Exconsejeros de Caja Madrid alegan errores en cómputo de gastos con tarjetas

Los exconsejeros de Caja Madrid Alberto Recarte y José María Arteta Vico han sostenido hoy en la Audiencia Nacional que no reconocen las hojas de calculo excel, principal prueba del presunto delito de apropiación indebida del que se les acusa, ya que contienen multitud de errores.

Según han dicho en el juicio por el uso de las tarjetas "opacas", las hojas de cálculo contienen gastos duplicados y cargos efectuados con tarjetas clonadas.

"Estamos hablando de que entre todos los aquí presentes hay entre 3.000 y 6.000 errores que Bankia no ha modificado, pues sabe que si cambia uno solo de esos datos va a tener que explicar cómo ha realizado ese excel", ha asegurado con contundencia Recarte, a quien se le imputan gastos que ascienden a 139.900 euros.

Especialmente crítico se ha mostrado el fundador de Libertad Digital al exponer su caso, en el que detectó "entre 60 y 100 errores" que convierte la prueba en un documento "tan poco serio que lo único que uno puede hacer es rechazarlo".

Recarte ha querido matizar sus palabras en la fase de instrucción y ha explicado que cuando entró al consejo en 1995, el entonces secretario de la caja, Ángel Montero, le dijo que "había cosas que podía y no podía hacer".

"Me dijeron que no hacía falta que fueran gastos vinculados estrictamente a mi papel en Caja Madrid, aunque por lo general debía procurar que fuera así", ha relatado antes de añadir que Montero le aseguró que el uso de la tarjeta se mantenía a su discrecionalidad siempre sin superar el límite de gasto.

También ha afirmado que fue el secretario de la entidad, ya fallecido, quien le comunicó que "no necesitaba entregar las facturas" emitidas, y ha dicho que siempre pensó que "dos terceras partes" de los cargos efectuados los hizo "por gastos de representación por su actividad como consejero, que Caja Madrid podía haberse deducido si quería".

En la misma línea se ha mantenido Arteta Vico, que ha mostrado a la sala, presidida por la magistrada Ángela Murillo, "más de 200 anotaciones" reflejadas en la hoja de cálculo y que "están mal", ya que se trata de "gastos compulsivos" en electrodomésticos y telefonía efectuados en una época en la que "se clonaban mucho" los plásticos.

"El 8 de enero de 2004 voy a pagar con mi tarjeta en un restaurante y me dice un camarero que estaba inoperativa", ha dicho el exconsejero en representación del PSOE, que desembolsó 139.000 euros entre septiembre de 2003 y enero de 2010, y ha explicado que sólo entonces conoció que la caja la había anulado al detectar irregularidades.

Asimismo, ha asegurado que no denunció porque "me dice el secretario (De la Torre) que Caja Madrid es la titular de la tarjeta y que se encargan ellos de todo", unas palabras con las que Arteta se quedó "muy tranquilo y muy confiado en que las cosas funcionaban de forma correcta".

Sobre la naturaleza de los gastos, Arteta Vico ha expuesto que siempre la usó para actividades relacionadas con la entidad como "reuniones sobre inversiones en municipios y créditos en ayuntamientos", aunque también en "comprar libros, ropa y calzado, gasolina y gastos personales" de forma acorde a su puesto de consejero.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.