesgo correctivo hasta la zona de los 9.200 puntos. Por debajo presiones correctivas sí que amenazarían la entrada en fase de retroceso a medio plazo que se vería confirmada con la pérdida de los 9.000-8.800 puntos. Pero por ahora seguimos con bajas probabilidades para este escenario de corrección que acabaría por activarse con anulación del patrón de vuelta mayor con la pérdida de los 8.000 puntos.

Publicidad
En portada

Noticias de