El billete de 500 euros dejará de imprimirse a final de 2018 pero será legal

El billete de 500 euros dejará de producirse a finales de 2018 pero seguirá siendo una forma de pago legal, mantendrá siempre su valor y se podrá seguir usando para guardar efectivo.

El Banco Central Europeo (BCE) informó hoy de que el consejo de gobierno ha decidido interrumpir permanentemente la producción del billete de 500 euros y excluirlo de la nueva serie de billetes Europa.

La entidad monetaria "tiene en consideración la preocupación por que este billete pueda facilitar las actividades ilícitas", añade el BCE.

El billete de 500 euros se vincula con el blanqueo de dinero, las actividades ilícitas y la economía sumergida por ello quien está a favor de su desaparición espera que de este modo se reduzcan todas esas actividades y la financiación del terrorismo, por ejemplo.

"La emisión del billete de 500 euros se interrumpirá a finales de 2018, cuando está previsto que se introduzcan los billetes de 100 y 200 euros de la serie Europa", según el BCE.

Las otras denominaciones desde 5 y hasta 200 euros se mantienen.

"En vista de la función internacional del euro y la extendida confianza en sus billetes, el billete de 500 euros seguirá siendo legal y se puede continuar usándolo como forma de pago y depósito de valor", apostilló el BCE.

El Eurosistema, que está formado por el BCE y los bancos centrales nacionales, dará los pasos necesarios para asegurar que haya cantidades suficientes de las otras denominaciones.

El billete de 500 euros, como otras denominaciones de billetes de euro, mantendrá siempre su valor y podrá cambiarse en los bancos centrales del Eurosistema por un periodo de tiempo ilimitado.

Actualmente hay en circulación casi 600 millones de billetes de 500 euros, aunque de las siete denominaciones de billetes de la moneda única, los más usados para pagos diarios son los de valor medio y bajo, que generalmente se dispensan a través de cajeros automáticos y que son los más falsificados.

Dentro del consejo había distintas opiniones respecto a la conveniencia de que desapareciera el billete, aunque los responsables de Economía y Finanzas europeos coincidían en la necesidad de estudiar el asunto.

El consejo de gobierno, integrado por 25 personas, necesitaba sólo una mayoría simple para aprobar la desaparición del billete morado con motivos de la arquitectura moderna del siglo XX, de 160 por 82 milímetros, el más grande de todos.

El presidente del BCE, Mario Draghi, dijo en una ocasión que el billete de 500 euros era "un instrumento para actividades ilegales" pero el responsable del Bundesbank, Jens Weidmann, había cuestionado que con su desaparición se fueran a reducir las actividades criminales.

Algunos expertos consideran que los criminales encontrarán otros modos de realizar sus actividades ilegales, por ejemplo, con la moneda digital Bitcoin.

Los billetes de 500 euros son sólo el 3,2 % de los 18.600 millones de billetes de euro en circulación pero representan el 30 %, unos 290.000 millones de euros, del valor total de todos los billetes.

El presidente del Instituto de Investigación Económica alemán (Ifo), Clemens Fuest, se opuso a su desaparición porque considera que "reducirá la confianza en el BCE y creará la impresión de que la principal razón para su retirada es bajar más los tipos de interés".

Los tipos de interés negativos no tienen impacto en el efectivo pero sí en las cuentas bancarias electrónicas, añadió Fuest.

La desaparición del billete de 500 euros incrementará el coste de almacenamiento de billetes de denominaciones más pequeñas para las cajas de ahorro y los bancos, considera el presidente del Ifo.

En Alemania existe una gran preferencia por el efectivo entre la población, que suele tener importantes cantidades de dinero en sus domicilios.

Casi la mitad de los ahorradores germanos, un 42 %, guarda dinero en efectivo en casa, sobre todo en el frigorífico, uno de cada cuatro o un 24 % lo hace, según un estudio del portal de seguros www.knip.de para el que encuestó a 1.080 personas. La cantidad media que guardan es de 1.115 euros.

La segunda preferencia para esconder el dinero es el armario de la ropa (11 %) y la tercera debajo del colchón (10 %).

Las latas para almacenar alimentos en la cocina (9 %) y la cisterna del váter (7 %) son también lugares donde los alemanes guardan el dinero en casa, según la encuesta.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.