El Estado italiano controlará el 70 % del capital de MPS, según su presidente

El Estado italiano controlará alrededor de un 70 % del capital de Banca Monte dei Paschi di Siena (MPS), lo que supondría una inversión de unos 6.000 millones de euros, según informó hoy el presidente de la entidad, Alessandro Falciai.

En su comparecencia ante la Comisión de Finanzas del Senado, Falciai dijo que la banca contará con una estructura accionarial compuesta fundamentalmente por el Estado, con el 70 % del capital, y por inversores institucionales, con otros 2.000 millones de euros.

El banco ya ha solicitado recurrir al decreto que el Gobierno italiano aprobó el pasado mes de diciembre y dotado con fondos por 20.000 millones de euros para ayudar a los bancos en apuros, como es el caso de MPS.

El consejero delegado de la entidad, Marco Morelli, dijo ante la misma comisión que e principios de febrero presentará el nuevo plan de saneamiento del banco a la Comisión Europea y al Banco Central Europeo.

Las negociaciones con las autoridades comunitarias partirán del plan industrial presentado el pasado 25 de octubre, que prevé el despido de 2.450 trabajadores en el arco de tres años y el cierre de alrededor de quinientas sucursales.

En cualquier caso, Morelli defendió que el nuevo plan industrial se desarrollará considerando el carácter temporal de la intervención estatal, tratando que la intervención del Estado sea lo más breve posible.

"El objetivo del nuevo plan de MPS será el de hacer que la banca encuentre velozmente su camino sin que el Estado se encuentre en una posición prevalente", señaló el consejero delegado.

Falciai reconoció que el anuncio de intervención por parte del Estado ha frenado la fuga de depósitos registrada a finales del pasado año.

MPS atraviesa una delicada situación, hasta el punto de que en julio de 2016 fue la única entidad que quedó por debajo de los valores mínimos exigidos a 51 bancos europeos evaluados por la Autoridad Bancaria Europea.

Fue entonces cuando emprendió un proceso de reestructuración de sus cuentas que incluía una recapitalización de 5.000 millones de euros y la venta de 27.700 millones en créditos morosos.

El pasado diciembre lanzó una ampliación de capital para tratar de encontrar en el mercado los 5.000 millones que necesitaba para resolver sus problemas de liquidez, pero finalmente fracasó al no suscitar el interés en el mercado.

Esto provocó la aprobación del mencionado decreto por parte del Gobierno, que con su entrada en su capital pretende estabilizar a una de las bancas de mayor envergadura de Italia y considerada la más antigua del mundo.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.