La reñida COP26 gira deberes a empresas y finanzas: descontaminar para facturar

El reñido resultado de la COP26 abre oportunidades que surgen de un desarrollo diferente. Pero también crea debilidades y cargas financieras adicionales

El reñido pacto climático de Glasgow (COP26) envió un mensaje claro a las empresas y ejecutivos globales: reevalúen las estrategias comerciales y la huella de carbono para obtener más beneficios. O expónganse a retrasos y pérdidas por riesgos inéditos.

El acuerdo se anunció el sábado por la noche y puso fin a dos semanas de tensas negociaciones entre casi 200 naciones. Empuja a los países a hacer mucho más para frenar las emisiones de carbono que provocan el calentamiento climático. Esa presión se impondrá cada vez más a la inversión y la industria para controlar las emisiones asociadas con sus negocios.

Publicidad

El pacto de Glasgow supuso un gran avance en las reglas para gobernar los mercados de carbono y apuntó a los subsidios a los combustibles fósiles.

Más allá de las negociaciones políticas, la reunión de Glasgow convocó a decenas de los principales consejeros delegados y líderes empresariales, incluidos los sectores de las finanzas, construcción, vehículos y aviación, agricultura, energía renovable e infraestructuras.

"La COP26 ha desatado un tsunami de nuevo dinero del sector privado", expresó Gregory Barker, presidente ejecutivo de la empresa de energía y aluminio EN + Group, por correo electrónico. "Para las empresas de todo el mundo, una cosa es segura: los grandes cambios se avecinan y se avecinan rápidamente".

Dos conferencias de inversión paralelas a la cumbre climática de la ONU promocionaron las beneficios para aquellos que cumplen con las condiciones ambientales. Se anunciaron algunos acuerdos, incluidos los planes para unos nuevos estándares que escruten los avances corporativos sobre el clima y que desafiarán a las salas de juntas.

Publicidad
Publicidad

El objetivo de los 1,5 grados

Con el pacto que reafirma el compromiso global de contener el calentamiento global a 1,5 grados, junto con una "acción acelerada en esta década crítica", las juntas directivas pueden esperar políticas nacionales de contaminación más estrictas en todos los sectores, particularmente en el transporte, la energía y la agricultura.

Eso dejará expuestas a las empresas sin un plan para adaptarse a una economía de bajas emisiones de carbono, anticipa el comisionado de alto nivel de Acción Climática de la ONU, Nigel Topping.

"Si no tienen ahora un objetivo de cero emisiones, parecerá que no les importa la próxima generación y que no prestan atención a las regulaciones que se avecinan", opina Topping. "Su calificación crediticia está en riesgo y su capacidad para atraer y retener talento está en riesgo".

Además de la presión, las empresas de servicios financieros, con alrededor de 130 billones de dólares en activos, se han comprometido a alinear su negocio con el objetivo de cero emisiones. Cada vez más, se concentra más presión en las juntas directivas de los rezagados empresariales del clima.

El nuevo mercado del carbono

El acuerdo de la cumbre que resuelve las reglas para el comercio global de créditos de compensación de carbono fue aplaudido por las empresas por su potencial para desbloquear billones de dólares en finanzas con los que ayudar a los países y empresas a gestionar la transición energética.

Los observadores sostienen que las reglas acordadas abordaron las mayores preocupaciones y que, probablemente, evitarían la mayoría de los abusos del sistema.

Publicidad

La coalición sin fines de lucro We Mean Business, que trabaja con empresas sobre el clima, dijo que las reglas "tienen el potencial de desencadenar enormes inversiones".

Al establecer el marco para un sistema de comercio mundial, el pacto también acerca al mundo a tener un precio mundial del carbono, que los inversores y las empresas exigían como prioridad incluso antes de las conversaciones de la COP26.

Un precio global permitiría a las empresas evaluar con mayor precisión el valor de los activos, impulsando decisiones más alineadas con el clima, desde dónde construir fábricas hasta qué empresas comprar o productos lanzar.

Publicidad

Con las compensaciones de carbono vinculadas a los esfuerzos para preservar la naturaleza, más de 100 líderes mundiales durante la conferencia se comprometieron a detener y revertir la deforestación para 2030. Empresas e inversores también se comprometieron a que intensificarían los esfuerzos de protección forestal.

La polémica de la "eliminación" del carbón

Por primera vez, el acuerdo suscrito implica que los países reconozcan que los combustibles fósiles son la principal causa del cambio climático. La COP26 pidió el fin de los "subsidios ineficientes a los combustibles fósiles". No dijo cómo determinar si las subvenciones podían justificarse.

El carbón, el más contaminante de los combustibles fósiles, acaparó las negociaciones de última hora. La India impuso que la COP26 pasara de instar a una "eliminación gradual" de la energía a base de carbón a una "reducción gradual".

El cambio de redacción fue visto por las economías en desarrollo como un reconocimiento de que las naciones industrializadas son las principales responsables del problema climático. Pero a muchos, en las economías desarrolladas, les preocupaba que pudiera significar más años de emisiones desenfrenadas a medida que crecen las naciones en desarrollo.

Calificando la medida como "peligrosa y dañina para el clima", la asociación industrial más grande de Alemania advirtió de que podría obstaculizar sus industrias, ya que se ven obligadas a abandonar el combustible fósil barato que los competidores internacionales todavía pueden usar.

Publicidad

"Esto concentra las emisiones en países con medidas climáticas menos estrictas y desgasta unilateralmente a las empresas que ya necesitan hacer frente a grandes cargas financieras", dijo el domingo la Federación de la Industria Alemana.

Aún así, la sola mención del carbón y los combustibles fósiles en el pacto de Glasgow fue aclamada como un progreso en las conversaciones sobre el clima de la ONU, que durante décadas han eludido el tema.

Saker Nusseibeh, director ejecutivo de negocios internacionales de Federated Hermes, explica que el resultado presionará a algunas compañías petroleras que "no fueron tan comunicativas como otras".

También sostiene que "las empresas de carbón tendrán que pensar con mucho cuidado sobre sus planes futuros". Mientras tanto, las economías más grandes del mundo están impulsando el cambio.

Las dos primeras, los Estados Unidos y China, anunciaron planes para cooperar en la acción climática, incluida la reducción de las emisiones del potente metano, un gas de efecto invernadero.

En otros lugares, seis países, incluida Francia, se unieron a Beyond Oil and Gas Alliance, comprometiéndose a detener nuevas perforaciones de petróleo y gas.

Veinte países, incluidos los Estados Unidos y Canadá, se comprometieron a detener la financiación pública de proyectos de combustibles fósiles en el extranjero, y 23 naciones prometieron eliminar gradualmente la quema de carbón.

Varias empresas en sectores que incluyen el transporte ya están apostando fuerte por una mayor electrificación, y los fabricantes de automóviles, entre ellos Ford y General Motors, eliminarán gradualmente los vehículos de combustibles fósiles antes de 2040.

Las conversaciones de Glasgow "han llamado la atención sobre las grandes oportunidades que surgen de una forma diferente de desarrollo: más fuerte, más limpio, más eficiente, más resiliente y más inclusivo", dijo el economista climático Nicholas Stern.

Los avances "buscan hacer que la producción limpia y verde sea competitiva en todas estas áreas para 2030".

● Un reportaje de Simon Jessop, Jake Spring y Ross Kerber en Boston; con información adicional de Victoria Waldersee en Berlin; escrito por Katy Daigle; editado por Barbara Lewis; editado al español para finanzas.com por Ismael García

En portada
Publicidad
Noticias de