El Ibex-35 choca con los 8.600 pese al apoyo de Wall Street y el repunte del crudo

El índice español llegó a tocar los 8.600 puntos tras la apertura de la Bolsa de Nueva York, pero no fue capaz de conquistar esa cota y dio un paso atrás al cierre de la sesión. 

bolsa

El selectivo español fue de menos a más a medida que fue transcurriendo la sesión. Sólo en la última media hora interrumpió esa casi perfecta progresión alcista, con lo que frustró la conquista de los 8.600 puntos. 

El Ibex-35 inició la jornada sobrepasando los 8.500 puntos, pero a partir de las once y media de la mañana, el indicador inició un acelerón apoyado en los datos macroeconómicos que se habían conocido en el Viejo Continente horas antes: el índice compuesto de gestores de compras adelantado para el mes de agosto mejoró desde los 53,2 hasta los 53,3 puntos, cuando los expertos esperaban un mínimo descenso hasta los 53,1 puntos. Se trata, en todo caso, del séptimo mes consecutivo de ascensos para este indicador europeo. Además, de acuerdo con los expertos de Groupama, anticipa un crecimiento trimestral para la zona euro del 0,4%. Bien es verdad que se apoyó más en el indicador del sector servicios, que batió expectativas por mucho margen, que en el del sector industrial, que bajó levemente contra pronóstico. Pero, en todo caso, ayuda a disminuir los temores sobre las consecuencias del 'Brexit' en la economía del Viejo Continente, aunque los expertos de Groupama advierten de que aún es demasiado pronto como para considerar que el resultado del referéndum británico no tendrá impacto alguno en la zona euro. "Con cierto retraso, deberíamos ver un ligero impacto en los indicadores coyunturales europeos, más bien hacia otoño. Sin embargo, podemos considerar que los indicadores avanzados no muestran señales de ruptura, y que la recuperación económica continúa en la eurozona", explican desde Groupama. 

A partir de las doce de la mañana y hasta las tres de la tarde, el selectivo español pareció estabilizarse en el entorno de los 8.560 puntos. Con la apertura de Wall Street al alza, el índice dio un nuevo paso adelante que le llevó a atacar los 8.600 puntos, que llegó a rebasar marginalmente en algún momento. Ese nivel parece haberse convertido en una resistencia, o como tal funcionó durante la tarde de hoy a partir de las cuatro. Al índice le resultó imposible conquistar esa cota. Se vino un poco abajo al final y al cierre, el índice daba un último cambio en los 8.580,90 puntos, lo que supone una subida del 1,33%. 

El selectivo español contó con el apoyo del sector financiero, tanto bancos como aseguradoras, en su avance hacia los 8.600 puntos. El mejor de todos los bancos fue el Popular, que terminó el día con un repunte del 3,13%. A continuación se colocó el Santander, que se apuntó un 2,84%. Mapfre, por su parte, avanzó un 2,65%. Aunque no se colocaron entre los valores más rentables, Bankia también cerró en verde, con una subida del 2%, mientras que BBVA avanzó un 1,91%. CaixaBank y el Sabadell ganaron un 1,48% y un 1,27%, respectivamente. Bankinter se quedó atrás, con su subida del 0,78%. 

Entre los valores más rentables, Inditex, que se apuntó un 2,60%, además de ArcelorMittal y Mediaset, que ganaron un 2,05%. 

En negativo sólo cerraron cuatro valores: Viscofán, que perdió un 0,32%, Grifols, que retrocedió un 0,28%, mientras que Red Eléctrica y Amadeus cayeron poco más de un 0,2%. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Urbas encabezó las subidas, con una revalorización del 20%, seguido de Inypsa, que ganó un 9,68% y San José, que rozó el 9%. 

Las pérdidas más importantes fueron para GAM, que se dejó un 4,55%. 

El Ftse Mib de Milán fue el índice más rentable de todos, con una subida del 2,50%, debido al tirón de la banca: Unicredito e Intesa SanPaolo fueron los dos valores más rentables del Eurostoxx 50 con ganancias de un 6,63% y de un 4,98%, respectivamente, seguidos de la aseguradora también italiana Generali, que se apuntó un 4,47%. La Bolsa italiana fue la única que ganó a la española. Después, lejos, el Dax alemán, que se anotó un 0,94%. El Cac 40 francés, por su parte, se apuntó un 0,72%, mientras que el Ftse 100 británico ganó cerca de un 0,6%. En rojo sólo acabó el PSI-20 de Lisboa, que retrocedió un 0,12%.

En el Eurostoxx no sólo destacó la banca italiana, también lo hicieron el resto de entidades financieras del continente, aunque con subidas no tan espectaculares. En rojo, en el indicador paneuropeo, únicamente tres valores: Sanofi, que se dejó un 1%, Deutsche Telekom, que retrocedió un 0,33%, y L'Oreal, que se dejó un 0,18%.

El S&P 500 marca un nuevo récord

Los índices de Wall Street comenzaron el día con ganancias más amplias de las que registraban al cierre de las plazas del Viejo Continente. En todo caso, el S&P 500 se encontraba en máximos históricos en el momento del toque de campana en las plazas europeas. Por el momento parece que las pequeñas caídas que sufren los indicadores de Estados Unidos se convierten en oportunidades de compra para los inversores. 

La agenda económica de la sesión fue mixta en Estados Unidos. En primer lugar, el índice de gestores de compras del sector manufacturero de acuerdo con su lectura preliminar bajó desde los 52,9 hasta los 52,1 puntos, cuando se esperaba que se situara en los 52,6 puntos. También decepcionó el índice manufacturero de la Fed de Richmond, al retroceder desde los 10 puntos hasta los -11, cuando se esperaba que se colocara en los 6 puntos. Las ventas de viviendas en el mes de julio, mientras tanto, subieron más de lo esperado, para marcar máximos de los últimos nueve años. 

Así las cosas, el mercado de divisas se mostraba volátil. El euro llegó al nivel de 1,1355 unidades por la mañana, pero al cierre bajaba hasta 1,1321 dólares. El Dollar Index, que mide la cotización del billete verde respecto a una cesta compuesta por las diez principales monedas también perdía posiciones, aunque muy leves. El mercado sigue sin asignarle mucha probabilidad a una subida de los tipos de interés americanos en septiembre: sólo existe un 26% de probabilidades de que ocurra, mientras que sube al 54% la probabilidad de que el movimiento tenga lugar a final de año. Veremos que sucede después de la comparecencia de la presidenta de la Reserva Federal norteamericana, Janet Yellen, en Jackson Hole el próximo viernes. 

En el mercado de materias primas, los números rojos se convirtieron pronto en verdes. El barril de Brent, de referencia en Europa, avanzaba un 1,40% al cierre de la sesión, hasta rozar de nuevo los 50 dólares perdidos en la jornada del lunes tras marcar mínimos del día en los 48,50 dólares. El barril de West Texas, en cambio, se movía a la baja: cedía un 1%, hasta los 46,58 dólares. 

En el mercado de deuda, comportamiento mixto, aunque con movimientos limitados, en el mercado de bonos. Mientras la rentabilidad del bono alemán se mantenía estable en el -0,09%, la del título español subía ligeramente hasta el 0,94% desde el 0,93% y la de su comparable italiano avanzaba desde el 1,10% hasta el 1,13%. La del título americano a diez años continuaba en el entorno del 1,55%.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.