Evergrande y el rebote del gato muerto

La apuesta del endeudado gigante inmobiliario por los coches eléctricos ofrece oportunidades a los inversores

Hasta en las situaciones más críticas de las empresas surgen oportunidades en bolsa para arañar rentabilidad en acciones que están prácticamente desahuciadas. 

Es lo que está sucediendo con Evergrande, el gigante inmobiliario chino que cuenta con un pasivo superior a los 300.000 millones de dólares. 

Su insólita apuesta por la fabricación de coches eléctricos, un todo o nada, ofrece a los inversores con un perfil de riesgo agresivo la ocasión de sacar partido en momentos puntuales. 

El triste récord de no haber vendido un coche

Es lo que está sucediendo con las acciones de la filial de Evergrande, Evergrande New Energy Vehicle, que tiene el triste récord de no haber vendido todavía un coche eléctrico.  

Acumula esta semana casi un 20 por ciento de subida, después de que anunciara la colocación de 900 millones de acciones a un precio por acción de 3 dólares de Hong Kong. 

Ahora cotiza en 4,4 dólares, después de que este año tocara fondo en los 2 dólares, arrastrada por los problemas de su matriz. 

Publicidad
Publicidad

El giro anunciado por el presidente de Evergrande, Xu Jiayin, de dejar a un lado el negocio inmobiliario y centrarse en la fabricación de coches eléctricos de momento le ha dado un respiro en bolsa. 

Las acciones de la matriz también reaccionaron al alza, aunque inmediatamente bajan, son incapaces de mantener la subida. Es lo que se llama el rebote del gato muerto. 

Una montaña rusa en bolsa

En el último mes todavía sube un 4 por ciento, aunque solo en la sesión de ayer se dejó el 5 por ciento. Montaña rusa en toda regla, vértigo y adrenalina para los inversores. 

Evergrande lleva tiempo intentando dar un impulso a su filial de coches eléctricos. Incluso antes de la pandemia entre sus planes estaba en convertirse en el mayor fabricante del mundo, con un millón de vehículos al año, y superar a Tesla. 

Pero la realidad ha sido muy diferente. Desde 2019 que se puso en marcha esta filial, no ha logrado vender un coche y puede cerrar el año con pérdidas superiores a los mil millones de dólares. 

Publicidad

No obstante, desde la compañía aseguran que su primer modelo, el Hengchi 5 LX, verá la luz en 2022. 

A este ritmo, y con los problemas que arrastra, parece poco probable que esta actividad sirva para sacar del atolladero a su matriz. Pero de momento si sirve para reactivar a los inversores, aunque en el caso de las acciones de Evergrande protagonicen el rebote del gato muerto. 

En portada
Publicidad
Noticias de