La disputa por los 9.000 del Ibex-35 termina en tablas

bolsa

El selectivo español ha estado volátil durante toda la sesión, aunque dentro de un rango muy estrecho. Por abajo, el límite han sido los 9.000 puntos, que se pusieron en peligro a primera hora de la mañana y a primera hora de la tarde. Por arriba el techo ha estado en los 9.100 puntos, que en ningún momento ha logrado rebasar. Al cierre, el Ibex-35 daba un último cambio en los 9.022,10 puntos, lo que supone un descenso del 0,04%. No fue posible el rebote, pues, tras las caídas de la semana pasada, provocadas por la macro, la decisión del Banco de Japón de no añadir más estímulos y unos resultados empresariales que no entusiasmaron, precisamente. Y ello, en una jornada festiva en la mitad de España y en una plaza tan importante como lo es Londres, lo que redujo el volumen negociado. 

Hubo índices que corrieron mejor suerte que el español, como el Dax alemán, que fue el mejor, con una subida del 0,84%. Después se colocó el PSI-20 de Lisboa, con una revalorización del 0,67%. El Cac 40 francés terminó el día con un avance del 0,31%. En negativo, el peor fue el Ftse Mib de Milán, que perdió un 0,97%. 

Mapfre fue el mejor valor del Ibex-35, con una revalorización del 2,03%. Mañana presentará sus cuentas del primer trimestre. A continuación se colocó Inditex, que se anotó un 1,62%. Merlin Properties, Acciona y Dia también ganaron más de un punto porcentual. Después, un 'blue chip', Iberdrola, que subió un 0,89%. ACS, por su parte, se anotó un 0,80%. Indra y Red Eléctrica, alrededor de un 0,70%. 

En negativo, el Popular fue el peor, con un recorte del 3,79%, seguido de Sacyr, que se dejó casi un 2%. Arcelormittal y Gamesa sufrieron un recorte de un 1,7%. IAG, el Sabadell, Acerinox, CaixaBank, Técnicas Reunidas y el Santander perdieron más de un 1%. 

Entre los grandes valores también perdieron Repsol, con un descenso del 0,83%, BBVA, que retrocedió un 0,69%, y Telefónica, que se dejó un 0,15%. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Ercrós fue el mejor, con una subida de casi el 12%, tras presentar sus números del primer trimestre, mientras Urbas avanzó un 9,09%. En rojo, General de Inversión fue el que más cayó, con un recorte de casi el 8%, seguido de Tubos Reunidos y Bodegas Riojanas, con pérdidas de más de un 4%. Fueron los únicos que cayeron más que el Popular. 

¿Qué hicieron las compañías que debutaron la semana pasada en el parqué? Telepizza retrocedió otro 1,63% en bolsa, mientras que Parques Reunidos rebotó un 1,69% y Dominion se dejó un 0,36%.

En el Eurostoxx 50 volvió a ser un mal día para la banca: Unicredito fue el peor valor del día, con un recorte del 3,68%. Deutsche Bank, por su parte, se dejó un 2,67%. Intesa SanPaolo, mientras, perdió un 1,98%. Entre los diez peores valores del selectivo paneuropeo, además de éstos y de los dos grandes bancos españoles, también se colocó BNP Paribas, con un descenso del 0,59%. 

Referencias económicas del día

Durante la sesión ha habido buenas y malas noticias. Aunque no eran de hoy las referencias de China, sino de ayer, sí cotizaron hoy: el índice de gestores de compras del sector industrial bajó desde los 50,2 puntos hasta los 50,1, cuando se esperaba que se colocara en los 50,3 puntos. El del sector servicios cayó desde los 53,8 hasta los 53,5 puntos. 

Ya sí en la sesión del lunes, vimos buenos datos de gestores de compras del sector industrial en el caso de Europa: el del mes de abril se revisó al alza desde los 51,5 hasta los 51,7 puntos, cuando los expertos estimaban que se colocara en los 51,5 puntos. Esa mejora se debió a la que se registró en España y en Italia. 

En Estados Unidos, el índice de gestores de compras del sector manufacturero cumplió estimaciones al mantenerse en los 50,8 puntos. Eso, medido con el PMI. El ISM mostró una lectura peor, puesto que cayó desde los 51,8 hasta los 50,8 puntos, cuando los expertos esperaban que se situara en los 51,4 puntos. Los índices americanos se movían al alza al cierre de la sesión europea: el Dow Jones ganaba un 0,43%, mientras que el S&P 500 y el Nasdaq ganaban alrededor de un 0,20%. Con ello, los índices americanos también se resarcían de las caídas sufridas en la última semana, la peor desde el mes de febrero, debido a datos económicos regulares que coincidieron con el giro del foco de la Reserva Federal, que ya no se fija tanto en los riesgos globales como en los internos. Aunque ello no puede hacernos olvidar que los datos publicados implican que la industria americana todavía renquea en parte por la débil demanda global y en parte también por la debilitada situación de las manufacturas ligadas a la energía. De hecho, la industria destruyó empleo en abril por quinto mes consecutivo. 

Divisas, materias primas y deuda

En el mercado de divisas, el combinado de datos que se publicaban a uno y a otro lado del Atlántico inclinó la balanza a favor del euro: la moneda única se apreciaba medio punto porcentual respecto al dólar, para superar el nivel de 1,15 unidades. La divisa comunitaria se encuentra en máximos contra el euro desde agosto de 2015. Hay que vigilar el mercado de divisas, puesto que esa sobrevenida debilidad del billete verde coincide con la fortaleza del yen, que ha provocado una caída del 3,11% en el Nikkei de Tokio esta mañana. Las especulaciones sobre la posibilidad de que el Gobierno japonés ponga en marcha medidas de estímulo fiscal antes de la celebración de la reunión del G7 a finales de este mes en Japón no han sido suficientes para compensar la decepción propinada por el banco nacional la semana pasada al no incrementar sus medidas monetarias. La Bolsa de Japón estará cerrada entre el martes y el jueves de esta semana. 

En el mercado de materias primas, fuerte caída del crudo. El barril de Brent, de referencia en Europa, bajaba un 3,24%, hasta los 46,57 dólares, desde los más de 48 dólares en que llegó a situarse a finales de la semana pasada. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, en cambio, subía levemente, hasta rozar los 46 dólares. 

El precio de la onza de oro subía por sexta sesión consecutiva, para rondar los 1.300 dólares la onza. 

En el mercado de deuda, la rentabilidad del bono español a diez años se mantuvo en el entorno del 1,60%, mientras que la prima de riesgo rondaba los 131 puntos básicos, con un rendimiento del bono alemán a diez años en el 0,28%.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.